La ideología homosexual

La ideología homosexual, es -junto con la ideología de géneros- es un movimiento que internacionalmente va planteando el adoptar posturas ideológicas, legales y éticas que son contrarias al bien común, al sentido común y a la sociedad. Esta ideología no es impulsada por nuestros simpáticos amigos ‘gays’ que todos conocimos o conocemos en nuestros ámbitos sociales (un saludo a ellos), si no que es impulsado por fuertes corrientes políticas y económicas, por unos pocos que poco les interesa el bien, y hay que estar conscientes de ello.

Primero hay que aclarar algo, no existen personas ‘homosexuales’, es decir nadie ES homosexual.

Yo creo que ante todo deberíamos distinguirnos por decir lo que nadie dice: que no existe gente que sea homosexual, como no existe gente que sea mala, ni gente que sea prostituta, ni gente que sea ladrona, etc. [1]

Hay gente que es viuda, o separada, o soltera, o alta, o baja, o incluso linda o fea (aunque es más relativo, porque implica un juicio circunstancial a la cultura de referencia) porque son estados. Uno es lo que permanece, lo que sedimenta desde su ser y lo cambia desde sí mismo. pero la homosexualidad no es un estado, ni una condición (como malamente redactan nuestros incultos libertarios), sino una práctica, incluso una serie de prácticas que se suman, pero nunca (ni aunque no tenga la persona ninguna otra actividad sexual) llega a ser un estado. [2]

La homosexualidad, como la sexualidad, como el celibato, como la absitencia, y como cualquier práctica sexual, se ejerce, no se es. [3]

Aclarado este punto, el problema de la ideología homosexual, es que la ‘agenda’ ideologica que estan queriendo imponer a base de chantajes emocionales es peligrosa para la sociedad en general.

Todos sabemos que la Iglesia fiel al evangelio no aprueba LOS ACTOS homosexuales, y se une de corazón al conflicto emocional que la persona pueda tener cuando tiene esta tendencia hacia las personas del mismo sexo.

Pero aqui lo preocupante es la actitud que tienen para querer anular una institución tan importante para la sociedad como el matrimonio, para adaptarlo a ELLOS, sin que ellos nada aporten. Quieren legalizar las ‘uniones’ homosexuales, según ellos por cuestiones económicas, es decir, no les interesa la dignidad del matrimonio si no la protección económica que acompaña su unión legal-sentimental.

¿Que es lo que pide la ideología homosexual?

* Que se modifique el concepto de MATRIMONIO y que ellos puedan entrar en esta institución de la misma manera que una pareja heterosexual, según ellos, para garantizar la cuestión economica (los bienes de la pareja, herencias, etc).

* Poder adoptar niños.

Pero el problema aqui es que, los beneficios legales que se dan con la unión civil del matrimonio, se pueden perseguir y encontrar con otros contratos legales, dejan en claro que su fin no es el ‘matrimonio’ si no un simple aseguramiento económico. ¿por que querer entonces ir específicamente detrás de esta unión civil y social? Tal ves por que no toleran a los heterosexuales, o por que simplemente pasa lo mismo que con todos los que se sienten ‘mal’ por ser diferentes, si yo no puedo sentirme ‘normal’ entonces que todos se sientan como yo, es decir ‘yo se que mi union NO es un matrimonio, y lo se por que lo constato todos los dias cuando veo una pareja heterosexual con hijos, siendo esposo y esposa, la única manera de quitarme este peso es destruyendo ese matrimonio, y pudiendo yo tambien decir que es normal, lo que de hecho no es normal, decir que es matrimonio, lo que no es matrimonio.

Igual que con la ideología de genero -la cual usan también la ideología homosexual- la idea es destruir a la familia y al matrimonio, asi, las feministas de genero pueden deshacerse de la maternidad y de los estorbos de su familia para avanzar económicamente, y las personas que gustan de practicar actos homosexuales se equiparan a los heterosexuales y todo esta bien, todo es normal, pero ¿a que costo?

“¿Y si no nos importa la dignidad del matrimonio sino la cuestión económica?”.

