4 Nov San Carlos

Humilitas

Anuncios

Nuevo Martirologio de ETF

MARTIROLOGIO

Felicidades a las Carmen

elijah.jpgEn las palabras de Benedicto XVI, 15,VII,06:

El Carmelo, alto promontorio que se yergue en la costa oriental del Mar Mediterráneo, a la altura de Galilea, tiene en sus faldas numerosas grutas naturales, predilectas de los eremitas. El más célebre de estos hombres de Dios fue el gran profeta Elías, quien en el siglo IX antes de Cristo defendió valientemente de la contaminación de los cultos idolátricos la pureza de la fe en el Dios único y verdadero. Inspirándose en la figura de Elías, surgió al Orden contemplativa de los «Carmelitas», familia religiosa que cuenta entre sus miembros con grandes santos, como Teresa de Ávila, Juan de la Cruz, Teresa del Niño Jesús y Teresa Benedicta de la Cruz (en el siglo, Edith Stein). Los Carmelitas han difundido en el pueblo cristiano la devoción a la Santísima Virgen del Monte Carmelo, señalándola como modelo de oración, de contemplación y de dedicación a Dios. María, en efecto, antes y de modo insuperable, creyó y experimentó que Jesús, Verbo encarnado, es el culmen, la cumbre del encuentro del hombre con Dios. Acogiendo plenamente la Palabra, «llegó felizmente a la santa montaña» (Oración de la colecta de la Memoria), y vive para siempre, en alma y cuerpo, con el Señor. A la Reina del Monte Carmelo deseo hoy confiar todas las comunidades de vida contemplativa esparcidas por el mundo, de manera especial las de la Orden Carmelitana, entre las que recuerdo el monasterio de Quart, no muy lejano de aquí [Valle de Aosta]. Que María ayude a cada cristiano a encontrar a Dios en el silencio de la oración.

Acerca de la Virgen del Carmen

http://www.corazones.org/maria/carmen_virgen/a_carmen.htm

mita276.jpg“Tengo mil dificultades:
ayúdame.
De los enemigos del alma:
sálvame.
En mis desaciertos:
ilumíname.
En mis dudas y penas:
confórtame.
En mis enfermedades:
fortaléceme.
Cuando me desprecien:
anímame.
En las tentaciones:
defiéndeme.
En horas difíciles:
consuélame.
Con tu corazón maternal:
ámame.
Con tu inmenso poder:
protégeme.
Y en tus brazos al expirar:
recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.
Amén.”

Carta a los Efesios – San Ignacio de Antioquia

Nace entre años 30 al 35 dC, muere C 107dC

san_ignacio_de_antioquia.jpgSan Ignacio de Antioquía fue
discípulo directo de San Pablo y San Juan;
Segundo sucesor de Pedro en el gobierno de la Iglesia de Antioquía
; El primero en llamar a la Iglesia “Católica”.
Sus escritos demuestran que la doctrina de la Iglesia Católica viene de Jesucristo por medio de los Apóstoles. Esta doctrina incluye: La Eucaristía; La jerarquía y la obediencia a los obispos;
La presidencia de la iglesia de Roma;
La virginidad de María y el don de la virginidad;
El privilegio que es morir mártir de Cristo.

Condenado a morir devorado por las fieras, fue trasladado a Roma y allí recibió la corona de su glorioso martirio el año 107, en tiempos del emperador Trajano. En su viaje a Roma, escribió siete cartas, dirigidas a varias Iglesias, en las que trata sabia y eruditamente de Cristo, de la constitución de la Iglesia y de la vida cristiana.

Extractos de su Carta a los Efesios, versión completa AQUI.

X. “Orad sin cesar”[3] por los otros hombres, porque hay en ellos esperanza de arrepentirse, para que lleguen a Dios. Permitidles, pues, al menos por vuestras obras, ser vuestros discípulos. 2. Frente a sus iras, vosotros sed mansos; a sus jactancias, vosotros sed humildes; a sus blasfemias, vosotros mostrad vuestras oraciones; a sus errores, vosotros sed “firmes en la fe”[4]; a su fiereza, vosotros sed apacibles, sin buscar imitarlos. 3. Sed hermanos suyos por la bondad y buscad ser imitadores del Señor: –¿quién ha sido objeto de mayor injusticia? ¿quién más despojado? ¿quién más rechazado?– para que ninguna hierba del diablo se encuentre entre vosotros, sino que en toda pureza y templanza, vosotros permanezcáis en Jesucristo, en la carne y el espíritu.

XVI. No os equivoquéis, hermanos míos: aquellos que corrompen una familia “no heredarán el Reino de Dios”[9]. 2. Así, si los que hacen eso son condenados a muerte, cuánto más aquél que corrompe por su mala doctrina la de de Dios, por la que Jesucristo ha sido crucificado! Aquél que así sea, irá al fuego inextinguible y lo mismo aquél que lo escuchare.

(C. a los Efesios)

San José

joseHoy celebramos el día de San José, un Santo muy querido por mi, por su figura paternal, una figura a imitar por todo aquel que es, o desea ser padre, si la Santísima Virgen Maria le dono su carne a Jesucristo, San José le dono tal vez mucho de su carácter y fortaleza a Nuestro Señor… si queremos saber mas de San José podemos leer un documento que escribió Juan Pablo II acerca de el, llamado REDEMPTORIS CUSTOS, y también podemos visitar ESTA página de corazones.org acerca de el. Sigue leyendo

San Valentín…

Es posible, que el patronazgo de San Valentín sobre el amor humano obedezca al empeño de cristianizar viejas costumbres de matiz pagano, cuya reiteración conmemorativa coincidiera con el aniversario de su martirio, ocurrido hacia el año 270, en la vía Flaminia de Roma, cuando la primavera gusta de anticiparse jubilosamente —un poco franciscanamente aún— y el ciclo de la expectación de la fecundidad se inicia en la naturaleza. Vuelve a los árboles la savia por entonces, inician su regreso las aves y a Roma vuelven —ut viderent Petrum—, en romería, los romeros. Entraban por la puerta Flaminia, que se llamó puerta de San Valentín, porque allí, en recuerdo de su martirio, el papa Julio I —siglo IV— construyó en su honor una basílica… Sigue leyendo

La Santidad….

La Santidad no tiene nada que ver con la imagen popular que todos tienen de ella, los Santos eran personas duras, con fuerte temperamento muchas veces, la diferencia era que luchaban contra ellos mismos, con Dios y por Amor a El y a los demás.

Se decía de San Luis María Grignion de Montfort que tenia un temperamento tan colérico que solo el amor de la Santísima Virgen María le impidió de hospitalizar a alguien a golpes…

San Serafín de Sarov fue un ermitaño que vivió en la profundidad de un bosque plagado de animales salvajes, osos, liebres, lobos, zorros, los cuales se alimentaban de la mano del Santo. Sigue leyendo