Oración y rezo

En estas semanas que han sido difíciles, no hay mayor consuelo que la oración, pero ¿que pasa cuando al rezar y orar se siente un vació, cuando no se logra realmente dialogar con Dios?. Intente con el Padre Nuestro, el Ave Maria, el Rosario y simplemente… nada.

Entonces, en el momento culminante de mi desesperación y soledad se me vino una “frasesita” que recuerdo de hace mucho de un viejo canto en latin: «mihi quoque spem dedisti» “A mi también me diste esperanza” y de repente, el torrente de la oración se hizo posible y fue abierto por ese pequeño verso, que a su vez me recordó de lo que trata todo el canto, me refiero al Dies Irae.

Pero mi reflexión va mas bien enfocada al hecho de que me parece que el centrarse solo en el Padre Nuestro y el Ave Maria y el Rosario, puede llegar a limitar los momentos de oración.

Toda la Biblia es un canto y un salmo que nos ponen en dirección a encontrar las palabras para comenzar un dialogo con Dios. No dudo de la espiritualidad de los hombres que rezan el rosario todos los días, pero habemos otro tipo de personas que eso no es suficiente para lograr “entrar” allí delante del santo, santo santo.

Rescatar la poesía de los salmos y otros cantos religiosos con toda esa profundidad humana frente a Dios, es algo que deberíamos de hacer. De la misma manera en que Jesucristo nunca nos dio formulas para hacer las cosas, tampoco dejo el Padre nuestro como única manera de rezar, ¿cuentas veces el rezo se convierte en simple balbuceo repetitivo y no en una manera de ponerse de frente a Dios?…. Los rezos son bellisimos, cuando disponen el corazón a ir mas alla… son solo aperitivos que nos ponen de frente y en compañía de Aquel que nos busca.

Recuerda, Jesús piadoso,
que fui causa de tu camino:
no me pierdas aquel Día.

Tratando de encontrarme, te sentaste fatigado;
me redimiste, padeciendo en la cruz:
¡tanto trabajo no sea inútil!

Tu, que absolviste a María
y que escuchaste al ladrón,
también a mí me has dado esperanza.

Ruego suplicante y de rodillas,
el corazón contrito, como en cenizas:
¡Lleva tú el cuidado de mi fin!

Procrastination

Hace muchos años que Dios tenía que haber ordenado el fin del mundo. No le gusta que los ángeles exterminadores se lo recuerden, porque le entra la mala conciencia, aunque enseguida se olvida. Estuvo varios meses paralizado, pendiente de que un poeta menor encontrase una rima para un soneto, que la tenía en la punta de la lengua. No la encontró y el poeta se pasó al verso libre. Entonces Dios se entusiasmó como un muchacho con unos huevos de petirrojo, allá en la verde Inglaterra. Se le iban los días asomándose al nido para sorprender a los polluelos saliendo del cascarón. Tiene debilidad por los primeros pasos de los niños, y por los de los ancianos. A veces, con el Arcángel San Gabriel, que es su confidente para asuntos del corazón, se ha preguntado si podrá poner la atención requerida en cada agonía cuando mueran todos los seres humanos del mundo a la vez en el Apocalipsis total. Gabriel le contesta que por supuesto, que Él es Él; pero Él dice: “no sé, no sé, mejor ir poco a poco, sobre seguro”. Y se va corriendo, antes de que se le haga tarde, a acompañar a Alberto, que espera a su novia en el portal, como todas las tardes.

http://egmaiquez.blogspot.com/2008/09/procastination.html

Domingo de Resurrección

24resur-copy.jpg

Meditación y Oración de la Pascua de Resurrección

La Oración — CUARESMA

csHoy nos dice el Papa que la oración es cuestión de vida o muerte.. pero ¿por que? ¿que es la oración?
 
Confieso que en mis primeros estudios del Cristianismo y conforme leia mas acerca del mismo, la cuestión de la oración me costaba entenderla. Pero esto era por que tendia a hacer de Dios un ‘idolo’ inmanente que simplemente siempre esta alli.
 
La oración no es cuestión de Padres Nuestros y aves Marias, de hecho eso es rezar, no orar. Si alguien me preguntara ¿cual es la importancia de hablar con mi esposa, novia, padre, madre, hermano, amigo? probablemente levantaría el entrecejo pensando «¿Es en serio lo que me preguntas?» Y sin embargo cuando se trata de la oración, no creemos que sea tan obvia la necesidad.
 
En una generación despersonalizada y enajenada, se ha perdido lo básico de humanidad y sentido común que nuestros padres y abuelos tenian. La necesidad de hablar con Dios esta inscrita en el mismo tipo de necesidad de hablar con quien tenemos una relación, amorosa o filial, de pareja, de padres, de amigos, de hermanos.
 
La necesidad de expresarnos, sea con gestos, con palabras, con lagrimas, con enojos, con las personas que amamos y nos aman es tal que no podríamos vivir sin estas. Las relaciones su fundan y se basan en la comunicación y el recuerdo… ¿pero que recordamos si no aquello que dijimos y nos dijeron?
 
Hablar con Dios es orar.. orar es hablar con Dios, como se habla con el papá, o el amigo, o el cónyuge. Mucha gente espera en la noche para decir un par de Padres Nuestros y un Ave Maria… ¿cuantas relaciones pueden ser sostenidas por un monologo repetitivo sin mayor atención?
 