– Estamos hablando de una institución, y una institución no es de ninguno de los que la realizan sino que más bien, los que la realizan se meten en ella, que es distinto.

– El matrimonio tiene (o tuvo) determinado sentido social que no lo inventamos los católicos, sino que es constatable en la totalidad de la experiencia humana, y que tiene poco que ver con la cuestión puramente moderna de lo contractual y lo económico, aunque siempre esos dos aspectos estuvieron involucrados, como en todo, desde luego.

– Muchos católicos (creo que bien explicado, la mayoría) defendemos el matrimonio heterosexual por dos motivaciones distintas: por motivos religiosos, en cuyo caso la propuesta de matrimonio civil entre homosexuales no nos afecta en lo más mínimo, y como ciudadanos de un mundo en el que tenemos la misma voz y voto que todos los demás.

– ¿Por qué tenemos que aceptar, para no ser tachados de intolerantes, que alguien que dice que “no le interesa la dignidad del matrimonio sino su aspecto económico”, modifique una institución específica que tiene su propio sentido en la sociedad, si hay otros medios de obtener ese mismo beneficio?

– Si no hubiera otros, de acuerdo, pero si el problema es el aspecto contractual, no entiendo por qué hay que avanzar sobre el matrimonio y no sobre la cuestión del contrato de beneficios.

Dicen que no les interesa la cuestión de la “dignidad del matrimonio”, pero no les parece bien una solución alternativa que solucione lo que sí les interesa (un contrato legal) y no toque lo que no les interesa pero les interesa a otros, a muchos…. entonces el argumento me suena a “quiero que la sociedad solucione mi problema, y de paso meta en problemas a los demás…” o bien “en realidad me interesa la cuestión de la dignidad del matrimonio, quiero matrimonio y no cualquier otra cosa, pero no quiero decirlo, porque eso me pone ante el brete de tener que reconocer que el matrimonio es algo específico y no un mero contrato de beneficios mutuos”.

Me parece que el debate se hace serio cuando las partes reconocen que están hablando y les importa el matrimonio, no cualquier efecto derivado o secundario. [4]

 

LA ADOPCION DE NIÑOS

Otro problema grave es el deseo de imponer que los bebes puedan ser adoptados por este tipo de uniones homosexuales. Cabe mencionar aqui que esta es una prueba contundente de que estas uniones no son por amor o por el beneficio de los que aman, si no puro egoísmo. Como quiero ‘aparentar’ que soy como tú (matrimonio y familia de papa, mama, hijos), adopto también su forma externa y ‘aparente’ pero sin pensar en las consecuencias que pueden traer para la formación del bebe.

Los niños no son un experimento, ni son un accesorio que me cuelgo al brazo para verme mas como los demás. No podemos arriesgar a los bebes en experimentos a ver como reaccionan psicológicamente, emocionalmente y físicamente a la referencia de dos personas del mismo sexo que dicen ser sus padres. Si estas uniones tuvieran buenas intenciones, dejarían a un lado la adopción por el bien de los bebes, aun que esto significara un sacrificio en sus planes (que es el primer y mas grande requisito para la paternidad).

Los hijos no son un derecho que debemos de exigir, si no un don y una responsabilidad.

Y esto NO es discriminacion. La discriminación es diferente de la selección y del merito, del derecho. Discriminar es rebajar la dignidad de la persona por lo que ES, por que ES de color negro, por que ES mujer, por que ES fea, por que ES mexicana (repito, nadie ES homosexual). Pero por ejemplo, una selección de personal, donde se eligen unos para laborar en una empresa y se descartan a otros según aptitudes, NO es discriminación.

Las uniones homosexuales NO son iguales a la familia de un matrimonio heterosexual, no tienen las mismas aptitudes, no pueden generar los mismos derechos, eso no es discriminación hay que entenderlo muy bien.

 

¿Ser o no Ser?

