Frase del día

Yo para mirar las montañas, he de ponerme las gafas. Y para ver y apostar por la gente, para permanecer despierto, necesito leer la Biblia.

Frase del día

La Bondad Divina no solo no rechaza a los arrepentidos, sino que busca incluso a los obstinados.

Como dijo un poeta

«Ese lunar que tienes, cielito lindo, junto a tu boca…»

Como dijo un poeta… con titulo de teologo:

No es una cosa agradable tener un lunar junto a la boca, un lunar junto a la boca es algo feo, que rompe una proporción, viola una regla, y sin embargo… cuando se puede decir “que tienes junto a tu boca”, la cosa cambia, eso feo se convierte en signo, en identificador e individualizador, y en tanto emerge a través de ese signo algo, en tanto tras el signo hay algo en vez de nada, eso que no es lindo, pasa a ser Bello.. Adc

Bello.. bellizimo.. esa particularidad, esos ojos caídos, tiernos, amantes y sedientos de cariño, esa linda boquita.. esa nariz que apunta a la misma, con ganas de besar, de tanto amar y desear estar juntos, juntitos los dos. No por que no sea hermoso todo eso que tu, amor tienes, no por que no sea una perfección, si no por que todo eso es tuyo, todo eso eres tu también, por eso son signos que me llevan a reconocerte por sobre todas las mujeres, que me llevan a amarte por sobre toda búsqueda de vanidad y vana perfección femenina, que busca por múltiples artificios ocultar o eliminar eso que feo o bello no es algo que les estorbe, si no mas alla.. algo que las dice, las hace misterio y a sus almas cobija. Eso que tanto te disgusta de ti, es lo que mas amo en ti.. lo que me hace quererte a Ti.. por que es tuyo.. eso que al mundo aparece como defecto perfectible, es lo que me hace reconocerte en mis sueños, lo que me hace vislumbrarte en una multitud, lo que me hace encontrarme contigo.. el signo que me muestra hacia tus brazos el camino.

De Carlos

para Alejandra…

La Tragedia del amor…

mt1324.jpgEn el punto en que la religiosidad emerge de la tragedia del amor como una pregunta angustiosa dirigida a la ignota Divinidad, a un Creador que parece darnos la espalda todo el tiempo; en ese preciso punto, surge Jesús, Dios él mismo , Creador él mismo, que no nos trae ninguna ética nueva (de chiripa la acertó con un par de preceptitos novedosos) sino la compañía trágica de Dios en un universo sumido en la tragedia.

Ese Dios, el Dios de Jesús, el Dios que es Jesús, el Creador que es Jesús, nos dice:

Nunca te di la espalda, aunque lo pareciera, estaba vuelto llorando, porque no podía hacer nada por ti. Y en realidad sigo sin poder hacer nada por ti desde afuera, sólo puedo hacer algo por ti si recorro tu mismo camino, si participo de tu historia.

Precisamente porque el pecado no es ninguna mancha, ninguna enfermedad, ninguna herencia, sino la dirección de la existencia humana en la que has nacido. No es hereditario por contagio, sino porque cada pecado va hundiendo más al hombre en la tragedia de existir. Los que nacen pertenecen a una historia peor. Y en esto no te puedo salvar yo desde afuera, porque no es una mancha que yo podría lavar desde afuera, es fundar otro curso histórico, hacer que una historia nueva sea posible y nazcan hombres para los cuales cada nacimiento implique una historia mejor: una historia de gracia, de belleza, de sabiduría, de verdad.

Como el pecado ocurrió en la historia y como fundamento de la historia, no te puedo salvar de hoy para mañana. El pecado arruinó mi creación, así que «salvar» significa volver a crear, crear algo nuevo, crear otra historia.

No hay caso: aunque en tus sueños más míticos quisieras que yo te salve instantáneamente, yo no te puedo salvar más que creando otro curso de la historia, fundando yo mismo, como hombre nuevo, un nuevo curso de la historia, y poniéndolo delante tuyo: pongo ante ti la vida y la muerte, escoge, pues, la vida.

Y recién cuando mi salvación sea algo tuyo, recién cuando la historia nueva sea tu propia historia, recién cuando puedas decir: «yo también soy un hombre nuevo», recién allí podré re-capitularlo todo, recién allí podré volver.