Hablar con Dios es hablar de todo y en todo tiempo, del clima, de mis preocupaciones, de mis alegrías, de mis gustos, de mis obstáculos, de mis sueños, orar es compartir, penas y gozos. Jamás se me va a olvidar cuando escuche a la Madre Angélica (EWTN) decir que cada vez que se compraba un par de zapatos nuevos se los mostraba al Señor. ¿Pero que Dios no todo lo ve? Claro… ¿Que tu esposa no sabe que la amas? Si, pero requiere que se lo repitas todos los días… esos detalles con Dios son iguales, el hecho de que sea omnipresente, omnipotente y tantos otros atributos no es en menoscabo de su SER PERSONA, eso lo demostro desde su revelación a Israel hasta su encarnación.
 
Pero Hablar no es solo un monologo, es también ESCUCHAR, no se trata de solo llenar a Dios de nosotros, si no llenarnos nosotros de Dios, ya que El esta pronto a querer ser escuchado también… tan es asi que al Verbo se le llama también Palabra, y la Biblia es el constante dialogo entre Dios y el hombre, entre el hombre y Dios. Dios tiene mucho que decirnos, acerca de la vida, de quien es El, de quienes somos nosotros, de lo que es el sentido de la vida, y hasta de cosas mundanas, por que no hay nada en la vida del hombre que sea mundano cuando es compartido con Dios y aceptado por El. Muchas personas tienen mas conocimiento y sabiduria de escuchar a Dios, que de leer todos los libros de teologia del mundo… solo observen a los Santos.
 
Que mayor gozo que poder hablar con el Señor, el Creador de todo lo existene, con nuestro Padre, ¿que Persona puede ser mas infinitamente cautivadora que el enorme, monumental ‘pedazo’ -disculpen el vocabulario poco sacro pero no puedo dejar de emocionarme- de Dios que tenemos…… un Dios tan magnificiente, tan grande, mas grande que lo mas grande, que tuvo el coraje, el humor, el amor, y no se que tantos mas adjetivos se le puedan adjudicar, para realizar la revelación, la encarnación y la cruficixion… un Dios asi, no puede ser, si no el misterio mas grande del que urge conocer… y Dios habla, pero mientras mas habla, con mas sed nos deja… de esa que no se apaga hasta que no lo veamos cara a cara.
 
¿Y tiene algo de malo los Padres Nuestros y las Aves Marias? No, de hecho creo que deberian de existir ‘rezos’ para referirnos a relaciones ‘humanas tambien’ algo asi como un ‘Padre terrenal mio’ y un ‘Madrecita querida’ ¿Por que? Por que estos rezos nos ayudan a RECORDAR quien es de Quien hablamos y quienes somos nosotros, y nuestra relación mutua.
 
Cuando rezo un Padre Nuestro con atención, mi mente se va enfocando en Dios Padre, va recordando Quien es El, y quien soy yo para El… y entonces en ese recordar, estoy listo para orar mejor…. de la misma manera el Ave Maria y otras tantas oraciones y rezos que existen. ¿Por que digo que también deberia haber su contraparte en las relaciones terrenales? Lo digo por que uno de los mas grandes defectos del ser humanos es el de OLVIDAR las cosas… olvidamos a quien amamos, olvidamos por que amamos, olvidamos quienes somos, olvidamos con quien hablamos, y por eso nos enojamos, faltamos al respeto, adulteramos y luego lloramos… Si recordaramos todos los dias con quien estamos amaneciendo, quien fue y es nuestro padre, quien nos ama, a quien amamos, el por que vivimos, el por que luchamos… en fin, el SENTIDO de todo lo que somos y hacemos.. viviriamos de otra manera.
 
Asi el rezar una oración ya establecida no es una formula magica, si no que es aquella canción que nos recuerda nuestra boda, o que nos recuerda a nuestro padre, o madre, o aquel dia y aquel momento, … es lo que nos recuerda Quien es Dios y quienes somos nosotros.. y que hay entre nosotros, para partiendo de alli, nos abramos en confianza con Aquel Dios… no cualquiera… si no NUESTRO DIOS, y PADRE… no en la noche, si no a toda hora del dia, no para LLORARLE si no para dejar que Dios llore tambien, no para pedirle, si no para dejar que Dios nos pida también, no solo para contarle nuestras cosas, si no para que El nos cuente las suyas… ¿que pueblo se puede jactar de tener un Dios asi, que ateo se puede jactar de ser ‘revolucionario’, ‘diferente’ ‘reaccionario’, cuando el grito de Jesús en la Cruz “Dios mio, Dios mio por que me has abandonado” es mas potente que todas las voces ateas de todos los siglos, mas revolucionario que todas las filosofías que se puedan concebir.. ese es nuestro Dios… y muchos se lo están perdiendo.