La tendencia de un hombre a fijarse en los varones o de una mujer en otras mujeres es desconocida en origen. La psicología de Freud la identificaba como una histeria o una enfermedad psicológica, que posteriormente con las investigaciones de algunos psicólogos fue quitada de la lista de enfermedades de la OMS, para que después esos mismos doctores reivindicaran años después, pero esta vez sin que hubiera cambio por parte de la Organizacion Mundial de la Salud.

Lo que se sabe de este comportamiento es que EXISTE y que NO es genético, no existe ningun gen ‘gay’. Por lo que aquí cabe una gran gama de posibilidades para intentar entenderlo. Las preferencias sexuales se van formando con el tiempo y tienen como agentes modeladores la biología (desde el vientre materno, desde el mismo instante de la concepción), la psicología, la madurez emotiva, y la cultura. La cuestión es que si alguien tiene estas tendencias O no teniéndolas las adopta, es en parte a un complejo entramado de todo lo anteriormente dicho.

De todos modos, no estoy muy de acuerdo con identificar las tendencias homosexuales con una enfermedad física, como si se tratara del mismo fenómeno. Es ciertamente un desorden de la personalidad, y puede llegar a ser un grave desorden (si la persona cede a sus tendencias), pero no es lo mismo que una enfermedad. [a]

Por lo pronto nadie sabe cuál es la causa, o las causas, de esto. Inlcuso podría haber varias causas distintas que concurran al mismo efecto. Por ejemplo, podría ser de origen físico, como un trastorno hormonal que desarrolle desequilibradamente los caracteres físicos del sexo opuesto y predisponga a la persona a verse a sí mismo como del sexo opuesto (esas personas que ya desde chicos parece que hubieran caído en el “cuerpo equivocado” ). Podría también haber casos en que la falta de una figura paterna adecuada (lo que no quiere decir que no haya padre, sino que a lo mejor no funcionó bien como figura paterna), le impida a la persona alcanzar el equilibrio psíquico que nos pone en la vía de aceptar y promover nuestro sexo…. bueno, podría haber muchas más causas. No sabemos aun todo lo que correspondería para poder entender por qué se da esto en la humanidad, que además se da de manera constante, y desde tiempos inmemoriales. [b]

Si aceptamos que es un problema, y que es un problema fundamentalmente de estructuración de la personalidad, nadie de los del entorno del individuo están ajenos a su desarrollo, nadie puede lavarse las manos. [c]

Pero también por la misma razón, no podemos avanzar en la ‘ideología homosexual’ como si se tratara sin mas de algo entendido, asimilable, común, regulable, y equiparable a otras formas de personalidad y a otro tipo de convivencias, contratos, uniones, etc. Seria irresponsable realizar esto.

¿Ser o no Ser? para la Comunidad Cristiana

La tarea que Dios nos dejó de tener que ir estructurando nuestra personalidad a lo largo de un desarrollo lento y dificultoso, siempre en interacción con los demás, es dificilísima, y siempre sometida a riesgos y peligros. Esa tarea es a la vez individual y colectiva, y sus problemas son a la vez individuales y colectivos. Así que no se trata de que porque uno solo de una familia sacó esa inclinación, eso demostraría que iba todo bien pero ése es el malvado que falló. Más bien demostraría que iba todo mal, y los otros tuvieron más suerte… que la aprovechen para ayudar al miembro débil. [d]

Ahora bien, habría que hacerse una pregunta: si tengo un hijo que es bien machito, no deja títere con cabeza ni mujer sin tocar, ¿me parece bien? ¿lo aliento? ¿lo considero un tipo bien? Es exactamente el mismo caso del que hubiera sacado una personalidad inclinada hacia la atracción sexual por los de su mismo sexo… no es más pecado una cosa que la otra. No es “más” pecado la relación homosexual que el adulterio. Lo que es “homosexual” es el acto, no la persona, la persona es, a lo sumo, alguien que no siente atracción sexual por personas del sexo opuesto, y que puede perfectamente sobrellevar su tendencia, como cualquier otra persona puede sentirse atraído en la calle por cientos de personas, pero eso no implica que se vaya a acostar con cada una. [e]

