El Misterio de Dios

Dios es el completamente Otro decimos, y sin embargo no esta lejos de nuestras manipulaciones humanas, de deformar su imagen al gusto para tener algo que idolatrar, encubierto sobre la idea de que como se trata del “verdadero dios” esa imagen es bendita y no idolatra.

Pero olvidamos muy fácilmente que Dios (de aspecto terrible) de quien nadie puede verle a los ojos sin morir, de quien Moisés solo ve la espalda, de quien podemos llamar, pero no decir su nombre que es maravilloso, olvidamos el profundo misterio que siempre es Dios.

Nosotros los Cristianos sabemos que Jesús nos ha acercado a Dios, nos ha “mostrado” al Padre en su rostro, sin embargo, ese mismo Jesús, colgado de una cruz, abandonado de si mismo, de su Padre, ese Jesús que es Dios y es hombre, nos hacen entrever que Dios esta tan cerca de nosotros, es tan Padre como el mejor de los Padres… pero sin embargo es y sera siempre Dios, es y sera siempre un misterio, su actuación sera locura y escándalo, su camino no sera como el de los hombres… es nuestro Padre, pero es Nuestro Dios…. es Jesucristo hombre, pero no actúa solo como hombre, si no como Él mismo, que es hombre y divinidad.

C.S Lewis dice que Jesús en su figura humana, solo podía ser un loco y desquiciado o ser realmente lo que decía ser.. Dios. Yo no estoy de acuerdo… Jesús era sin lugar a dudas un loco, Y era Dios.

Siglos y siglos se han vertido de tinta, por parte de teólogos, poetas, ateos, filósofos para comprender, para dar razón del misterio de la encarnación y de la cruz, y aun siguen sin decir algo razonable, algo coherente, por que quieren “explicar” a Dios, y el único que lo explica es Jesús y nos lo explica con la cruz…. el circulo del misterio del lenguaje de Dios.

Siglos y siglos los moralistas nos han venido a “mostrar” los caminos éticos de Dios, nos han venido a hablar del pecado y la lejanía del Padre con respecto a nosotros los pecadores, y siglos y siglos de actuación divina nos ha mostrado la cercanía tan intima que tiene Dios con los pecadores, los caminos poco ortodoxos, “amorales” que Dios puede tener para encontrarse con alguien.

Dios no hace ya milagros nos dicen y Dios los hace, Dios hace milagro aquí dicen, y no era Dios.

Los rectos, correctos y poseedores de la verdad nos han dicho donde actúa Dios, y donde no, a quien llama Dios y a quien no, quien se salva y quien se condena, “no entran ellos al reino y no dejan entrar”… y Dios mientras esta ocupado mostrándose allí donde dicen que no actúa, encontrándose con quien dice que no se encuentra, salvando a los que no debían salvarse.

¿Pero por que Dios?
Y Dios responde – Confía en mi –
Un confiar que no es un apoyarse en algo razonable ni racional (por mucho que los apologetas nos digan lo contrario)
Un confiar que no es algo que le debamos a Dios por que nos lo pida,
sino un confiar que es ante todo, el respeto sagrado que le debemos al infinito misterio de Dios,
el respeto sagrado que no pronuncia su nombre, que no lo ve a los ojos, que comprende
que no comprende a Dios y que solo le queda confiar en el vació de razones,
en el vació de la ceguera de quien no ve con los ojos, ni con la mente, si no con las entrañas
de quien se ha encontrado frente a frente, con la locura (para los hombres) del actuar del corazón de Dios.

CJBS

Frase del dia

No hay razonamiento mas inteligente que la mano que trabaja,

ni literatura mas culta que el que sabe por que morir,

ni poesía mas hermosa que el corazón que ama amando.

Las palabras vertidas en la vida nada son…

como tempestad y torrente pasan, se olvidan,

y pasando el grillo cantor sale a cantarle enamorado a la luna.

