Navidad 2008 El Testigo Fiel

Comparto esta bella muestra poética-artística realizada por El Testigo Fiel, para celebrar esta navidad 2008

http://www.eltestigofiel.org/dialogo/publicaciones.php?ide=106

Belén de los pintores

Y la Madre estaba en pasmo
de que tal trueque veía:
el llanto del hombre en Dios,
y en el hombre la alegría,
lo cual del uno y del otro
tan ajeno ser solía.

adoracion-de-los-pastores-balestra

Anuncios

Tu venida, Señor.

Acuérdate, Jesús,

w

de que soy la causa de tu venida,
no me pierdas en aquel día q
tratando de encontrarme, te sentaste fatigado

No por mi espada conquiste la tierra,
ni mi brazo me dio la victoria,
sino que fueron tu diestra y tu brazo,
y la luz de tu rostro, porque me amabas.

¡Buscad a Yahveh y su fuerza,
id tras su rostro sin descanso,
recordad las maravillas que él ha hecho,
sus prodigios y los juicios de su boca!

¡Oh Dios, haznos volver,
y que brille tu rostro, para que seamos salvos!

http://es.youtube.com/watch?v=-C9RbRD64AE

Procrastination

Hace muchos años que Dios tenía que haber ordenado el fin del mundo. No le gusta que los ángeles exterminadores se lo recuerden, porque le entra la mala conciencia, aunque enseguida se olvida. Estuvo varios meses paralizado, pendiente de que un poeta menor encontrase una rima para un soneto, que la tenía en la punta de la lengua. No la encontró y el poeta se pasó al verso libre. Entonces Dios se entusiasmó como un muchacho con unos huevos de petirrojo, allá en la verde Inglaterra. Se le iban los días asomándose al nido para sorprender a los polluelos saliendo del cascarón. Tiene debilidad por los primeros pasos de los niños, y por los de los ancianos. A veces, con el Arcángel San Gabriel, que es su confidente para asuntos del corazón, se ha preguntado si podrá poner la atención requerida en cada agonía cuando mueran todos los seres humanos del mundo a la vez en el Apocalipsis total. Gabriel le contesta que por supuesto, que Él es Él; pero Él dice: “no sé, no sé, mejor ir poco a poco, sobre seguro”. Y se va corriendo, antes de que se le haga tarde, a acompañar a Alberto, que espera a su novia en el portal, como todas las tardes.

http://egmaiquez.blogspot.com/2008/09/procastination.html

Estar con Dios

Vacilación frente al triunfo del mal

¡Qué bueno es Dios para Israel,
para los limpios de corazón!

2 Pero casi se desvían mis pasos,
faltó poco para que diera un traspié,
3 porque tuve envidia de los presuntuosos,
al ver la prosperidad de los malvados.

4 Para ellos no hay sufrimientos,
su cuerpo está sano y robusto;
5 no comparten las penas de los hombres
ni son golpeados como los demás.

6 Por eso, el orgullo es su collar
y la violencia, el manto que los cubre;
7 la malicia se les sale por los poros,
su corazón rebosa de malos propósitos.

8 Se burlan y hablan con maldad;
desde lo alto, amenazan con prepotencia;
9 su boca se insolenta contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.

10 Por eso, el pueblo de Dios se vuelve hacia ellos,
y beben el agua a raudales.
11 Ellos dicen: “¿Acaso Dios lo va a saber?
¿Se va a enterar el Altísimo?”.

12 Así son esos malvados
y, siempre tranquilos, acrecientan sus riquezas.

13 Entonces, ¿en vano mantuve puro mi corazón
y lavé mis manos en señal de inocencia?

14 Porque yo era golpeado todo el día
y cada mañana soportaba mi castigo.

15 Si hubiera dicho: “Voy a hablar como ellos”,
habría traicionado al linaje de tus hijos.

16 Yo reflexionaba, tratando de entenderlo,
pero me resultaba demasiado difícil.

17 ¡Hasta que entré en el Santuario de Dios
y comprendí el fin que les espera!