Nuestra sociedad, incapaz de ayudar a sus miembros a desarrollar equilibradamente su personalidad, opta por el subterfugio de declarar que los problemas no existen. Eso sí es una enfermedad, de todos, y termina fomentando la promiscuidad y el “todo vale”, que como bien sabemos, se aplica no sólo a la homosexualidad sino a todo. [f]

El saber que la homosexualidad es un acto o serie de actos y no un ESTADO de SER, es tan elemental, que llama la atención que la primera cosa que nos quieren obligar a reconocer es que hay gente que es homosexual. Incluso la propia “comunidad homosexual” parece muy interesada en que todos reconozcamos que la homosexualidad no es una práctica sino un ser… y nosotros caemos como chorlitos, poniéndonos a decirles que Dios prohíbe ser homosexual. [5]

Dios no se molestó nunca en prohibir que alguien sea homosexual, porque no se molesta en prohibir lo que de todos modos no es posible: se dedicó (muy pocas veces, en verdad) a decir que no se tolere en la comunidad “gente que haga esas cosas”, que no es lo mismo. [6]

¿Por qué insisto en esto? Porque la relación que nosotros, nuestro yo , tiene con los actos que hacemos, es completamente distinta a la relación que tiene con los estados que somos. Por lo pronto, fíjense que no existe ninguna clase de culpa ni perdón acerca de los estados: Dios no juzga los estados en los que estamos, sino las prácticas que realizamos en el estado que nos toque: Dios no juzga al viudo por viudo, al separado por separado o al soltero por soltero, al alto por alto, etc. [7]

Dios juzgará en tal caso si el alto tan alto que podía llegar a donde nadie llegaba tuvo al buena voluntad de alcanzar el libro que estaba en el estante de más arriba al lector bajito que se lo pidió. Dios juzgará seguramente si el viudo dedicó su “amor no ligado” a repartirlo a manos llenas, o si se dedicó a sentarse a conmiserar de sí mismo y de su soledad. [8]

Pero Dios no habla nunca de los estados. Tal vez por eso convenga tanto a todos que la homosexualidad se convierta en un estado, porque es sumamente cómodo ser algo: quedamos libres del juicio sobre nuestros actos. [9]

Sin embargo, por muy cómodo que sea, es muy neurótico convertir una práctica en un estado, porque le hace daño a la propia persona. Cuando a un chico que hace muchas cosas malas le decimos todo el tiempo que él es malo, terminamos criando un monstruito, neurótico, y donde la malicia solidifica de tal modo que ya se vuelve casi irredento, si eso fuera posible. [10]

Cuando a una persona que tiene relaciones homosexuales todos los días le decimos (o aceptamos que él diga de sí mismo) que eso lo hace porque él es homosexual, le hacemos daño, porque le estamos mintiendo: nadie es homosexual, a lo sumo es un varón al que le gustan los varones (o como se decía delicadamente y a media voz antes: “no le gustan las mujeres”), o una mujer a la que le gustan las mujeres… y después, cuando ya tengamos la verdad básica sobre ese varón o esa mujer, que resulta ser la misma verdad básica que la de todo el resto de la humanidad, es decir, que tenemos que realizar un proyecto de ser humano siendo o mujer o varon, pero ni las dos cosas ni ninguna alternativa, entonces sí podremos ver, por qué a ese varón, o a esa mujer, ejercita su sexualidad con personas de su mismo sexo. [11]

Tal vez tendríamos que ayudar a los que se creen homosexuales a desdramatizar la cuestión: la religión es Gracia, y la Gracia comienza por ser alegría, por no hacer más dramática, y menos con falsedades sobre la condición humana, una humanidad de por sí metida hasta el cuello en el lodo. [12]

Mas Información:

“Matrimonio” Homosexual, un trabajo critico. (Abel Della Costa)

¿Que puede hacer una Madre Cristiana, cuando su hija(o) declara sus tendencias homosexuales abiertamente y no sabe que hacer por la presión entre sociedad, amor a la hija, moral, su credo Cristiano, etc?

CJBS

[1-12] [a-f] Abel Della Costa (Teólogo)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: