La Inteligencia…

Existen dos tipos de inteligencia.
La inteligencia natural que es aquella capacidad inherente en el hombre que
le permite razonar y entender el mundo y las cosas. Y una inteligencia sobrenatural, que es aquella que se enciende he ilumina mientras se esta cerca de Dios.

La primera no tiene ningún fin y se supone dependiente de la manera en como se use.

La segunda, la inteligencia sobrenatural, lleva siempre como fin el bien supremo de la Verdad, que es donde la razón debería tener su más alto y último fin.

Carlos Bartolomé S.

El Alpinista

EL ALPINISTA

Desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación, pero quería la gloria para el solo, por lo tanto subió sin compañeros.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo, decididó a llegar a la cima, le obscureció. La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada, todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado, a sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires… caía a una velocidad vertigínosa, sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo… y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, él pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos… Sí, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar: “Ayúdame Dios mío…” De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó: “¿Qué quieres que haga?” “Sálvame Dios mio” “¿Realmente crees que te pueda salvar?” “Por supuesto Señor” “Entonces, suelta la cuerda que te sostiene…”

Hubo un momento de silencio y quietud.

El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…

Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza con las manos a una cuerda… A dos metros del suelo… ¿Qué tan confiado estás de tu cuerda?
¿La soltarías?.

Lo que pensaba Napoleon de Jesucristo…

He aquí un “genio” para comprender a los hombres; Napoleón Bonaparte (1769 -1821) llamado “El Gran Corso” y su opinión sobre Jesucristo escribe: “Conozco a los hombres, y puedo decirles que Jesucristo no es meramente un hombre.

Las mentes superficiales ven un parecido entre Cristo y los “fundadores de imperios” o los “dioses” de algunas religiones; este no es el caso puesto que tal parecido no existe. Entre el cristianismo y cualquier otra filosofía existe una distancia infinita.

Todo lo referente a Cristo me asombra, su espíritu me anonada, su voluntad me confunde; entre Él y cualquier otro personaje de la historia del mundo no hay un solo término posible de comparación. Ciertamente Alejandro, Cesar, Carlomagno y yo hemos fundado imperios pero… ¿sobre qué descansa las creaciones de nuestro genio?… sobre la fuerza; sin embargo Jesucristo fundó su imperio sobre el Amor y estoy seguro que aun en esta misma hora millones de personas (de todas clases sociales y edades; voluntaria y gustosamente) darían su vida hasta la muerte por Èl el día de hoy.

Solamente Cristo ha llegado a tener tal éxito… ante las barreras del tiempo y del espacio, a través del intervalo abismal de mil ochocientos años. Jesucristo solicita lo que la filosofía puede a menudo buscar en vano: el corazón del hombre; e incondicionalmente su demanda es satisfecha sin tardanza. Todo aquel que cree sinceramente en Él, experimenta ese Amor “sobrenatural” hacia Él; este fenómeno es indescriptible pues esta más allá de la comprensión del hombre. El tiempo, que es el gran destructor, no puede (no ha podido, ni podrá) agotar su fuerza ni tampoco poner un limite a su alcance.

La naturaleza de la existencia de Cristo es misteriosa, debo admitirlo, pero este misterio satisface las necesidades más intimas del hombre, por lo tanto si se le rechaza, el mundo es un enigma inexplicable; mas si se le cree, la historia de la raza humana en el mundo es explicada satisfactoriamente.

Él ciertamente es “Un Ser Único”, sus ideas y sentimientos; la verdad que anuncia y su manera de convencer no pueden ser explicadas por alguna organización humana, ni por la naturaleza de las cosas; su mensaje es la revelación de una inteligencia que ciertamente no es la de un hombre mortal, y en ninguna otra parte puede uno hallar ( excepto en Él ) tal ejemplo de vida. Escudriño en vano en la historia para hallar alguien parecido a Jesucristo o algo que se pueda aproximar al evangelio, pero ni la historia, ni la humanidad, ni las edades, ni la naturaleza me ofrecen algo con lo cual yo pueda compararlo o explicarlo. ¡Aquí todo es extraordinario!”…

NACIDOS PARA LA AVENTURA

Autor: José Luis Martín Descalzo Fuente: Razones para la Alegría Nacidos para la aventura

Una tierra de jóvenes hastiados o inteligentemente atontados sería la catástrofe de las catástrofes

Junto a las escaleras del «metro» que tomo todas las tardes han plantado una valla publicitaria en la que un avispado dibujante ha diseñado un feto de seis meses que reposa feliz dentro de un óvulo, flotante dentro de un seno que no se sabe muy bien si es maternal o intergaláctico. Está acurrucadito, tal y como estuvimos todos, entre asustados y expectantes, soñando con la vida. Pero, por obra y gracia del agudo publicitario, el dulce-futuro-bebé tiene algo inesperado: unos pantaloncitos vaqueros, que le ciñen mucho mejor de lo que mañana lo harán los pañales maternos. Y nuestro genio de la publicidad ha coronado su «invento» con una frase apasionante: «Nacido para la aventura». Todo un destino.

