Reflexión del Dia

Estoy convencido que Dios nos dejo el Antiguo Testamento para hacernos ver, a nosotros, generación hipocrita, nuestra debil naturaleza humana, para dejar patente los vericuetos, las tragedias y las alegrias por las cuales la historia de cada uno de nosotros se mueve… pero no solo eso… si no que dentro de toda esta historia se hace presente Dios, con fuerza, con amenazas, con ternura, con poder, con cariño… como un Padre. Nos hace ver y contemplar que Dios iba decididamente dar el ultimo paso en el nuevo testamento… después de acompañarnos con infinito amor y misericordia por todo este camino personal de pecado y gracia.. da el ultimo acto de amor… se encarna, haciendose uno de nosotros.

El Nuevo Testamento no tendria ningun sentido sin la increible historia de personas comunes, pecadoras pero tensa y tercamente perseguidoras de Dios, y nuestro Padre que se acerca a ellas, todo el pecado y la historia de nuestra naturaleza que esta tan increiblemente plasmada en el Antiguo Testamento, sirven la mesa para el último y mas grande acto de amor y misericordia.

Asi, mientras Dios se revelaba como YHVH… como “Aquel que acompaña” en toda la tragedia y gracia de nuestro ser humanos… la luz de la esperanza, la señal con la que Isaias ANUNCIA la salvación es con otro nombre: EMMANUEL… como “Dios con nosotros”…. es el movimiento del amor… de acompañar, a realmente compadecer, a ESTAR ya tan unido a quien se ama, que se comparte su destino, pero no como fatalismo, si no con la logica del amor.. la logica de que el amor de Dios salva precisamente en ese acompañarnos hacia la muerte, acompañarnos en el amor los unos a los otros es lo único que nos salva… así Jesús obedeciendo por nosotros, la voluntad del Padre que es, el único camino para recobrarnos, el unico camino de regreso casa.

Del Pesebre a la Cruz.

CJBS

“No por su espada conquistaron la tierra,
ni su brazo les dio la victoria,
sino que fueron tu diestra y tu brazo
y la luz de tu rostro, por que los amabas” Salmo

Anuncios