“Solo Dios me conoce, y eso me basta”.. la necesidad de hablar -Orar- con Dios no acaba en nuestra relación con El como amigo, y Padre, si no que también tiene su significado en que El es nuestro Señor y nuestro Creador.. el sabe quienes somos, de alli la necesidad constante de dirigirnos a El por alivio, guia.. no solamente eso, si no que El nos ama mas que ningun otro amor en el mundo, El nos creo y concibio con amor desde antes que estuvieramos si quiera en la mente de nuestros padres, por eso el hablar con El es de vital importancia.. solo en El nos reconocemos hombres, solo en relación a El, podemos saber quienes somos y que hacemos aqui.. y al final ¿debe de existir mil razones para hablar con quien amamos y nos ama, con un Dios como el nuestro?…
Carlos José Bartolomé Santos

Karl Rahner y la Oración

screenshot1.jpg‘Lo enorme de esta experiencia, que todo lo centra en una especie de temblor, es lo siguiente: yo puedo dirigirme hacia ese secreto o Misterio que todo lo abarca, que todo lo lleva y todo lo penetra, que se distancia de todo y, sin embargo, lo asume todo consigo; yo puedo invocarle, puedo orar. Yo sé que cuando viene a realizarse ese encuentro orante, ello se debe una vez más a la acción de ese mismo Misterio. Más aún, este Misterio actúa de tal forma que, cuando yo me encuentro ante él, siendo distinto él, introducido en mi propia realidad, cuando yo me entrego a él, no me pierdo, sino que, por el contrario, vengo a convertirme en alguien que participa de este Misterio infinito. Yo experimento (a través de eso que nosotros, los cristianos, llamamos gracia) que este Misterio, para ser él mismo, no necesita alejarse de mí en una distancia infinita, sino que, al contrario, él mismo se entrega a nosotros, para nuestra plenitud.
A los cristianos les resulta prohibido (en una prohibición que ha de tomarse totalmente en serio) contentarse con algo que sea menor que la infinita plenitud de Dios, les está prohibido instalarse en lo finito de un modo definitivo y feliz, contentándose con la estrechez, pensando, con una modestia mentirosa, que Dios no puede tomar en serio a esta criatura finita que somos nosotros, aunque estemos lastrados por mil condicionamientos. Esto significa no sólo que el mundo ha empezado a encontrarse a sí mismo en el hombre (empezando por mi causa a ser también de otra manera), sino que Dios ha comenzado también a venir al hombre y el hombre a ir hacia Dios.’

Karl Rahner, SJ.

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

isaias.jpg

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

VATICANO, 07 Feb. 08 / 09:54 am (ACI).- El Papa Benedicto XVI destacó que “sin la dimensión de la oración, el yo humano termina por encerrarse en sí mismo, y la conciencia, que tendría que ser eco de la voz de Dios, corre el riesgo de reducirse al espejo del yo”, en su homilía de la Misa por Miércoles de Ceniza celebrada ayer en la Basílica de Santa Sabina en Roma.

Tras precisar que este encerrarse en sí mismo, lleva a un ” coloquio interior (que) se convierte en un monólogo, dando lugar a miles de auto-justificaciones”, el Papa destacó que “precisamente porque invita a la oración, a la penitencia y al ayuno, la Cuaresma constituye una ocasión providencial para hacer más viva y sólida nuestra esperanza”.

Luego de explicar que la oración “es la primera y principal ‘arma’ para afrontar victoriosamente la lucha contra el espíritu del mal”, el Santo Padre subrayó que “la oración, por tanto, es garantía de apertura a los demás: quien se hace libre para Dios y sus exigencias, se abre al otro, al hermano que llama a la puerta de su corazón y pide ser escuchado, atención, perdón, a veces corrección, pero siempre en la caridad fraterna”.

“La verdadera oración nunca es egocéntrica, sino que siempre está centrada en el otro. Es el motor del mundo, porque lo mantiene abierto a Dios y por ello, sin oración no hay esperanza, sólo existe ilusión”.

“No es la presencia de Dios lo que aliena al hombre, sino su ausencia. Sin el verdadero Dios, Padre del Señor Jesucristo, las esperanzas se convierten en ilusiones que inducen a evadirse de la realidad”, precisó el Pontífice.

Benedicto XVI indicó que “el ayuno y la limosna, unidos armónicamente con la oración, también pueden ser considerados lugares de aprendizaje y ejercicio de la esperanza cristiana”. “Gracias a la acción conjunta de la oración, el ayuno y la limosna, la Cuaresma forma a los cristianos para que sean hombres y mujeres de esperanza, siguiendo el ejemplo de lo santos”, añadió.

Al hablar del sufrimiento, el Papa recordó que Cristo “sufrió por la verdad y la justicia, trayendo a la historia de los seres humanos el evangelio del sufrimiento, que es la otra cara del evangelio del amor. Dios no puede padecer, pero puede y quiere com-padecer” “Cuanto más grande es la esperanza que nos anima, mayor es la capacidad de sufrir por amor a la verdad y al bien, ofreciendo con alegría las pequeñas y grandes fatigas de cada día, de modo que participen del gran com-padecer de Cristo”, agregó.

Tras recordar que en estos días se celebra el 150º aniversario de las apariciones de la Virgen de Lourdes, el Papa terminó invitando a “meditar en el misterio del compartir de María los dolores de la humanidad”.

Antes de la Eucaristía, en la Iglesia de San Anselmo hubo un momento de oración, al que siguió una procesión penitencial hasta la basílica de Santa Sabina, en la que participaron cardenales, arzobispos, obispos, los monjes benedictinos de San Anselmo, los padres dominicos de Santa Sabina y algunos fieles laicos.

AciPrensa

La oración

“Si quieres sufrir con paciencia las adversidades y miserias de esta vida, sé hombre de oración.

Si quieres alcanzar virtud y fortaleza para vencer las tentaciones del enemigo, sé hombre de oración.

Si quieres mortificar tu propia voluntad con todas sus aficiones y deseos, sé hombre de oración.

Si quieres vivir alegremente, y caminar con suavidad por el camino de la penitencia y del trabajo, sé hombre de oración.