18 Sí, tú los pones en un terreno resbaladizo
y los precipitas en la ruina.

19 ¡Qué pronto quedan devastados
y acaban consumidos por el horror!

20 Son como un sueño al despertar, Señor:
al levantarte, disipas hasta su imagen.

21 Cuando se agriaba mi corazón
y me torturaba en mi interior,
22 yo era un necio y no comprendía,
era como un animal ante ti.

23 Pero yo estoy siempre contigo,
tú me has tomado de la mano derecha;
24 me guiarás con tu consejo
y después, me recibirás con gloria.

25 ¿A quién sino a ti tengo yo en el cielo?
Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.

26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,
Dios es mi herencia para siempre
y la Roca de mi corazón.

27 Los que se apartan de ti terminan mal,
tú destruyes a los que te son infieles.

28 Mi dicha es estar cerca de Dios:
yo he puesto mi refugio en ti, Señor,
para proclamar todas tus acciones.

Sal 73

***

3 porque tuve envidia de los presuntuosos,
al ver la prosperidad de los malvados.

Cuantas veces no damos este mal paso, este mal pensamiento y planteamiento. Tuve envidia de los arrogantes, de los presuntuosos, de los exitosos, de los que se enriquecen a base de mentiras, los que pecan y parecen divertirse. Como el hermano mayor en la parabola del hijo prodigo que envidiaba la suerte de su hermano que después de desperdiciarlo todo en prostitutas y diversión es acogido con amor y misericordia – ¿No te he servido siempre padre, y que me has dado?, el pensamiento que de fondo nos deja ver, es que este hijo servia al padre por miedo, el tal vez también queria irse a despilfarrar su herencia.. por eso envidia la suerte del que se permitio tal vida.

4 Para ellos no hay sufrimientos,
su cuerpo está sano y robusto;

Aquellos que todo desprecian, y por despreciarlo no pueden amarlo y al no amar no conocen de dolores y sufrimientos , los tendran en lo profundo pero el salmo no llega aun alli, por lo pronto nos deja ver que el prepotente y arrogante no parece sufrir ni dolerse, si no al contrario se ve fuerte y sano.

8 Se burlan y hablan con maldad;
desde lo alto, amenazan con prepotencia;
9 su boca se insolenta contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.

No solo actuan de tal manera si no que se burlan del “bueno” de quien busca la belleza, la verdad y el bien, no temen ni a Dios ni a los hombres, ¿Dios? ¿quien es Dios?, blasfeman al cielo y se jactan en la miel de su palabreria ante los hombres, su poder, su capacidad, su dinero, su arrogancia son su alimento y su presunción.

11 Ellos dicen: “¿Acaso Dios lo va a saber?
¿Se va a enterar el Altísimo?”.

12 Así son esos malvados
y, siempre tranquilos, acrecientan sus riquezas.

Y detras de todo este circo de mundano, se sienten tranquilos.. “en paz” paz anhelada por el corazón humano… y con todo esto ven si riqueza aumentar, su poder despuntar, su placer se expande en extravaganza y voluptuosidad.

13 Entonces, ¿en vano mantuve puro mi corazón
y lavé mis manos en señal de inocencia?

14 Porque yo era golpeado todo el día
y cada mañana soportaba mi castigo.

Y entonces viene el pensamiento… ¿de que sirve todo esto? ¿de que sirve cuidar mis pasos si soy golpeado, de que sirve hacer el bien si soy “castigado”? ¿ de que sirve mantenerme puro si paso pena, enfermedad y dolor…? ¿De que sirven unas manos limpias si vivo en pobreza, si los poderosos se burlan de mi, si se pasean con sus amplios placeres escupiendo al cielo frente a mi, mientras yo recogo las migajas de su orgullo?

