Oración y rezo

En estas semanas que han sido difíciles, no hay mayor consuelo que la oración, pero ¿que pasa cuando al rezar y orar se siente un vació, cuando no se logra realmente dialogar con Dios?. Intente con el Padre Nuestro, el Ave Maria, el Rosario y simplemente… nada.

Entonces, en el momento culminante de mi desesperación y soledad se me vino una “frasesita” que recuerdo de hace mucho de un viejo canto en latin: «mihi quoque spem dedisti» “A mi también me diste esperanza” y de repente, el torrente de la oración se hizo posible y fue abierto por ese pequeño verso, que a su vez me recordó de lo que trata todo el canto, me refiero al Dies Irae.

Pero mi reflexión va mas bien enfocada al hecho de que me parece que el centrarse solo en el Padre Nuestro y el Ave Maria y el Rosario, puede llegar a limitar los momentos de oración.

Toda la Biblia es un canto y un salmo que nos ponen en dirección a encontrar las palabras para comenzar un dialogo con Dios. No dudo de la espiritualidad de los hombres que rezan el rosario todos los días, pero habemos otro tipo de personas que eso no es suficiente para lograr “entrar” allí delante del santo, santo santo.

Rescatar la poesía de los salmos y otros cantos religiosos con toda esa profundidad humana frente a Dios, es algo que deberíamos de hacer. De la misma manera en que Jesucristo nunca nos dio formulas para hacer las cosas, tampoco dejo el Padre nuestro como única manera de rezar, ¿cuentas veces el rezo se convierte en simple balbuceo repetitivo y no en una manera de ponerse de frente a Dios?…. Los rezos son bellisimos, cuando disponen el corazón a ir mas alla… son solo aperitivos que nos ponen de frente y en compañía de Aquel que nos busca.

Recuerda, Jesús piadoso,
que fui causa de tu camino:
no me pierdas aquel Día.

Tratando de encontrarme, te sentaste fatigado;
me redimiste, padeciendo en la cruz:
¡tanto trabajo no sea inútil!

Tu, que absolviste a María
y que escuchaste al ladrón,
también a mí me has dado esperanza.

Ruego suplicante y de rodillas,
el corazón contrito, como en cenizas:
¡Lleva tú el cuidado de mi fin!

Anuncios

Procrastination

Hace muchos años que Dios tenía que haber ordenado el fin del mundo. No le gusta que los ángeles exterminadores se lo recuerden, porque le entra la mala conciencia, aunque enseguida se olvida. Estuvo varios meses paralizado, pendiente de que un poeta menor encontrase una rima para un soneto, que la tenía en la punta de la lengua. No la encontró y el poeta se pasó al verso libre. Entonces Dios se entusiasmó como un muchacho con unos huevos de petirrojo, allá en la verde Inglaterra. Se le iban los días asomándose al nido para sorprender a los polluelos saliendo del cascarón. Tiene debilidad por los primeros pasos de los niños, y por los de los ancianos. A veces, con el Arcángel San Gabriel, que es su confidente para asuntos del corazón, se ha preguntado si podrá poner la atención requerida en cada agonía cuando mueran todos los seres humanos del mundo a la vez en el Apocalipsis total. Gabriel le contesta que por supuesto, que Él es Él; pero Él dice: “no sé, no sé, mejor ir poco a poco, sobre seguro”. Y se va corriendo, antes de que se le haga tarde, a acompañar a Alberto, que espera a su novia en el portal, como todas las tardes.

http://egmaiquez.blogspot.com/2008/09/procastination.html

Domingo de Resurrección

24resur-copy.jpg

Meditación y Oración de la Pascua de Resurrección

La Oración — CUARESMA

csHoy nos dice el Papa que la oración es cuestión de vida o muerte.. pero ¿por que? ¿que es la oración?
 
Confieso que en mis primeros estudios del Cristianismo y conforme leia mas acerca del mismo, la cuestión de la oración me costaba entenderla. Pero esto era por que tendia a hacer de Dios un ‘idolo’ inmanente que simplemente siempre esta alli.
 