No me fui para joderte, no me fui para lavarme las manos de tu dolor de vivir, no me fui para no ver tu imposibilidad, tu miseria, tu tragedia. Me fui porque no habrá creación nueva hasta que no seas mi cuerpo, y eso no puedo hacerlo yo por ti, tienes que hacerlo tú mismo. Me fui, como te lo dije poéticamente hace ya dos milenios, «para preparar las muchas moradas de la Casa de mi Padre», porque estoy seguro que seremos muchos, porque te invito a que seamos muchos los que amen la nueva historia que tú y yo crearemos.

Sólo así la salvación será enteramente mía, y enteramente tuya, cuando el Reino sea enteramente mío y enteramente tuyo.

Seremos Uno, porque si soy Dios, sólo puedo ser uno, y si quiero vivir contigo, y si quieres vivir conmigo, sólo podremos siendo Uno. Muchos, pero Uno.

ADC

Nuevo Martirologio de ETF

MARTIROLOGIO

Frase del día

“ El hogar está donde están los que uno quiere”

….

No hay nada mas fuerte que el amor, no hay nada mas profundo que el amor, no hay nada mas potente que el amor, no hay nada fuera del amor por lo que valga la pena ni vivir, ni morir… no hay nada mas elevado que el amor, nada mas tierno que el amor, nada mas grande que el amor, nada mas desencadenante que el amor… no hay nada mas bello que el amor, nada mas iluminado que el amor, nada mas que pueda inspirar al ser humano que el amor, nada que haga sonreír mas que el amor, que haga llorar mas que el amor.. que este mas dispuesto a dar la vida que el amor… ni arriba ni abajo…. hay nada mas alla del amor…. no hay montaña mas alta que el amor, ni oceano mas abismal que el amor, no existe cielo mas extenso que el amor y nido mas acogedor que el amor, no hay herida mas sangrante que el amor, ni felicidad mas gozosa que el amor, no existe canto mas glorioso que el amor, ni requiem mas melancólico que el amor…. ¿y como amar, que es el amor?… solo hay Alguien quien puede responder.

Frase

Amar es decir al otro ‘tu no moriras’

Poema y reflexión

Nada más práctico
que encontrar a Dios,
que enamorarse de Él
de manera absoluta
y para siempre.

Lo que amas,
lo que captura tu imaginación
lo afectará todo.

Decidirá
lo que te haga saltar
de la cama en la mañana,
lo que hagas con tus noches,
cómo pases los fines de semana
qué leas, con quién trates,
qué te destroce el corazón,
qué te asombre y llene de gozo
y agradecimiento.

Enamórate
y permanece en el amor;
eso lo decidirá todo.

Pedro Arrupe, SJ.

Tomado de Ululatus Sapiens

Frase del día

“Los hombres de la gran sinagoga, rezándole a Dios, le rogaron que eliminara al Espíritu del Mal de la tierra, siendo que éste era la causa de todos los problemas. Un pergamino cayó inmediatamente del cielo con la palabra Verdad escrita en él y, acto seguido, salió un fiero león del santuario. Era el espíritu de la idolatría abandonando la tierra”. Sanh. 64a

Un dialogo cualquiera…

jesus190.jpgEsa *tentación* de abrazar el ateísmo fue simplemente un cansancio de creer en Alguien a quien no comprendo, de preguntarme las preguntas que Huno y Jose A. y todo ateo se pregunta.. no por que gracias a ellos se me hayan ocurrido si no por que siempre las llevo en mi mente.

Las preguntas del mal, del dolor, de la existencia, del SILENCIO DE DIOS….. (o aparente silencio) Son cosas que nos pasan a la mayoría de los humanos… hasta el Santo mas Santo renegó de Dios… y grito a su silencio… la diferencia entre ese Santo y el Ateo, es que el ateo se resigna a la conclusión de que el silencio y la incomprensión es vació (no hay nada-la muerte ya dio su ultima palabra)… y el Santo sabe que eso ese silencio es la pausa que sigue a una palabra de Gracia.

Hay algo de ateo en mi.. no como negación de Dios, si no como enojo ante el silencio de Dios… que a veces raya en la tentación de convertir ese silencio en un vacio, *tentado* al ateismo…

¿Que me hizo regresar?

La absoluta belleza de Jesucristo…. cuando me pierdo en elucubraciones deistas y me centro demasiado en Dios Padre creador del universo pierdo el foco, por que muchas veces uno se crea un ídolo de ese Dios.. un dios chiquito que me cabe en los pliegues de mi pantalón.