15 Si hubiera dicho: “Voy a hablar como ellos”,
habría traicionado al linaje de tus hijos.

16 Yo reflexionaba, tratando de entenderlo,
pero me resultaba demasiado difícil.

Entonces el Salmista da un paso atras “Si hubiera….”, si hubiera hablado como ellos, habria traicionado. El Salmista esta recorriendo su propio pensamiento hasta lo profundo de su corazón, experiencia y sabiduria… Si hubiera terminado en la desesperación y siguiendo los pasos de los arrogantes “Voy a hablar como ellos” hubiera traicionado al linaje de tus hijos.

Traicionar el linaje de tus hijos, que significa traicionar lo que creo, por lo que amo y por lo que vivo… traicionarme a mi mismo.

Pero este pensamiento del corazón no le basta…. “Yo reflexionaba, tratando de entenderlo, pero me resultaba demasiado dificil”  Es decir, ni si quierala fidelidad a lo que cree basta para comprender o sobreponerse a la pregunta ¿De que sirve realmente todo esto? ¿donde esta Dios, tu rostro y tu justicia? Le resultaba dificil comprenderlo. El Salmista no esconde las dificultades por las que pasa un hombre que se planta de frente a la realidad y se pregunta, pregunta, busca.

17 ¡Hasta que entré en el Santuario de Dios
y comprendí el fin que les espera!

Cuando todo parecia terminar en resignación.. en la incapacidad de comprender y de simplemente seguir fiel a eso que se ama sin comprender… resulta la esperanza, el rostro de la esperanza: “Hasta que entre en el Santuario de Dios!”  Entrar en el Santuario de Dios, era adentrarse a la presencia del Señor, a estar en su ignota e incomprensible, pero siempre presente compañia.. era lo mas cercano a contemplarlo. La fidelidad a las tradiciones no bastaron.. hasta que no entro en el Santuario, en la prescencia de Dios COMPRENDIO.

18 Sí, tú los pones en un terreno resbaladizo
y los precipitas en la ruina.

19 ¡Qué pronto quedan devastados
y acaban consumidos por el horror!

Ante la prescencia de Dios, renace la esperanza de la justicia.. “tu los precipitas a la ruina, pronto quedan devastados y consumidos por el horror”, es el canto de victoria de la justicia sobre la injusticia, del verdadero poder sobre el poder mundano, la esperanza de la gloria del bien sobre el mal, de Dios sobre lo que nos destruye.

20 Son como un sueño al despertar, Señor:
al levantarte, disipas hasta su imagen.

21 Cuando se agriaba mi corazón
y me torturaba en mi interior,
22 yo era un necio y no comprendía,
era como un animal ante ti.

Esta enigmatica parte del Salmo es dificil de decifrar… “Son como un sueño al despertar, Señor: al levantarte, disipas hasta su imagen” Dios esta dormido, como si no pudiera entrar en el mundo, esta pero no esta, omnipotente, pero impotente en la cruz… pero al levantarse, disipas hasta su imagen…. borras las tinieblas y las disipas con la gloria de tu amor y verdad.. con tu rostro.

El Salmista recorre su propio pensamiento, se autoanaliza, se pone frente a el mismo y comprende, que mientras se torturaba tratando de encontrar a Dios, de encontrar respuesta a la injusticia vista, ante un corazón roto, confundido entre la envidia de la suerte del malvado y la fidelidad a lo que el es…. se estaba haciendo necio, y no comprendia, se embotaba y era como un animal ante el Señor. ¿Como un aminal? Alguien que se deja llevar, que se arrastra, alguien sin sabiduria, sin comprender la profundidad del corazón de su Fe…..  ¿Y cual es esta Fe…..? el Salmo cierra de la siguiente manera:

23 Pero yo estoy siempre contigo,
tú me has tomado de la mano derecha;
24 me guiarás con tu consejo
y después, me recibirás con gloria.

Los poderosos, los arrogantes, los blasfemos, los embotados por el placer y el dinero, por su propia importancia, los que antes causaban envidia del Salmista han quedado olvidados…  han quedado consumidos por la frase “Yo estoy siempre contigo” Que bien podria decirse a la inversa…. como palabras que Dios nos dirige. Todo ha quedado dicho…. toda duda, toda fidelidad, queda en el corazón de ESTAR con Dios….. lo demás no es si no una descripción de ello.