Si quieres alejar de tu ánima las moscas importunas de los vanos pensamientos y cuidados, sé hombre de oración…

Finalmente, si quieres desarraigar del ánima todos los vicios y plantar en su lugar las plantas de las virtudes, sé hombre de oración. Porque en ella se recibe unción y gracias del Espíritu Santo, la cual enseña al hombre todas las cosas”.

San Buenaventura

Estar con Dios

Vacilación frente al triunfo del mal

¡Qué bueno es Dios para Israel,
para los limpios de corazón!

2 Pero casi se desvían mis pasos,
faltó poco para que diera un traspié,
3 porque tuve envidia de los presuntuosos,
al ver la prosperidad de los malvados.

4 Para ellos no hay sufrimientos,
su cuerpo está sano y robusto;
5 no comparten las penas de los hombres
ni son golpeados como los demás.

6 Por eso, el orgullo es su collar
y la violencia, el manto que los cubre;
7 la malicia se les sale por los poros,
su corazón rebosa de malos propósitos.

8 Se burlan y hablan con maldad;
desde lo alto, amenazan con prepotencia;
9 su boca se insolenta contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.

10 Por eso, el pueblo de Dios se vuelve hacia ellos,
y beben el agua a raudales.
11 Ellos dicen: “¿Acaso Dios lo va a saber?
¿Se va a enterar el Altísimo?”.

12 Así son esos malvados
y, siempre tranquilos, acrecientan sus riquezas.

13 Entonces, ¿en vano mantuve puro mi corazón
y lavé mis manos en señal de inocencia?

14 Porque yo era golpeado todo el día
y cada mañana soportaba mi castigo.

15 Si hubiera dicho: “Voy a hablar como ellos”,
habría traicionado al linaje de tus hijos.

16 Yo reflexionaba, tratando de entenderlo,
pero me resultaba demasiado difícil.

17 ¡Hasta que entré en el Santuario de Dios
y comprendí el fin que les espera!

18 Sí, tú los pones en un terreno resbaladizo
y los precipitas en la ruina.

19 ¡Qué pronto quedan devastados
y acaban consumidos por el horror!

20 Son como un sueño al despertar, Señor:
al levantarte, disipas hasta su imagen.

21 Cuando se agriaba mi corazón
y me torturaba en mi interior,
22 yo era un necio y no comprendía,
era como un animal ante ti.

23 Pero yo estoy siempre contigo,
tú me has tomado de la mano derecha;
24 me guiarás con tu consejo
y después, me recibirás con gloria.

25 ¿A quién sino a ti tengo yo en el cielo?
Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.

26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,
Dios es mi herencia para siempre
y la Roca de mi corazón.

27 Los que se apartan de ti terminan mal,
tú destruyes a los que te son infieles.

28 Mi dicha es estar cerca de Dios:
yo he puesto mi refugio en ti, Señor,
para proclamar todas tus acciones.

Sal 73

***

3 porque tuve envidia de los presuntuosos,
al ver la prosperidad de los malvados.

Cuantas veces no damos este mal paso, este mal pensamiento y planteamiento. Tuve envidia de los arrogantes, de los presuntuosos, de los exitosos, de los que se enriquecen a base de mentiras, los que pecan y parecen divertirse. Como el hermano mayor en la parabola del hijo prodigo que envidiaba la suerte de su hermano que después de desperdiciarlo todo en prostitutas y diversión es acogido con amor y misericordia – ¿No te he servido siempre padre, y que me has dado?, el pensamiento que de fondo nos deja ver, es que este hijo servia al padre por miedo, el tal vez también queria irse a despilfarrar su herencia.. por eso envidia la suerte del que se permitio tal vida.

4 Para ellos no hay sufrimientos,
su cuerpo está sano y robusto;

Aquellos que todo desprecian, y por despreciarlo no pueden amarlo y al no amar no conocen de dolores y sufrimientos , los tendran en lo profundo pero el salmo no llega aun alli, por lo pronto nos deja ver que el prepotente y arrogante no parece sufrir ni dolerse, si no al contrario se ve fuerte y sano.

8 Se burlan y hablan con maldad;
desde lo alto, amenazan con prepotencia;
9 su boca se insolenta contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.

No solo actuan de tal manera si no que se burlan del “bueno” de quien busca la belleza, la verdad y el bien, no temen ni a Dios ni a los hombres, ¿Dios? ¿quien es Dios?, blasfeman al cielo y se jactan en la miel de su palabreria ante los hombres, su poder, su capacidad, su dinero, su arrogancia son su alimento y su presunción.

11 Ellos dicen: “¿Acaso Dios lo va a saber?
¿Se va a enterar el Altísimo?”.

12 Así son esos malvados
y, siempre tranquilos, acrecientan sus riquezas.

Y detras de todo este circo de mundano, se sienten tranquilos.. “en paz” paz anhelada por el corazón humano… y con todo esto ven si riqueza aumentar, su poder despuntar, su placer se expande en extravaganza y voluptuosidad.

13 Entonces, ¿en vano mantuve puro mi corazón
y lavé mis manos en señal de inocencia?

14 Porque yo era golpeado todo el día
y cada mañana soportaba mi castigo.

Y entonces viene el pensamiento… ¿de que sirve todo esto? ¿de que sirve cuidar mis pasos si soy golpeado, de que sirve hacer el bien si soy “castigado”? ¿ de que sirve mantenerme puro si paso pena, enfermedad y dolor…? ¿De que sirven unas manos limpias si vivo en pobreza, si los poderosos se burlan de mi, si se pasean con sus amplios placeres escupiendo al cielo frente a mi, mientras yo recogo las migajas de su orgullo?