La oración no es cuestión de Padres Nuestros y aves Marias, de hecho eso es rezar, no orar. Si alguien me preguntara ¿cual es la importancia de hablar con mi esposa, novia, padre, madre, hermano, amigo? probablemente levantaría el entrecejo pensando «¿Es en serio lo que me preguntas?» Y sin embargo cuando se trata de la oración, no creemos que sea tan obvia la necesidad.
 
En una generación despersonalizada y enajenada, se ha perdido lo básico de humanidad y sentido común que nuestros padres y abuelos tenian. La necesidad de hablar con Dios esta inscrita en el mismo tipo de necesidad de hablar con quien tenemos una relación, amorosa o filial, de pareja, de padres, de amigos, de hermanos.
 
La necesidad de expresarnos, sea con gestos, con palabras, con lagrimas, con enojos, con las personas que amamos y nos aman es tal que no podríamos vivir sin estas. Las relaciones su fundan y se basan en la comunicación y el recuerdo… ¿pero que recordamos si no aquello que dijimos y nos dijeron?
 
Hablar con Dios es orar.. orar es hablar con Dios, como se habla con el papá, o el amigo, o el cónyuge. Mucha gente espera en la noche para decir un par de Padres Nuestros y un Ave Maria… ¿cuantas relaciones pueden ser sostenidas por un monologo repetitivo sin mayor atención?
 
Hablar con Dios es hablar de todo y en todo tiempo, del clima, de mis preocupaciones, de mis alegrías, de mis gustos, de mis obstáculos, de mis sueños, orar es compartir, penas y gozos. Jamás se me va a olvidar cuando escuche a la Madre Angélica (EWTN) decir que cada vez que se compraba un par de zapatos nuevos se los mostraba al Señor. ¿Pero que Dios no todo lo ve? Claro… ¿Que tu esposa no sabe que la amas? Si, pero requiere que se lo repitas todos los días… esos detalles con Dios son iguales, el hecho de que sea omnipresente, omnipotente y tantos otros atributos no es en menoscabo de su SER PERSONA, eso lo demostro desde su revelación a Israel hasta su encarnación.
 
Pero Hablar no es solo un monologo, es también ESCUCHAR, no se trata de solo llenar a Dios de nosotros, si no llenarnos nosotros de Dios, ya que El esta pronto a querer ser escuchado también… tan es asi que al Verbo se le llama también Palabra, y la Biblia es el constante dialogo entre Dios y el hombre, entre el hombre y Dios. Dios tiene mucho que decirnos, acerca de la vida, de quien es El, de quienes somos nosotros, de lo que es el sentido de la vida, y hasta de cosas mundanas, por que no hay nada en la vida del hombre que sea mundano cuando es compartido con Dios y aceptado por El. Muchas personas tienen mas conocimiento y sabiduria de escuchar a Dios, que de leer todos los libros de teologia del mundo… solo observen a los Santos.
 
Que mayor gozo que poder hablar con el Señor, el Creador de todo lo existene, con nuestro Padre, ¿que Persona puede ser mas infinitamente cautivadora que el enorme, monumental ‘pedazo’ -disculpen el vocabulario poco sacro pero no puedo dejar de emocionarme- de Dios que tenemos…… un Dios tan magnificiente, tan grande, mas grande que lo mas grande, que tuvo el coraje, el humor, el amor, y no se que tantos mas adjetivos se le puedan adjudicar, para realizar la revelación, la encarnación y la cruficixion… un Dios asi, no puede ser, si no el misterio mas grande del que urge conocer… y Dios habla, pero mientras mas habla, con mas sed nos deja… de esa que no se apaga hasta que no lo veamos cara a cara.
 
¿Y tiene algo de malo los Padres Nuestros y las Aves Marias? No, de hecho creo que deberian de existir ‘rezos’ para referirnos a relaciones ‘humanas tambien’ algo asi como un ‘Padre terrenal mio’ y un ‘Madrecita querida’ ¿Por que? Por que estos rezos nos ayudan a RECORDAR quien es de Quien hablamos y quienes somos nosotros, y nuestra relación mutua.
 