“Tu me has tomado de la mano derecho, me guiaras con tu consejo”  Dios lo toma de la mano derecha, como un Padre toma la de su hijo pequeño, para guiarlo por la vida, por su juventud y su camino… “Y después me recibiras con gloria” Este caminar juntos termina con el maximo don y felicidad…. ser recibido una vez terminado el camino, con gloria en su propia casa, en el hogar que le pertenece… en estar con Dios por la eternidad.. ese es el paraiso.

25 ¿A quién sino a ti tengo yo en el cielo?
Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.
26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,
Dios es mi herencia para siempre
y la Roca de mi corazón.

“Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra”... este no es un falso espiritualismo, como ya vimos anteriormente, ese “estar con Dios” es ya desde el momento en que entra al Santuario, es ya desde aqui, desde la tierra, donde se vive con El…. “no deseo nada en la tierra” no significa un desprecio a la vida, si no un rechazo a la mundanidad que antes envidiaba del arrogante…. Dios es su único deseo.. su voluntad. “Aun que mi corazón y mi carne se consuman, Dios es mi herencia para siempre y la Roca de mi corazón” Ahora ya no importa el dolor, el sufrimiento, no importa que su carne se consuma, no le importa la ignominia ni las burlas….. Dios es su herencia, lo único que espera obtener de esta vida, es la ROCA de su corazón… es la profunda realidad de lo que llamaba a “no traicionar el linaje de sus hijos”… la verdad detras de la promesas que habia guardado en su corazón era una sola…. “estar con Dios”… esa es la roca, la base, el bastión donde se para su convicción….. ahora VE claramente el rostro de su esperanza y el por que de su Fe.

27 Los que se apartan de ti terminan mal,
tú destruyes a los que te son infieles.
28 Mi dicha es estar cerca de Dios:
yo he puesto mi refugio en ti, Señor,
para proclamar todas tus acciones.

El Salmo termina, ¿como terminan mal los que se apartan de Dios? ¿sera que pierden su poder, su riqueza y sus placeres? Recien el Salmista ha encontrado la verdad de su vida y su felicidad… la compañia de Dios… por lo que los que se apartan de Dios no terminan mal por perder todo lo que los consumio, si no por perder el único bien, la única felicidad, lo que buscamos en las profundidades de nuestro ser… a Dios.

La justicia permanece “tu destruyes a los que te son infieles”

Y se refuerza la esperanza.. “yo he puesto mi refugio en ti, Señor, para proclamar todas tus acciones”  El Salmista comprende que la verdad de su existencia esta en el amor a Dios… en refugiarse en su escucha… Cuando una pareja de personas que se aman la una a la otra, se les pregunta al final de sus vidas ¿Y que fue lo que ganaron después de todo lo que pasaron?…. estar el uno con el otro.. Al final de la vida.. lo único importante es estar o no estar solo…. pero no de cualquier compañia… si no de aquel amor que esta dispuesto a llenar completamente al hombre, aquella compañia que es la roca de toda demás compañia humana….. Al final de la vida, el Cristiano comprende que no se trata de salvarse, no se trata de pertenecer al estrecho numero de elegidos, mientras condenamos a los demás, no se trata de temer el castigo, “el infierno” , no se trata de comerciar con la compañia de Dios “tu me das yo te doy”,  no se trata ni si quiera al final de buscar ya lo mejor para uno, la paz que Dios da, su compañia por que me da felicidad…. se trata al final de la logica y escencia del amor…. que lo único que desea es estar alli, estar aun en la incomprención de quien se ama, aun en su silencio, aun en su aparente desamor…. al final de la vida se es Cristiano por que Dios ha conquistado nuestro corazón.. y entonces si…. como todo amor… “para proclamar todas tus acciones.”   no le queda mas que proclamar lo que ama… hablar de lo que ama…. no le queda mas que estar alli, escuchando y diciendo todo aquello por lo que vive, todo aquello que arrebato su corazón una vez que lo escucho, una vez que vivio ese amor.

