Gracias!

Dios, ha venido, se encarno de la Santisima Virgen Maria y se DIO al mundo como un pequeño Bebe, el Creador del Universo que nada lo contiene se detuvo en la historia en los pies y manos de un pequeño, por Amor a nosotros… en un Pesebre.. pobre, junto a un buey y un burrito que reconocieron a su Señor… Pastores humildes, siervos, angeles cantando y glorificando el misterio mas Grande del Universo, llegan los pastorcitos, su corazón se ensancha, es de noche, una estrella indica el camino, rie un niño recien nacido, y el universo entero cambia, y nadie lo sabe, solo los sencillos…. Solo los humildes…

Gracias..! // Dentro de lo cristiano la adoración es ante todo acción de gracias por la obra salvífica recibida. Por eso la forma esencial del culto cristiano se llama con razón Eucaristía, acción de gracias.

En este culto no se ofrecen a Dios obras humanas, consiste más bien en que el hombre acepta el don. No glorificamos a Dios cuando nos parece que le ofrecemos algo (¡como si eso no fuese suyo!), sino cuando aceptamos lo suyo y le reconocemos así como Señor único. Le adoramos cuando destruimos la ficción de que somos autónomos, contrincantes suyos, cuando en verdad sólo en él y de él podemos ser. El sacrificio cristiano no consiste en el don de lo que Dios no tendría si nosotros no le diésemos, sino en que él nos dé algo. El sacrificio cristiano consiste en dejar que Dios obre en nosotros.

JRatzinger
Recibamos a DIOS! nuestro Padre, Señor, Hermano, Creador, Nuestro Amigo..., Dios con Nosotros

Anuncios

Natividad

DIOS HA NACIDO COMO HOMBRE!!

Todos nos regocijamos hoy por el nacimiento de Jesucristo en la tierra. “¡Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado!” –canta alegremente la Iglesia en la misa de Nochebuena, con las palabras del profeta Isaías. Sí, Jesús ha nacido, y en Él “ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres” –nos dice san Pablo en la lectura de la carta a Tito–. Y en el Evangelio escuchamos el mensaje jubiloso que el ángel anuncia a los pastores: “Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: ¡el Mesías, el Señor! Y aquí tenéis la señal: encontraréis a un Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

¡Dios se ha hecho hombre! ¡El Verbo eterno del Padre se ha hecho carne para redimirnos del pecado, para abrirnos las puertas del cielo y darnos la salvación! Es un misterio insondable, incapaz de ser abarcado ni comprendido suficientemente por nuestra pobre y oscura razón humana. El Dios infinito se hace un ser pequeñísimo; el Dios eterno se hace hombre temporal y mortal; el Dios omnipotente se hace un niño frágil, impotente e indefenso; el Dios creador de todo cuanto existe y a quien no puede contener el universo entero, se hace una creatura capaz de ser contenida en el vientre de María y luego envuelta en pañales… ¡Sí, este Niño es Dios! Y nace en la más absoluta pobreza, en la más profunda humildad, silencio, desprendimiento, obediencia al Padre… ¿Por qué? Por amor a cada uno de nosotros. ¿Para qué? Para darnos la vida eterna. Como bellamente nos dice san Ireneo, “el Hijo de Dios se hizo hijo del Hombre para que el hombre llegara a ser hijo de Dios”.

Ojalá que en esta Navidad meditemos hondamente en el significado y en el sentido profundo de lo que estamos celebrando.

Sigamos pues la Estrella hacia Belén.. el unico y verdadero destino del hombre…

Catholic.net


El Hombre esta hecho para morir… (entregarse)

El Hombre esta hecho para la Vida, pero la Vida se obtiene con la muerte.

El Hombre esta hecho para Amar, pero solo se puede amar verdaderamente en la Fidelidad de la entrega absoluta.

Asi el hombre esta hecho realmente para morir, para entregar la vida por un ideal superior a el mismo y el único ideal superior a el es Dios, asi, Dios nos mando a morir por Amor a El y a los demás.

Por eso el mundo esta enfermo, por que hace lo contrario a su vocación. El hombre ahora se guarda para si mismo, se consiente en el hedonismo y el placer, se aferra a si mismo, se resguarda dentro de si, se repliega cobardemente en su egoísmo y egocentrismo, una prueba de ello es la soberbia, que no es mas que el alabarse como el fin ultimo de la vida.