Pero cuando veo a Cristo.. no puedo mas que ver algo demasiado grande, algo inexplicable, pero no incomprensible… es algo que gracias a mi pasión por el profundo estudio Biblico me ha dado.. ya no hay argumento ateo contra la *historicidad* de Jesús, o por que dijo o no dijo.. o por desarmarla y armarla como Bultmann…. ahora se y comprendo los Evangelios y a partir de alli, con todo y racionalidades e irracionalidades, no puedo mas que contemplar a Jesucristo y decir… Dios mio!

La belleza de Cristo Nessus fue la que me regreso…. para un ateo esta frase es una simple y sencilla superficialidad… puede ser un simple pretexto para regresar a mis convicciones por las que según muchos creen que uno no puede vivir,,, o un simple modelo moral.. o una figura donde cobijarse.. pero para un Cristiano verdadero… sabe lo que es Jesús y me comprende…. “tironeado por la Belleza de Jesús”.. esa frase lo dice todo… “Yo soy el camino, la verdad y la vida”… la frase con mas agallas y mas delirante que alguien puede decir… (solo un creyente la comprende).

No hay nada en esta vida.. absolutamente nada que perciba como la mas grande verdad que Jesucristo… puedo renegar de Dios.. puedo ser ateo, puedo negar a Dios… pero en el fondo… existe en mi una leve conciencia que me dice “El es la Verdad”.. El es el salvador, MI Salvador.

Y aquí yace otra gran diferencia entre el ateo ateo y yo.. que podría ser ateo cualquier dia…

Yo he experimentado la belleza de Cristo…. no como esos ateo que dicen “yo fui católico y estudie la biblia” déjenme reírme a carcajadas…. no por que no les crea.. si no por que ser Cristiano no es estar bautizado, hacer la primera comunión, leer la biblia “criticamente” e informarse de Mitra y otras sutilezas, si no experimentar en toda la carne el poder de Cristo.

Suena a uno de esos teleevangelizadores que comienzan a levantar las manos y alabar y hablar de cosas bonitas…. pero no.. quien me conoce sabe que no hablo de maripositas y sentimientos.. hablo del VERDADERO PODER de quien logra entrever en Cristo no solo la Verdad (como si esto fuera poco) si no algo “que ojo no vio y oido no escucho”…. Claro esto solo lo comprende de nuevo… quien ha vivido al menos 5 seg. bajo esa belleza y la ha experimentado con todo su ser.

Espero haber respondido tu pregunta Nessus

Un Abrazo.

Carlos José Bartolomé Santos

La revelacion

La revelación del misterio y del carácter oculto de Dios no es una palabra de especulación teórica, sino una palabra ‘practica’ de salvación. Es una palabra de condena y una palabra de gracia al mismo tiempo. Es una palabra de condena, porque dice definitivamente que el hombre no puede apoderarse del misterio mediante el conocimiento ni mediante la accion. En este sentido la revelacion del misterio de Dios es la condena de la soberbia humana, que quiere ser como Dios (Gen 3, 5).

Por eso la revelacion de Dios es la desautorizacion de todos los idolos autofabricados, de nuestras imagenes de Dios y de toda absolutizacion, que no nos liberan, sino que nos esclavizan. La revelacion del misterio de Dios, condenando al hombre y recordandole sus limites, es al mismo tiempo una palabra de gracia. La revelacion invalida la ley de las obras, del afan y la obligacion de las obras, y nos dice que nosotros no podemos ni necesitamos renunciar a nuestra vida. Dios nos acepta definitivamente con nuestras limitaciones, y en consecuencia nosotros no solo debemos conocer nuestra limitaciones, sino que podemos y debemos reconocerlas.

Aceptados absolutamente por Dios, debemos afirmarnos a nosotros mismos y afirmas a los demas. En terminos teologicos, la revelacion del misterio de Dios anula la ley de la autojustificacion por las obras y proclama el evangelio de la gracia justificante. Asi la revelacion del misterio de Dios es la revelacion del misterio de nuestra salvacion; es la verdad fundamentel y central de la fe cristiana.

Walter Kasper

El Administrador Infiel

16,1: Decía también a sus discípulos: “Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda;

16,2: le llamó y le dijo: “¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.”

16,3: Se dijo a sí mismo el administrador: “¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.

16,4: Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.”

16,5: “Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?”

16,6: Respondió: “Cien medidas de aceite.” Él le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.”

