La Alianza

La Alianza es aquel recordatorio de alguna Verdad.

El hombre en su gran per-version, en sus desvios, desvarios, sentimentalismos, emociones y demás confusiones y olvidos acerca de la Verdad de su vida, necesita dentro de esas tempestades vicerales recordar la Verdad….

Por eso Dios creo alianzas, y por eso el hombre crea alianzas, por eso el honor, las promesas y la fidelidad han sido de la mas alta estima humana, reflejos de un alma y un ser mas humano que pocos sentimientos lo dicen, tal ves solo superados por el Amor, pero el amor sin la fidelidad y la alianza, poco vale, o poco verdadero es.

En esos momentos donde las emociones y los sentimientos confunden al hombre, donde el miedo, la soledad, el abatimiento, el sufrimiento carcomen el alma que quiere liberarse de un valle de lagrimas, confusion y sin-sentido, las alianzas nos recuerdan que la vida de un hombre esta hecha para perderla por algo supremo, el hombre esta hecho para ser fiel a lo mas grande, que es Dios que es amor.

Cuando en las tormentas de la vida uno olvida quien es, uno olvida lo que ama, uno olvida la Verdad, son la fidelidad a las promesas las que estan ahi para guiarnos, sin importar que los sentimientos, las emociones y los problemas nos lleven a otro lado… en la brujula del corazón, la Fidelidad a la Alianza hecha por Amor, siempre apuntaran a la Verdad…. que es Dios el cual siempre es Fiel a sus Promesas.

CJBS

Anuncios

Los Hijos y la Fertilidad en la Familia Católica

Este documento no pretende ser exhaustivo en cuanto a las diversas formas de expresión de amor en el matrimonio, que son miles y muy diversas. Eso requeriría muchas páginas.

Únicamente pretendo hacer una reflexión acerca de las incongruencias que he encontrado entre la fe católica y el método Billings “como estilo de vida” y el daño que puede ocasionar en la única forma de expresión de amor exclusiva y característica del matrimonio: las relaciones sexuales.

Cabe aclarar que admiro enormemente a los Dres. Billings, a quienes tuve el gusto de conocer en 1982 y aprecio muchísimo su trabajo de investigación y promoción de la vida y que las reflexiones que he escrito aquí ,no se refieren de ninguna manera, a “los fallos” que le achacan al método Billings, pues estoy totalmente convencida de su alta efectividad como método de regulación de la fertilidad.

Por otra parte, dado que mi nombre aparece en muchos libros de religión, quiero dejar claro que la forma de pensar que aquí manifiesto, no refleja necesariamente la línea de pensamiento de ninguna de las organizaciones religiosas y civiles a las que pertenezco, sino que es únicamente la expresión de las conclusiones a las que he llegado, después de diez años de vivencia del método de la ovulación Billings como “el estilo de vida de mi matrimonio”, apegándome en todo momento a la doctrina católica… seguir leyendo AQUI… <<<<

Algo curioso sucede en el rito del matrimonio cuando se les pregunta a los novios:

“¿Estáis dispuesto a aceptar los hijos que Dios les dé?”

Todos contestamos: “Sí, estamos dispuestos”, pero los que conocemos el método Billings pensamos… “¡sin olvidar nuestra gráfica para evitarlos!”.

¿Que Tengo yo?

¿QUÉ TENGO YO ?
¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!

(Lope de Vega) Reflexión

Uno de Judios

DIVORCIO JUDÍO

Jacobo llama desde Tel Aviv a su hijo Samuel que emigró a Nueva York y le dice:

– Lamento arruinarte el día, pero tengo que informarte que tu madre y yo nos estamos divorciando, cuarenta y cinco años de sufrimiento es suficiente.

– Papi, ¿de qué estás hablando? ¡Y justo antes de las fiestas! -grita el hijo.

– No podemos soportar seguir viéndonos, le contesta el padre.

Estamos hartos el uno del otro, y estoy cansado del tema, así que es mejor que tú llames a tu hermana Anna a Chicago para contarle -y corta el teléfono.

Desesperado , el hijo llama a su hermana quien explota en el teléfono:

– ¿Cómo que se están divorciando? ¡Yo me voy a hacer cargo del asunto!

Inmediatamente la hija llama al padre y le dice:

– Ustedes NO se divorcian!. No hagan nada hasta que yo llegue.

Ahora mismo vuelvo a llamar a mi hermano y vamos los dos con ustedes. Hasta entonces no hagan nada ¿ESCUCHASTE BIEN?.

El padre deja el teléfono, mira a su esposa y le dice: – Muy bien Rebeca, todo salió perfecto… Los dos vienen para las fiestas y se pagan los pasajes.

La Soberbia

Me doy cuenta de lo esclavizado que puede ser un hombre si se deja llevar por sus impulsos,

¿cuantas veces el orgullo puede mas que una disculpa?

¿cuantas veces puede mas la lujuria que una promesa?

¿cuantas veces puede mas el miedo que el amor?

Cuantas veces no cae un hombre en un circulo de vicio, donde cae en una pasión que el mismo odia, pero prefiere seguirse regodeando en ella por orgullo a detener esa caida en ese pozo oscuro que es la arrogancia, detenerla con el valiente y heroico acto de la humildad, de reconocer la debilidad y estupidez de uno. Irónicamente, el orgullo que evita que uno deje de herir, deje de seguirse hundiendo en ese mar de enojo, de ira, de ego herido, de prejuicio y juicio, ese orgullo no nos deja ver que al final estamos siendo controlados, manipulados, arrastrados como perros con una cadena al destino que nosotros mismo odiamos, al desamor, a la confrontación, a la soledad, a la mentira.. entonces me doy cuenta que he erguido un ídolo, entonces me doy cuenta que soy esclavo, y sufro.

CarlosJBS

La Paz

Paz perfecta

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero sólamente hubieron dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul, con tenues nubes blancas. Quienes miraron esta pintura pensaron que reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso, del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacifico. Pero cuando el rey observó cuidadosamente, miró tras la cascada una grieta en la roca. En esta grieta se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en medio de su nido… ¡¡Paz perfecta!! ¿Cuál crees que fue la pintura ganadora?

El rey escogió la segunda. ¿Sabes por que? Porque, explicaba el rey, Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas, permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.