Cuando rezo un Padre Nuestro con atención, mi mente se va enfocando en Dios Padre, va recordando Quien es El, y quien soy yo para El… y entonces en ese recordar, estoy listo para orar mejor…. de la misma manera el Ave Maria y otras tantas oraciones y rezos que existen. ¿Por que digo que también deberia haber su contraparte en las relaciones terrenales? Lo digo por que uno de los mas grandes defectos del ser humanos es el de OLVIDAR las cosas… olvidamos a quien amamos, olvidamos por que amamos, olvidamos quienes somos, olvidamos con quien hablamos, y por eso nos enojamos, faltamos al respeto, adulteramos y luego lloramos… Si recordaramos todos los dias con quien estamos amaneciendo, quien fue y es nuestro padre, quien nos ama, a quien amamos, el por que vivimos, el por que luchamos… en fin, el SENTIDO de todo lo que somos y hacemos.. viviriamos de otra manera.
 
Asi el rezar una oración ya establecida no es una formula magica, si no que es aquella canción que nos recuerda nuestra boda, o que nos recuerda a nuestro padre, o madre, o aquel dia y aquel momento, … es lo que nos recuerda Quien es Dios y quienes somos nosotros.. y que hay entre nosotros, para partiendo de alli, nos abramos en confianza con Aquel Dios… no cualquiera… si no NUESTRO DIOS, y PADRE… no en la noche, si no a toda hora del dia, no para LLORARLE si no para dejar que Dios llore tambien, no para pedirle, si no para dejar que Dios nos pida también, no solo para contarle nuestras cosas, si no para que El nos cuente las suyas… ¿que pueblo se puede jactar de tener un Dios asi, que ateo se puede jactar de ser ‘revolucionario’, ‘diferente’ ‘reaccionario’, cuando el grito de Jesús en la Cruz “Dios mio, Dios mio por que me has abandonado” es mas potente que todas las voces ateas de todos los siglos, mas revolucionario que todas las filosofías que se puedan concebir.. ese es nuestro Dios… y muchos se lo están perdiendo.

“Solo Dios me conoce, y eso me basta”.. la necesidad de hablar -Orar- con Dios no acaba en nuestra relación con El como amigo, y Padre, si no que también tiene su significado en que El es nuestro Señor y nuestro Creador.. el sabe quienes somos, de alli la necesidad constante de dirigirnos a El por alivio, guia.. no solamente eso, si no que El nos ama mas que ningun otro amor en el mundo, El nos creo y concibio con amor desde antes que estuvieramos si quiera en la mente de nuestros padres, por eso el hablar con El es de vital importancia.. solo en El nos reconocemos hombres, solo en relación a El, podemos saber quienes somos y que hacemos aqui.. y al final ¿debe de existir mil razones para hablar con quien amamos y nos ama, con un Dios como el nuestro?…
Carlos José Bartolomé Santos

Karl Rahner y la Oración

screenshot1.jpg‘Lo enorme de esta experiencia, que todo lo centra en una especie de temblor, es lo siguiente: yo puedo dirigirme hacia ese secreto o Misterio que todo lo abarca, que todo lo lleva y todo lo penetra, que se distancia de todo y, sin embargo, lo asume todo consigo; yo puedo invocarle, puedo orar. Yo sé que cuando viene a realizarse ese encuentro orante, ello se debe una vez más a la acción de ese mismo Misterio. Más aún, este Misterio actúa de tal forma que, cuando yo me encuentro ante él, siendo distinto él, introducido en mi propia realidad, cuando yo me entrego a él, no me pierdo, sino que, por el contrario, vengo a convertirme en alguien que participa de este Misterio infinito. Yo experimento (a través de eso que nosotros, los cristianos, llamamos gracia) que este Misterio, para ser él mismo, no necesita alejarse de mí en una distancia infinita, sino que, al contrario, él mismo se entrega a nosotros, para nuestra plenitud.
A los cristianos les resulta prohibido (en una prohibición que ha de tomarse totalmente en serio) contentarse con algo que sea menor que la infinita plenitud de Dios, les está prohibido instalarse en lo finito de un modo definitivo y feliz, contentándose con la estrechez, pensando, con una modestia mentirosa, que Dios no puede tomar en serio a esta criatura finita que somos nosotros, aunque estemos lastrados por mil condicionamientos. Esto significa no sólo que el mundo ha empezado a encontrarse a sí mismo en el hombre (empezando por mi causa a ser también de otra manera), sino que Dios ha comenzado también a venir al hombre y el hombre a ir hacia Dios.’