CarlosJoséBartoloméSantos

 

Como dijo un poeta

«Ese lunar que tienes, cielito lindo, junto a tu boca…»

Como dijo un poeta… con titulo de teologo:

No es una cosa agradable tener un lunar junto a la boca, un lunar junto a la boca es algo feo, que rompe una proporción, viola una regla, y sin embargo… cuando se puede decir “que tienes junto a tu boca”, la cosa cambia, eso feo se convierte en signo, en identificador e individualizador, y en tanto emerge a través de ese signo algo, en tanto tras el signo hay algo en vez de nada, eso que no es lindo, pasa a ser Bello.. Adc

Bello.. bellizimo.. esa particularidad, esos ojos caídos, tiernos, amantes y sedientos de cariño, esa linda boquita.. esa nariz que apunta a la misma, con ganas de besar, de tanto amar y desear estar juntos, juntitos los dos. No por que no sea hermoso todo eso que tu, amor tienes, no por que no sea una perfección, si no por que todo eso es tuyo, todo eso eres tu también, por eso son signos que me llevan a reconocerte por sobre todas las mujeres, que me llevan a amarte por sobre toda búsqueda de vanidad y vana perfección femenina, que busca por múltiples artificios ocultar o eliminar eso que feo o bello no es algo que les estorbe, si no mas alla.. algo que las dice, las hace misterio y a sus almas cobija. Eso que tanto te disgusta de ti, es lo que mas amo en ti.. lo que me hace quererte a Ti.. por que es tuyo.. eso que al mundo aparece como defecto perfectible, es lo que me hace reconocerte en mis sueños, lo que me hace vislumbrarte en una multitud, lo que me hace encontrarme contigo.. el signo que me muestra hacia tus brazos el camino.

De Carlos

para Alejandra…

Poema y reflexión

Nada más práctico
que encontrar a Dios,
que enamorarse de Él
de manera absoluta
y para siempre.

Lo que amas,
lo que captura tu imaginación
lo afectará todo.

Decidirá
lo que te haga saltar
de la cama en la mañana,
lo que hagas con tus noches,
cómo pases los fines de semana
qué leas, con quién trates,
qué te destroce el corazón,
qué te asombre y llene de gozo
y agradecimiento.

Enamórate
y permanece en el amor;
eso lo decidirá todo.

Pedro Arrupe, SJ.

Tomado de Ululatus Sapiens

El Dolor

Carlos, mi respuesta, y cualquier respuesta, hace agua por todos lados, como en figuras nos mostró en el mar Rojo: unos se salvaron atravesando sin aguas, otros se perdieron tragados por las aguas, otros quedamos salvos sumergiéndonos en las aguas.

¿por qué, Dios, no evitas el dolor? ¿por qué no evitas el dolor del inocente? ¿por qué no evitas también el del culpable? ¿tan vengativo y cruel eres, que sólo sabes mostrar tu Santidad con el dolor de los inocentes y de los culpables? ¿de tan poco valor es tu santidad que un poco de dolor de unos míseros gusanos que no elegimos nacer en este mundo ni en ninguno, la colma y la sacia? ¿por qué? ¿por qué?

¿por qué?

no lo sé, y las respuestas que yo, o cualquiera, puedo dar, están todas con un pestilente tufillo de razón; ¿pero qué haría si no pudiera refugiarme un rato en la razón para armar este puzzle descabellado? ¿acaso “la fe” basta para aceptar sin más tanto absurdo? ¿la fe no viene del mismo dios cuya santidad queda en entredicho por el dolor?