15 Si hubiera dicho: “Voy a hablar como ellos”,
habría traicionado al linaje de tus hijos.

16 Yo reflexionaba, tratando de entenderlo,
pero me resultaba demasiado difícil.

Entonces el Salmista da un paso atras “Si hubiera….”, si hubiera hablado como ellos, habria traicionado. El Salmista esta recorriendo su propio pensamiento hasta lo profundo de su corazón, experiencia y sabiduria… Si hubiera terminado en la desesperación y siguiendo los pasos de los arrogantes “Voy a hablar como ellos” hubiera traicionado al linaje de tus hijos.

Traicionar el linaje de tus hijos, que significa traicionar lo que creo, por lo que amo y por lo que vivo… traicionarme a mi mismo.

Pero este pensamiento del corazón no le basta…. “Yo reflexionaba, tratando de entenderlo, pero me resultaba demasiado dificil”  Es decir, ni si quierala fidelidad a lo que cree basta para comprender o sobreponerse a la pregunta ¿De que sirve realmente todo esto? ¿donde esta Dios, tu rostro y tu justicia? Le resultaba dificil comprenderlo. El Salmista no esconde las dificultades por las que pasa un hombre que se planta de frente a la realidad y se pregunta, pregunta, busca.

17 ¡Hasta que entré en el Santuario de Dios
y comprendí el fin que les espera!

Cuando todo parecia terminar en resignación.. en la incapacidad de comprender y de simplemente seguir fiel a eso que se ama sin comprender… resulta la esperanza, el rostro de la esperanza: “Hasta que entre en el Santuario de Dios!”  Entrar en el Santuario de Dios, era adentrarse a la presencia del Señor, a estar en su ignota e incomprensible, pero siempre presente compañia.. era lo mas cercano a contemplarlo. La fidelidad a las tradiciones no bastaron.. hasta que no entro en el Santuario, en la prescencia de Dios COMPRENDIO.

18 Sí, tú los pones en un terreno resbaladizo
y los precipitas en la ruina.

19 ¡Qué pronto quedan devastados
y acaban consumidos por el horror!

Ante la prescencia de Dios, renace la esperanza de la justicia.. “tu los precipitas a la ruina, pronto quedan devastados y consumidos por el horror”, es el canto de victoria de la justicia sobre la injusticia, del verdadero poder sobre el poder mundano, la esperanza de la gloria del bien sobre el mal, de Dios sobre lo que nos destruye.

20 Son como un sueño al despertar, Señor:
al levantarte, disipas hasta su imagen.

21 Cuando se agriaba mi corazón
y me torturaba en mi interior,
22 yo era un necio y no comprendía,
era como un animal ante ti.

Esta enigmatica parte del Salmo es dificil de decifrar… “Son como un sueño al despertar, Señor: al levantarte, disipas hasta su imagen” Dios esta dormido, como si no pudiera entrar en el mundo, esta pero no esta, omnipotente, pero impotente en la cruz… pero al levantarse, disipas hasta su imagen…. borras las tinieblas y las disipas con la gloria de tu amor y verdad.. con tu rostro.

El Salmista recorre su propio pensamiento, se autoanaliza, se pone frente a el mismo y comprende, que mientras se torturaba tratando de encontrar a Dios, de encontrar respuesta a la injusticia vista, ante un corazón roto, confundido entre la envidia de la suerte del malvado y la fidelidad a lo que el es…. se estaba haciendo necio, y no comprendia, se embotaba y era como un animal ante el Señor. ¿Como un aminal? Alguien que se deja llevar, que se arrastra, alguien sin sabiduria, sin comprender la profundidad del corazón de su Fe…..  ¿Y cual es esta Fe…..? el Salmo cierra de la siguiente manera:

23 Pero yo estoy siempre contigo,
tú me has tomado de la mano derecha;
24 me guiarás con tu consejo
y después, me recibirás con gloria.

Los poderosos, los arrogantes, los blasfemos, los embotados por el placer y el dinero, por su propia importancia, los que antes causaban envidia del Salmista han quedado olvidados…  han quedado consumidos por la frase “Yo estoy siempre contigo” Que bien podria decirse a la inversa…. como palabras que Dios nos dirige. Todo ha quedado dicho…. toda duda, toda fidelidad, queda en el corazón de ESTAR con Dios….. lo demás no es si no una descripción de ello.

“Tu me has tomado de la mano derecho, me guiaras con tu consejo”  Dios lo toma de la mano derecha, como un Padre toma la de su hijo pequeño, para guiarlo por la vida, por su juventud y su camino… “Y después me recibiras con gloria” Este caminar juntos termina con el maximo don y felicidad…. ser recibido una vez terminado el camino, con gloria en su propia casa, en el hogar que le pertenece… en estar con Dios por la eternidad.. ese es el paraiso.

25 ¿A quién sino a ti tengo yo en el cielo?
Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.
26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,
Dios es mi herencia para siempre
y la Roca de mi corazón.

“Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra”... este no es un falso espiritualismo, como ya vimos anteriormente, ese “estar con Dios” es ya desde el momento en que entra al Santuario, es ya desde aqui, desde la tierra, donde se vive con El…. “no deseo nada en la tierra” no significa un desprecio a la vida, si no un rechazo a la mundanidad que antes envidiaba del arrogante…. Dios es su único deseo.. su voluntad. “Aun que mi corazón y mi carne se consuman, Dios es mi herencia para siempre y la Roca de mi corazón” Ahora ya no importa el dolor, el sufrimiento, no importa que su carne se consuma, no le importa la ignominia ni las burlas….. Dios es su herencia, lo único que espera obtener de esta vida, es la ROCA de su corazón… es la profunda realidad de lo que llamaba a “no traicionar el linaje de sus hijos”… la verdad detras de la promesas que habia guardado en su corazón era una sola…. “estar con Dios”… esa es la roca, la base, el bastión donde se para su convicción….. ahora VE claramente el rostro de su esperanza y el por que de su Fe.

27 Los que se apartan de ti terminan mal,
tú destruyes a los que te son infieles.
28 Mi dicha es estar cerca de Dios:
yo he puesto mi refugio en ti, Señor,
para proclamar todas tus acciones.

El Salmo termina, ¿como terminan mal los que se apartan de Dios? ¿sera que pierden su poder, su riqueza y sus placeres? Recien el Salmista ha encontrado la verdad de su vida y su felicidad… la compañia de Dios… por lo que los que se apartan de Dios no terminan mal por perder todo lo que los consumio, si no por perder el único bien, la única felicidad, lo que buscamos en las profundidades de nuestro ser… a Dios.

La justicia permanece “tu destruyes a los que te son infieles”

Y se refuerza la esperanza.. “yo he puesto mi refugio en ti, Señor, para proclamar todas tus acciones”  El Salmista comprende que la verdad de su existencia esta en el amor a Dios… en refugiarse en su escucha… Cuando una pareja de personas que se aman la una a la otra, se les pregunta al final de sus vidas ¿Y que fue lo que ganaron después de todo lo que pasaron?…. estar el uno con el otro.. Al final de la vida.. lo único importante es estar o no estar solo…. pero no de cualquier compañia… si no de aquel amor que esta dispuesto a llenar completamente al hombre, aquella compañia que es la roca de toda demás compañia humana….. Al final de la vida, el Cristiano comprende que no se trata de salvarse, no se trata de pertenecer al estrecho numero de elegidos, mientras condenamos a los demás, no se trata de temer el castigo, “el infierno” , no se trata de comerciar con la compañia de Dios “tu me das yo te doy”,  no se trata ni si quiera al final de buscar ya lo mejor para uno, la paz que Dios da, su compañia por que me da felicidad…. se trata al final de la logica y escencia del amor…. que lo único que desea es estar alli, estar aun en la incomprención de quien se ama, aun en su silencio, aun en su aparente desamor…. al final de la vida se es Cristiano por que Dios ha conquistado nuestro corazón.. y entonces si…. como todo amor… “para proclamar todas tus acciones.”   no le queda mas que proclamar lo que ama… hablar de lo que ama…. no le queda mas que estar alli, escuchando y diciendo todo aquello por lo que vive, todo aquello que arrebato su corazón una vez que lo escucho, una vez que vivio ese amor.

CarlosJoséBartoloméSantos

 

La Oración, por Abel

csYo creo que visto desde un punto de vista racional, digamos: partiendo de un concepto de Dios, la oración es injustificable e inútil… a lo sumo sólo nos sirve a nosotros mismos, y tiene por lo tanto un valor meramente psicológico.

Pero el concepto de Dios es muy pequeño respecto de lo que es Dios, que sólo lo podemos conocer en una experiencia de Dios. Si yo quisiera transmitirle a alguien qué cosa son mis amigos, podría sin ninguna duda dar un concepto de ellos, pero en realidad lo que verdaderamente son ellos sólo lo pueden saber los demás si hacen una experiencia de comunión con mis amigos.

Me parece que no hay ninguna experiencia de comunión que no sea en y por las palabras que decimos y escuchamos, hablándole al otro de tú, y recibiendo el “tú” del otro. Uno pensaría espontáneamente que hay gestos que exceden las palabras, o que “una imagen (o un gesto) vale más que mil palabras”… pero creo que es un espejismo. El gesto de comer con otro, por ejemplo, está ligado a que entre bocado y bocado haya una palabra. Se puede estar en un restaurante comiendo con (es decir, rodeado de) decenas de otros seres humanos, sin que haya una experiencia de comunión, porque precisamente falta lo que hace del comer junto a otros un comer en común: el decir al otro “quieres más?”, pongamos por caso.

¿Hay que ir a la oración sin egoísmo? No sé, me parece que la oración misma, en tanto es hablar y escuchar, rompe el egoísmo. La palabra humana es nuestra vacuna contra el egoísmo: al dirigirse a otro colocándolo en el horizonte del “tú”, rompe la exclusividad de mi mundo, que ya no lo abarca todo, porque allí hay un tú que lo excede, que me queda fuera.

Quizás no es importante lo que le digamos a Dios, porque ya lo sabe todo de nosotros, y conoce nuestras necesidades, pero ¿de qué le hablaría sino de lo que me preocupa y forma mi pequeño problemático mundo? es sólo que en ese hablarle mi mundo problemático, que lo abarcaba todo, se me vuelve pequeño, excedido por él, que es mi “tú”, y entonces mi mundo ya no lo abarca todo.

Jesús nos hace un lindo “chiste” con el Padrenuestro, nos dice:

No seáis como ellos [los gentiles], porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo. Vosotros, pues, orad así…

¡Y resulta que nos enseña una oración que consiste en pedir todo aquello que el Padre sabe que necesitamos!