Yo, la verdad, siento una infinita compasión hacia cuantos trabajan en las agencias de publicidad (sobre todo hacia los que llaman «los creativos»), que han de pasarse la vida entera exprimiéndose el cacumen para inventar esa frase nueva, genial y diferente que, desde las esquinas de las calles, nos herirá a los sufridos transeúntes como una estocada. ¿Y cómo encontrar un slogan nuevo sobre algo tan machacado por la competencia como los pantalones vaqueros? ¿Cómo hallar un nuevo argumento con el que convencer a la dulce muchachada de que ingresarán directamente en el cielo de la felicidad apenas se vistan esa arcangélica indumentaria?

Sigue leyendo

Navidad… (Natividad de Jesús)

EL SUEÑO DE LA VIRGEN MARÍA

José, anoche tuve un sueño muy extraño, como una pesadilla. La verdad es que no lo entiendo. Se trataba de una fiesta de cumpleaños de nuestro Hijo.

La familia se había estado preparando por semanas decorando su casa. Se apresuraban de tienda en tienda comprando toda clase de regalos. Parece que toda la ciudad estaba en en lo mismo porque todas las tiendas estaban abarrotadas. Pero algo me extrañó mucho: ninguno de los regalos era para nuestro Hijo.

Envolvieron los regalos en papeles lindísimos y les pusieron cintas y lazos muy bellos. Entonces los pusieron bajo un árbol. Si, un árbol, José, ahí mismo dentro de su casa. También decoraron el árbol; las ramas estaban llenas de bolas de colores y ornamentos brillantes. Había una figura en el tope del árbol. Parecía un angelito. Estaba precioso.

Por fin, el día del cumpleaños de nuestro Hijo llegó. Todos reían y parecían estar muy felices con los regalos que daban y recibían. Pero fíjate José, no le dieron nada a nuestro Hijo. Yo creo que ni siquiera lo conocían. En ningún momento mencionaron su nombre. ¿No te parece raro, José, que la gente pase tanto trabajo para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen? Me parecía que Jesús se habría sentido como un intruso si hubiera asistido a su propia fiesta de cumpleaños.

Todo estaba precioso, José y todo el mundo estaba tan feliz, pero todo se quedó en las apariencias, en el gusto de los regalos. Me daban ganas de llorar que esa familia no conocía a Jesús. ¡Qué tristeza tan grande para Jesús – no ser invitado a Su propia fiesta!

Estoy tan contenta de que todo era un sueño, José. ¡Qué terrible si ese sueño fuera realidad!

Fuente: ACI prensa (Portal Católico de noticias)

Un Heroe Mexicano Olvidado…


En un hecho sin precedentes, la diócesis italiana de Livorno, rindió un homenaje a Agustín de Iturbide, quien vivió en esa comunidad durante su destierro.

Durante ese acto el cardenal Juan Sandoval Iñiguez reclamó que el fusilamiento de Iturbide “es un pecado nacional” cuando después de consumar la independencia fue llamado traidor.

Durante la develación de una placa que reconoce a Agustín de Iturbide como prócer católico consumador de la independencia de México, que supo luchar y morir por su patria y por su fe, se recordó el momento histórico y político que enfrentó esa figura compleja en la historia de México.

El también arzobispo de Guadalajara añadió, durante la celebración, que “Agustín de Iturbide sigue siendo víctima de las ideologías en pugna y de los sistemas políticos derivantes”.

Agregó que “su muerte es un pecado nacional que todos los mexicanos llevamos como una herida oculta en nuestra historia, pecado del cual la minoría que ha gobernado no parece haberse arrepentido todavía, pues se ha negado a reconocerlo como el consumador de la independencia y a darle el lugar que merece en la historia nacional”.

Sigue leyendo

Todo Amor…

Todo Amor viene de Dios, y nace del corazón (intimidad del hombre).

El Amor NO es un sentimiento, es una actitud del corazón de salir de uno mismo para ir al encuentro del otro…

Es un misterio, pero es la fuerza que mueve todo lo que existe.

Uno nace lleno de Amor, repleto de Amor y con ansias infinitas de amar, pero no nace SABIENDO amar.. necesita aprender, y solo se aprende amando y entregandose, por que el amor va hacia afuera, con todo lo que uno tiene.

El Amor nace de la idea Teológica de la Santísima Trinidad. Las 3 Personas divinas son PURA relación, y ABSOLUTA unidad.

Hay un dialogo entre ellas, un intercambio amoroso de voluntades, una entrega absoluta, Dios no puede ser si no en relación con “otro” que es también divinidad. ¿cuanto mas el hombre?

Somos personas psicologicamente integrales, pero no podemos SER sin estar en “relación” al otro. La misma palabra “PERSONA” significa referencia, resonar hacia…

Sigue leyendo