Carlos Ray

http://lanubeylaestrella.wordpress.com/page/3/

Frase del dia

El relámpago orgulloso cae,
el pajarillo humilde
alza el vuelo.

Carlos Ray

http://lanubeylaestrella.wordpress.com/2008/06/27/di/

Reflexión del Día

Hoy en día se entiende por bondad de Dios casi exclusivamente su cariño, y puede ser que estemos en lo cierto. Y, dentro de este contexto, la mayoría de nosotros entiende el amor como benevolencia, como el deseo de ver a otros felices; no felices de esta u otra manera, sino simplemente felices. Lo que nos dejaría realmente satisfechos, sería un Dios que dijera de todo aquello que nos gusta hacer: “¿qué importa, con tal que estén contentos?”. De hecho, deseamos no tanto un padre en los cielos, sino más bien un abuelito; una benevolencia senil a la que, como se dice, le “guste ver a los jóvenes entretenerse” y cuyo plan para el universo consistiera simplemente en que, al final de cada día, pudiera decirse, “todos lo pasaron bien”. Admito que no muchas personas formularían una teología precisamente en esos términos, pero en el fondo de muchas mentes existe una idea no muy diferente a ésta.

No pretendo ser una excepción; me gustaría mucho vivir en un universo que estuviera gobernado en esos términos. Pero, dado que es suficientemente claro que no es así y como, sin embargo, tengo motivos suficientes para creer que Dios es amor, llego a la conclusión que mi idea de amor debe ser corregida.

Ciertamente podría haber aprendido, incluso de los poetas, que el amor es algo más severo y más espléndido que la mera benevolencia; que incluso el amor entre los dos sexos es, como se ve en Dante, “un señor de aspecto terrible”. En el amor hay bondad, pero amor y benevolencia no son términos equivalentes; y, el separar la benevolencia de los demás elementos del amor, implica una cierta indiferencia fundamental hacia el objeto, incluso algo así como el desprecio. La benevolencia está pronta a aceptar la remoción de su objeto; todos hemos conocido personas cuya benevolencia constantemente los lleva a matar animales para que no sufran. A la benevolencia en sí, no le preocupa el que su objeto se vuelva bueno o malo con tal que éste no sufra. Como señala la Sagrada Escritura, es a los bastardos a quienes no se corrige; los hijos legítimos, aquellos que han de continuar la tradición familiar, reciben castigo. Sólo para aquellas personas que no nos importan mayormente, es que exigimos felicidad a cualquier precio; con nuestros amigos, nuestros enamorados, nuestros niños, somos exigentes, y preferiríamos verlos sufrir mucho, que verlos felices de un modo despreciable y enajenado. Si Dios es amor, El es, por definición, más que simple benevolencia. Y, según nos consta, a pesar de habernos reprendido y condenado con frecuencia, jamás nos ha mirado con desprecio. Dios nos ha hecho el intolerable cumplido de amarnos en el sentido más profundo, más trágico y más inexorable.

C.S. Lewis; El problema del dolor

Reflexión del dia

Quizá, el problema mas grande del hombre, es que esta demasiado distraído…
la verdad se le escapa, a quien no presta atención, a quien no sabe escuchar y ver.
La vida se vuelve un pesar, para quien no sabe regresar a las cosas simples del vivir,
la vida se vuelve una confusión, cuando no tenemos tiempo para sentarnos a contemplar,
y del pesar nace el sin-sentido
y de la confusión la ira.

No es entonces extraño, que las personas que mas tienen, mas infelices son,
por que hay mas cosas que las distraen, que las pre-sobre-ocupan, que las hacen perder
la capacidad humana de disfrutar las pequeñeces de la vida.

Creo que la existencia del hombre esta creada para que en todo momento podamos contemplar
la verdad, contemplar la belleza que nos rodea, humanizarla, y humanizarnos nosotros mismos
que no es si no regresar a comprender quienes somos, y que buscamos, comprender, que alli donde esta nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón.

http://lanubeylaestrella.wordpress.com/