16,7: Después dijo a otro: “Tú, ¿cuánto debes?” Contestó: “Cien cargas de trigo.” Dícele: “Toma tu recibo y escribe ochenta.”

16,8: “El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.

16,9: “Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.

16,10: El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho.

16,11: Si, pues, no fuisteis fieles en el Dinero injusto, ¿quién os confiará lo verdadero?

16,12: Y si no fuisteis fieles con lo ajeno, ¿quién os dará lo vuestro?

¿Que tipo de parabola es esta?

Por lo pronto: es ironica de cabo a rabo; y aún si pusiéramos un grabador creo que podríamos grabar las risas de Jesús y los Doce al lado de la jarrita de cerveza mientras les explicaba su parábola (lástima que no nos llegó la expli).

Todo auténtico creyente tiene buen humor… ¡cuánto no tendrá el propio Dios! ¿Y no habrá vestigios de ese humor en las palabras de Jesús?

el relato consta de TRES partes bien marcadas:

-La parábola: vv 1 al 7

-La lectura que hace Jesús: vv 8 y 9

-La lectura que hace la tradición apostólica: 10 a 12

Es muy importante distinguir estas dos lecturas, porque es evidente que la tradición posterior quedó consternada frente a esta parábola, y de alguna manera intentó explicarla metiéndola en el molde de otras palabras de Jesús que no terminan de encajar aquí, en particular de la parábola del Señor que se va de viaje, y su conclusión de que el que es fiel en lo poco lo será en lo mucho, doctrina que suena fuera de lugar en la del administrador infiel, que fue, precisamente, infiel.

Da la sensación de que la tradición hizo un pastiche y cerró la parabola como pudo, inaugurando la larga lista de párrocos y manueles tuyá que dicen cualquier cosa menos lo que surge de la lectura del texto.

Todo el problema se produce en la lectura que hace Jesús, mejor dicho, en las dos enseñanzas que extrae de la parábola:

Primera enseñanza:

El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.

Más claro, agua. Antes de fundar las parroquias y editar las tarjetas paulinas, el Señor, que lo ve todo, sabía que demasiada fe nos iba a volver infantiles en el peor sentido, así que dejó esta advertencia: si viven en un mundo donde la gente se da dentelladas, Uds. no tienen que chorrear miel ni hacer que se aman y besan a la salida de misa, sino adquirir astucia en el trato con el mundo, porque Ud. están para llevar mi palabra al mundo, no para auto-convencerse de que ya llegaron al cielo.

Alaba el conocimiento que el administrador injusto tiene del mundo que lo rodea, y desea que nosotros seamos capaces de conocer dónde estamos parados. Lástima que no lo logramos.

Segunda enseñanza:

Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.

Ya completamente irónico, yo lo entiendo como una advertencia del Señor hacia la trampa del dinero. Como toda ironía, debe tener muchas lecturas posibles, a mí me parece que el Señor estaba bastante preocupado (y a la vista de las historia, tenía razón) de los estragos que la limosna dominical iba a hacer en su Iglesia, así que dejó esta advertencia: no jueguen con el dinero, que es cosa del mundo, no de Uds, y el que juega con el dinero, que espere luego que sea el dinero el que lo salve, no me vengan con reclamos que se los advertí.

El dinero es injusto, y es terrenal, y es peligroso. Y el que juega al dinero, queda atado a que el dinero lo salve… y ahí nos quiero ver a todos, a ver qué hacemos.

Un abrazoAbel

Te vi debajo de la higuera

Frase del día

El Corazón de Nuestro Divino Maestro no conoce otra ley que la de la dulzura, de la humildad y del amor….

El Dolor

Carlos, mi respuesta, y cualquier respuesta, hace agua por todos lados, como en figuras nos mostró en el mar Rojo: unos se salvaron atravesando sin aguas, otros se perdieron tragados por las aguas, otros quedamos salvos sumergiéndonos en las aguas.

¿por qué, Dios, no evitas el dolor? ¿por qué no evitas el dolor del inocente? ¿por qué no evitas también el del culpable? ¿tan vengativo y cruel eres, que sólo sabes mostrar tu Santidad con el dolor de los inocentes y de los culpables? ¿de tan poco valor es tu santidad que un poco de dolor de unos míseros gusanos que no elegimos nacer en este mundo ni en ninguno, la colma y la sacia? ¿por qué? ¿por qué?