Karl Rahner, SJ.

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

isaias.jpg

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

VATICANO, 07 Feb. 08 / 09:54 am (ACI).- El Papa Benedicto XVI destacó que “sin la dimensión de la oración, el yo humano termina por encerrarse en sí mismo, y la conciencia, que tendría que ser eco de la voz de Dios, corre el riesgo de reducirse al espejo del yo”, en su homilía de la Misa por Miércoles de Ceniza celebrada ayer en la Basílica de Santa Sabina en Roma.

Tras precisar que este encerrarse en sí mismo, lleva a un ” coloquio interior (que) se convierte en un monólogo, dando lugar a miles de auto-justificaciones”, el Papa destacó que “precisamente porque invita a la oración, a la penitencia y al ayuno, la Cuaresma constituye una ocasión providencial para hacer más viva y sólida nuestra esperanza”.

Luego de explicar que la oración “es la primera y principal ‘arma’ para afrontar victoriosamente la lucha contra el espíritu del mal”, el Santo Padre subrayó que “la oración, por tanto, es garantía de apertura a los demás: quien se hace libre para Dios y sus exigencias, se abre al otro, al hermano que llama a la puerta de su corazón y pide ser escuchado, atención, perdón, a veces corrección, pero siempre en la caridad fraterna”.

“La verdadera oración nunca es egocéntrica, sino que siempre está centrada en el otro. Es el motor del mundo, porque lo mantiene abierto a Dios y por ello, sin oración no hay esperanza, sólo existe ilusión”.

“No es la presencia de Dios lo que aliena al hombre, sino su ausencia. Sin el verdadero Dios, Padre del Señor Jesucristo, las esperanzas se convierten en ilusiones que inducen a evadirse de la realidad”, precisó el Pontífice.

Benedicto XVI indicó que “el ayuno y la limosna, unidos armónicamente con la oración, también pueden ser considerados lugares de aprendizaje y ejercicio de la esperanza cristiana”. “Gracias a la acción conjunta de la oración, el ayuno y la limosna, la Cuaresma forma a los cristianos para que sean hombres y mujeres de esperanza, siguiendo el ejemplo de lo santos”, añadió.

Al hablar del sufrimiento, el Papa recordó que Cristo “sufrió por la verdad y la justicia, trayendo a la historia de los seres humanos el evangelio del sufrimiento, que es la otra cara del evangelio del amor. Dios no puede padecer, pero puede y quiere com-padecer” “Cuanto más grande es la esperanza que nos anima, mayor es la capacidad de sufrir por amor a la verdad y al bien, ofreciendo con alegría las pequeñas y grandes fatigas de cada día, de modo que participen del gran com-padecer de Cristo”, agregó.

Tras recordar que en estos días se celebra el 150º aniversario de las apariciones de la Virgen de Lourdes, el Papa terminó invitando a “meditar en el misterio del compartir de María los dolores de la humanidad”.

Antes de la Eucaristía, en la Iglesia de San Anselmo hubo un momento de oración, al que siguió una procesión penitencial hasta la basílica de Santa Sabina, en la que participaron cardenales, arzobispos, obispos, los monjes benedictinos de San Anselmo, los padres dominicos de Santa Sabina y algunos fieles laicos.

AciPrensa

La oración

“Si quieres sufrir con paciencia las adversidades y miserias de esta vida, sé hombre de oración.

Si quieres alcanzar virtud y fortaleza para vencer las tentaciones del enemigo, sé hombre de oración.

Si quieres mortificar tu propia voluntad con todas sus aficiones y deseos, sé hombre de oración.

Si quieres vivir alegremente, y caminar con suavidad por el camino de la penitencia y del trabajo, sé hombre de oración.

Si quieres alejar de tu ánima las moscas importunas de los vanos pensamientos y cuidados, sé hombre de oración…

Finalmente, si quieres desarraigar del ánima todos los vicios y plantar en su lugar las plantas de las virtudes, sé hombre de oración. Porque en ella se recibe unción y gracias del Espíritu Santo, la cual enseña al hombre todas las cosas”.

San Buenaventura