O sea que el problema de “los gentiles” no consiste en que piden, sino en que no piden, porque quien pide ya ha salido de sí mismo para decir: “yo necesito de ti”; el problema de estos “gentiles” es que “se figuran que por su palabrerío van a ser escuchados. Pongo el acento en el “su” palabrerío: tan ocupados en hablar y mostrarse a sí mismos que hablan, que dejan de lado que el pedir es necesitar, carecer, perder las palabras.

Paradójico, ¿no?: el palabrerío es lo contrario de hablar, y callarse en espera, dejando espacio a que una palabra venga, es hablar. Pero callarse demasiado so pretexto de que total Dios ya sabe de nosotros, es perder la provisoriedad de las palabras. Humorista como era, Jesús no temió comparar a Dios con el juez inicuo que ni teme a Dios ni respeta a los hombres, pero que el reclamo incesante de la viuda lo hace ponerse a actuar… ¿y no es parloteo lo de la viuda? ¿acaso no sabe el juez lo que la viuda necesita antes de que ella se lo pida? ¿acaso lo que ella le pide al juez no es parte de lo que el juez debería hacer de todos modos?

A mí, la idea de que Dios no necesite que nosotros le digamos las cosas me suena un poco abstracta… el Dios pensado no necesita de nuestras palabras; el Dios que está fuera de mí sí necesita de mis palabras, y yo de las de Él… ¿por qué? ¡ah, qué sé yo! porque él lo dice… será tal vez que desde toda la eternidad se encarna, y que encarnarse es tener una experiencia humana del amor, de un amor que se hace siempre hablando.

Un abrazo

Abel

Buscad su rostro…

El fin de toda oracion, de toda lectura biblica, de cada Eucaristía, no es el conocimiento, ni la Fe, ni la comunión, si no la contemplación.. la mas alta forma de comunión y entrega, por que de la contemplación del Amor de Dios nace el deseo de amar como El, el deseo de entregarse, nace todo por lo que somos Cristianos.

Lo que nos hace Cristianos no son un cumulo de actos, si no la incesante búsqueda por el rostro del Señor, la Santidad crece cuanto nuestro enamoramiento por la belleza de Jesús se ensancha en un abrazo que contiene la cruz, como la esperanza de que el amor engendra eternidad, de que en el silencio Dios mismo grita su abandono, que en la muerte, en el hades, Jesús mismo esta.. ha descendido.

LA manera en como llegamos a conocer a Dios, es contemplado su Ser Dios en Jesús, su Ser Padre, su Ser Hijo, su ser Espiritu de verdad. Sigue leyendo

Una pequeña historia

Cuentan que el viejo sufí Bayacid decía a sus discípulos: «Cuando yo era joven, era revolucionario, y mi oración consistía en decirle a Dios: “Dame fuerzas para cambiar el mundo.” Pero más tarde, a medida que me fui haciendo adulto, me di cuenta de que no había cambiado ni una sola alma. Entonces mi oración empezó a ser: ” Señor, dame la gracia de transformar a los que estén en contacto conmigo, aunque sólo sea a mi familia.” Y, ahora, que soy viejo, empiezo a entender lo estúpido que he sido. Y mi única oración es ésta: ” Señor, dame la gracia de cambiarme a mi mismo.” Y pienso que si yo hubiera orado así desde el principio, no habría malgastado mi vida.»

Oración del dia

Que las vidas de los que amo estén siempre arropadas en tu voluntad, que no se desvíen ni a la izquierda ni a la derecha, no permitas que su libertad pase por decisiones sin antes haber sido iluminados por tu guía, no dejes que se olviden de ti, cuida tu pues su vida y su fin.

CJBS

Poema y reflexión

Nada más práctico
que encontrar a Dios,
que enamorarse de Él
de manera absoluta
y para siempre.

Lo que amas,
lo que captura tu imaginación
lo afectará todo.

Decidirá
lo que te haga saltar
de la cama en la mañana,
lo que hagas con tus noches,
cómo pases los fines de semana
qué leas, con quién trates,
qué te destroce el corazón,
qué te asombre y llene de gozo
y agradecimiento.

Enamórate
y permanece en el amor;
eso lo decidirá todo.

Pedro Arrupe, SJ.

Tomado de Ululatus Sapiens

Liturgia de las Horas…,

Tu poder multiplica la eficacia del hombre,
y crece cada día, entre sus manos, la obra de tus manos.

Nos señalaste un trozo de la viña y nos dijiste: “Venid y trabajad.”

Nos mostraste una mesa vacía y nos dijiste: “Llenadla de pan.”

Nos presentaste un campo de batalla y nos dijiste: “Construid la paz.”

Nos sacaste al desierto con el alba y nos dijiste: “Levantad la ciudad.”

Pusiste una herramienta en nuestras manos y nos dijiste: “Es tiempo de crear.”


Escucha a mediodía el rumor del trabajo con que el hombre se afana en tu heredad.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Por los siglos. Amén.


jesus-chama-os-pescadores.jpgEste himno expresa con radicalidad nuestra pobreza y nuestra riqueza.

Nuestra pobreza pues la viña no es nuestra, la mesa está vacía, la herramienta nos es facilitada, en el desierto está todo desierto. Y lo que crece en nuestras manos por nuestras manos es la obra de sus manos (crecida por nuestras manos, recalco). La heredad es su heredad. Y en la heredad también debemos incluir a uno mismo.

Pero nos dice a cada uno personalmente: ven y trabaja, llena de pan la mesa, levanta una ciudad, crea. Y no solo eso: te enfrascas en disputas, pendencias y enemistades y hay que volver a conquistar la paz que es lo sostenible.