¿por qué?

no lo sé, y las respuestas que yo, o cualquiera, puedo dar, están todas con un pestilente tufillo de razón; ¿pero qué haría si no pudiera refugiarme un rato en la razón para armar este puzzle descabellado? ¿acaso “la fe” basta para aceptar sin más tanto absurdo? ¿la fe no viene del mismo dios cuya santidad queda en entredicho por el dolor?

Pero sí, usaré por un rato de la razón, que me la dio también el mismo Dios, para tratar de entender por qué no haces el milagrito “on demande”. Y busco y rebusco entre tus milagros, y veo que eres muy tramposo y muy pillo, que tus milagros sólo muestran poder para los que te aman, que los demás tropiezan y caen porque tus milagros no son nunca milagros estelares, sino pequeños consuelos que aquí y allí, en el silencio de un grupo de creyentes dispuestos a verte, te hacen aparecer, y te dejas ver.

Yo creía que habías hecho un milagro en el Mar Rojo, y otro en la zarza, y otro en Caná… pero ahora veo que no has hecho ningún milagro, como yo imaginaba que debían ser los milagros. Me has hecho un signo, y lo vi, y creí. Pero ese mismo signo, cuando traté de contarlo se han reído… otro día te escucharemos hablar de eso.

Yo creía que eras poderoso al punto de gustarte exhibir tu poder, como los poderosos de este mundo; pero ahora vi que el poder verdadero es el que no se ve ni se siente, que no parece poder, que convoca y da ánimo y fuerzas a los que están bajo el peso de la esclavitud, para que en esa misma esclavitud lleguen a ser ellos mismos poderosos sobre sí mismos.

Ahora veo que el verdadero poder ante el dolor no es preguntarte a ti por qué no lo quitas, sino poder plantarme de cara al dolor y preguntarle: ¿dónde está, Dolor, tu victoria; dónde, Dolor, tu aguijón?

El aguijón del Dolor era la muerte, hasta que quiso más de lo que podía, hasta atreverse a matar al propio Dios… y en ello perdió todo su poder.

Porque a mi hombre viejo le duelen los dolores absurdos, pero mi hombre nuevo ve en ese dolor absurdo como signo de un bautismo extremo en tu muerte. Mi hombre viejo se rebela contra la ineluctable enfermedad de una nena inocente, y mi hombre nuevo espera de esa enfermedad y esa muerte ríos de misteriosa gracia derramándose, como los ríos del Edén, sobre el mundo: de la muerte de Jesús se divide a la muerte de cada inocente, y en cada lugar da como frutos piedras preciosas, porque en cada lugar ese dolor absurdo ya no tiene poder, ya no tiene aguijón, podemos enfrentarlo.

Mi hombre viejo y mi hombre nuevo luchan dentro de mi corazón, el uno con las armas que le dan los argumentos del mundo y la evidencia de los sentidos; el otro, con la dignidad que le da su impotente debilidad, capaz de decir una palabra de gracia, donde el mundo encuentra que no hay nada para decir. Y así tengo el corazón dividido, pero de la grieta de esa división sale una palabra, no un silencio.

Y allí donde hay palabras hay gracia, y hay consuelo, aunque haya dolor. Allí donde hay palabras, y preguntas, y asomos de respuestas (aunque débiles e infantiles), nada puede el único triunfo de la poderosa muerte, que es condenarnos al silencio.

Tal vez por eso al morir diste un fuerte grito. Nadie sabe qué decía ese grito, no era una palabra humana articulada, sin embargo yo creo (mi hombre nuevo cree, el viejo se resiste) que ese grito bendecía al dolor, y bendecía a la muerte, no porque te gustara y no te doliera, sino porque decir y proclamar es tu fuerza, es tu espada, la que sale de tu boca, aguda y punzante como espada de dos filos.

Bendito seas, Dolor, que me dueles y me ayudas a articular una bendición; bendita seas, miseria mía, porque creía que me arratrabas a mi nada y mi aniquilación, pero en ella se me dio una palabra de perdón, y ya no hay más silencio; bendita seas, muerte, porque si ti no hubiera escuchado hablar de la esperanza, no huebiera oído hablar a la Esperanza.

Benditos sean dragones, y montruos, y demonios de siete cabezas y diez cuernos, porque cuando nos golpean con sus colas venenosas, nos empujan al grito, que es el grito de Jesús en la cruz, afirmando la debilidad de Dios, contra todo el falso poder de cualquier poder y de cualquier dolor.

Bendito sea el pecado, que nos mereció tamaña redención.

Abel Della Costa