Pero sí, usaré por un rato de la razón, que me la dio también el mismo Dios, para tratar de entender por qué no haces el milagrito “on demande”. Y busco y rebusco entre tus milagros, y veo que eres muy tramposo y muy pillo, que tus milagros sólo muestran poder para los que te aman, que los demás tropiezan y caen porque tus milagros no son nunca milagros estelares, sino pequeños consuelos que aquí y allí, en el silencio de un grupo de creyentes dispuestos a verte, te hacen aparecer, y te dejas ver.

Yo creía que habías hecho un milagro en el Mar Rojo, y otro en la zarza, y otro en Caná… pero ahora veo que no has hecho ningún milagro, como yo imaginaba que debían ser los milagros. Me has hecho un signo, y lo vi, y creí. Pero ese mismo signo, cuando traté de contarlo se han reído… otro día te escucharemos hablar de eso.

Yo creía que eras poderoso al punto de gustarte exhibir tu poder, como los poderosos de este mundo; pero ahora vi que el poder verdadero es el que no se ve ni se siente, que no parece poder, que convoca y da ánimo y fuerzas a los que están bajo el peso de la esclavitud, para que en esa misma esclavitud lleguen a ser ellos mismos poderosos sobre sí mismos.

Ahora veo que el verdadero poder ante el dolor no es preguntarte a ti por qué no lo quitas, sino poder plantarme de cara al dolor y preguntarle: ¿dónde está, Dolor, tu victoria; dónde, Dolor, tu aguijón?

El aguijón del Dolor era la muerte, hasta que quiso más de lo que podía, hasta atreverse a matar al propio Dios… y en ello perdió todo su poder.

Porque a mi hombre viejo le duelen los dolores absurdos, pero mi hombre nuevo ve en ese dolor absurdo como signo de un bautismo extremo en tu muerte. Mi hombre viejo se rebela contra la ineluctable enfermedad de una nena inocente, y mi hombre nuevo espera de esa enfermedad y esa muerte ríos de misteriosa gracia derramándose, como los ríos del Edén, sobre el mundo: de la muerte de Jesús se divide a la muerte de cada inocente, y en cada lugar da como frutos piedras preciosas, porque en cada lugar ese dolor absurdo ya no tiene poder, ya no tiene aguijón, podemos enfrentarlo.

Mi hombre viejo y mi hombre nuevo luchan dentro de mi corazón, el uno con las armas que le dan los argumentos del mundo y la evidencia de los sentidos; el otro, con la dignidad que le da su impotente debilidad, capaz de decir una palabra de gracia, donde el mundo encuentra que no hay nada para decir. Y así tengo el corazón dividido, pero de la grieta de esa división sale una palabra, no un silencio.

Y allí donde hay palabras hay gracia, y hay consuelo, aunque haya dolor. Allí donde hay palabras, y preguntas, y asomos de respuestas (aunque débiles e infantiles), nada puede el único triunfo de la poderosa muerte, que es condenarnos al silencio.

Tal vez por eso al morir diste un fuerte grito. Nadie sabe qué decía ese grito, no era una palabra humana articulada, sin embargo yo creo (mi hombre nuevo cree, el viejo se resiste) que ese grito bendecía al dolor, y bendecía a la muerte, no porque te gustara y no te doliera, sino porque decir y proclamar es tu fuerza, es tu espada, la que sale de tu boca, aguda y punzante como espada de dos filos.

Bendito seas, Dolor, que me dueles y me ayudas a articular una bendición; bendita seas, miseria mía, porque creía que me arratrabas a mi nada y mi aniquilación, pero en ella se me dio una palabra de perdón, y ya no hay más silencio; bendita seas, muerte, porque si ti no hubiera escuchado hablar de la esperanza, no huebiera oído hablar a la Esperanza.

Benditos sean dragones, y montruos, y demonios de siete cabezas y diez cuernos, porque cuando nos golpean con sus colas venenosas, nos empujan al grito, que es el grito de Jesús en la cruz, afirmando la debilidad de Dios, contra todo el falso poder de cualquier poder y de cualquier dolor.

Bendito sea el pecado, que nos mereció tamaña redención.

Abel Della Costa