Por una parte, si Dios me dice eso es que soy capaz, me ha hecho capaz. Y me lo dice como si fuese un sujeto, una persona, un ser como Él. Esa es nuestra riqueza que la tenemos en posesión como Don, sin que sea propiedad nuestra como los otros Dones de la viña y la herramienta.

– Los pobres de espíritu poseerán la Tierra –

Por otro lado, la voz de Dios nos es externa? Pienso que no, o no deberíamos tomárnosla como tal. El vacío de la mesa o el del desierto, la necesidad de cultivo de la viña y la esperanza de su cosecha y su vino, nos con-mueve. Nuestro vacío, en humildad, nos pone en marcha, lejos de sumirmos en una depresión por causa de nuestro orgullo herido, entrerrando así nuestros dones

Bucefalo

La Oración y el conocimiento de Dios

¿De que sirve orar?

Nuestra amiga Maite nos responde bien como siempre…

Para qué sirve la oración; en primer lugar, yo te preguntaría, porque tiene que servir para algo; la oración no es una formula mágica, no es un medicamento, las cosas que de verdad valen “ no sirven para nada”; es decir no tienen un resultado tangible inmediato, hasta a veces nos da la impresión, de a ver perdido el tiempo.

De qué sirve; el estar charlando con un amigo

De qué sirve, o para que sirve, el ponerse a contemplar una puesta de sol, o el batir de las olas contra las rocas

Un día, una sobrina hija de mi prima; le pregunto a mi madre; “¿tía para que vale rezar el rosario? Mi madre no le respondió

Pero luego cuando entro el padre de la jovencita, cansado del trabajo, y esta corrió a besarlo.

Mi madre, se volvió a ella y le dijo

¿has besado a tu padre, y eso, para que vale?

Que pregunta tía no vale para nada, beso a mi padre, porque lo quiero

Pues esa misma es la respuesta la pregunta que me hiciste antes.

 

Y es que a veces convertimos la relación con Dios es una relación de “te necesito, ven y ayudame, yo te doy 2 padres nuestros y varias aves marias a cambio de esto”, y entonces mercantilizamos nuestro dialogo con Dios, y en vez de encuentro, vamos al mercado a ver que conseguimos. La oración es dialogo, es decir algo y escuchar a quien amamos, no tiene ninguna utilidad, que no sea estar con quien se quiere y escuchar a quien nos quiere. Sigue leyendo

Jesús yo confío en ti…

“CONFÍA EN MÍ”


¿Por qué te agitas y confundes por los problemas que trae la vida?.

Déjame cuidar de todas tus cosas e irán tornándose mejores.
Cuando te entregues totalmente a Mí,
todas las cosas serán resueltas con tranquilidad,
de acuerdo a mis proyectos. Sigue leyendo

+VIERNES SANTO+

REZO DEL VIA CRUCIS

VIACRUCIS REZADO EN EL COLISEO ROMANO 2007 POR BENEDICTO XVI CON MEDITACIONES

O Viacrucis en Formato PDF para ver o imprimir:

viacrucis.pdf

Mis manos…

Perdón

Con llanto , con dolor y con verguenza ,
consciente de mi nada,
perplejo de Su amor,
inseguro de mí ,
seguro de mi Padre ,
mendigué una y mil veces Su perdón.

Calló el gallo su triple letanía ,
alegre, con Sus manos ,
la fiesta preparó ,
celebró el regreso
con Su vino , con Su carne ,
mil veces , sin reproches , me abrazó.

Mi buen Señor , mi Dios.

EDUARDO  (ETF)

Tomado de AQUI

Frase del Día

“No por su espada conquistaron la tierra,
ni su brazo les dio la victoria,
sino que fueron Tu diestra y Tu brazo,
y la luz de Tu rostro, porque los amabas.”

Sal 44,4

La Oración

Máximo, un santo griego del siglo IV, oyó un día la invitación de Pablo a orar sin cesar. Generoso como era, trató de responder marchando al desierto para practicar esa invitación. Era hombre sencillo y no conocía más que el Padre Nuestro y alguna plegaria más. Y empezó a recitar esas oraciones que conocía de memoria. Al hacer esto, sintió que le invadía una gran alegría. Se sentía feliz estando solo y dedicándose por entero a Dios, no viviendo más que para Él. Pero, poco a poco, el día fue declinando y apareció la noche. Y empezó, en plena oscuridad, a oír unos ruidos que le dejaban muy inquieto y aturdido: crujidos de ramas, animales que peleaban entre sí y que rugían…Y empezó a sentirse terriblemente solo e indefenso. Y cayó en la cuenta de que, sin la ayuda de Dios, no podría pasar la noche solo y en paz. Dejó de lado las oraciones que conocía de memoria y empezó a gritar desde el fondo de su corazón: “Señor Jesús, hijo de Dios de Vivo, ten piedad de mí”. Y así pasó toda la noche, ya que los ruidos de los animales y de la naturaleza no le dejaban dormir. Al amanecer, a la salida del sol, se dijo: Ahora voy a rezar. Pero sintió que tenía hambre. Trató de comer unas cuantas bayas (frutos carnosos con muchas semillas envueltas en pulpa) pero, al ir a cogerlas, pensó que a lo mejor escondían algunos pinchos y podrían hacerle daño. De nuevo rezó con fuerza: “Señor Jesús, socórreme. Señor Jesús, protégeme, ayúdame”.

Sigue leyendo