La historia esta repleta de personas que dieron su vida sirviendo a los demás y son los únicos que han alcanzado la felicidad, la verdad y la máxima libertad.

Sigue leyendo

En Dios confio… Emeth

Cachó a un bebé que fue arrojado por su mamá desde un edificio en llamas

Una madre atrapada en un incendio en el tercer piso de su edificio lanzó a su bebé de un mes por la ventana, y el pequeño fue atajado por un hombre que es el catcher del equipo de beisbol de su compañía. El héroe le dio al bebé respiración de boca a boca mientras que la madre fue rescatada por los bomberos. Posteriormente fueron tratados en el hospital y dados de alta. La madre, Tracinda Foxe, de 30 años, dijo que su única vía de salida era la ventana. “Me dije Dios, por favor, salva a mi hijo”, le dijo Foxe al Daily News en sus ediciones del jueves. “Recé porque alguien lo atajara y le salvara la vida”. Félix Vázquez, de 39 años, fue la persona que logró capturar al bebé. “Ni siquiera pensé”, dijo Vázquez, padre de tres. “Sólo reaccioné”.
Diciembre 15, 2005, 12:43 – 41490

El Señor del Universo

El Centro del Cristianismo es Dios y seguira siendo Dios.

¿Cuantas veces olvidamos esto?

El es el Señor, Rey, Dueño y Soberano de todo el Universo de lo visible e invisible.

No importa lo que hagamos, no importa como o que caracteristicas tenga nuestro caracter, como dice San Pablo, diferentes carismas Dios nos da. Lo importante es el ¿por que?.

El Cristianismo es la religión del “por que”, del corazón, de lo profundo de la razón y alma humana.

No se trata de ser Valientes, no se trata de hacer filantropia, no se trata de ser falsamente “humildes”, se trata de ser Valientes POR Amor y EN Dios, se trata de hacer Caridad por Dios y en Jesucristo…

Hoy en dia todo lo queremos hacer por nosotros mismos.

Nos enseñan la cultura de la eficacia, de la autorealización. (cosa conveniente para los poderosos en un sistema capitalista).

Sigue leyendo

La Libertad

Libertad… esa decisión del hombre por el sumo bien, por la Verdad.

Vivimos atemorizados, escondidos, ¿que comere, que bebere, quien me amara?
… ¿que hare para ser “alguien”, cuanto me lastimaran, cuando morire?
… ¿cuando enfermare, cuanto sufrire?

Somos esclavos… esclavos del pasado, esclavos del presente, esclavos del futuro,… esclavos de la opinion, esclavos de lo que no podemos controlar…

Por eso el hombre se quiere “hacer” a si mismo, busca “escapar” a la muerte, “desterrar” el sufrimiento, busca “olvidar” lo que no pudo hacer, lo que no pudo amar, lo que segun él le pertenecia…

Poseer, asir, eso es el hombre atemorizado, aquel que se hace a si mismo y busca replegarse en si…

Sigue leyendo

Los Talentos

Es Curiosa la manera en como funciona el mundo. Dios nos PRESTA unos dones… gratuitamente el Padre nos proporciona unos Talentos y lo que espera es que como hijos los recibamos con amorosas manos abiertas ¿y que hacemos nosotros?… Los tomamos, los arrebatamos y los queremos poseer.

El hombre se pervierte de la gratuidad del don de Dios y quiere tomar posesión de el, asirse a sus “dones” y “talentos.

¿Y que hace el hombre después? Retraído sobre si mismo, miedoso, quiere usar sus talentos como un boleto de seguridad, como un boleto que le garantiza alabanza, quiere usar los dones que tiene para atraer amor hacia el, para poder “comprar” u obligar cariño, amor, admiración y respeto… los usa para su propio placer y beneficio

Que equivocada es la actitud del hombre!!!, los talentos que Dios presta son al contrario! para AMAR…. son herramientas para mostrar nuestro amor, son las monedas con las cuales prodigamos el amor de Dios a los hombres, con las cuales compartimos el don gratuito de la vida… Los Talentos los presta Dios para entregarnos a EL y al prójimo.. a los hermanos!…

Ese don de Dios, a Dios retornara… si se queda en ti, en ti morira, si se entrega y prodiga y como pan de convivencia y amor se “da”… Dios lo dejara entre los corazones de sus hijos… y vendrá a comer junto con ellos.

Carlos Bartolomé Santos