La Transfiguración

«Señor, ¡qué bien se está aquí! Sí quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»


-«Sal de tu tierra y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré. Haré de ti un gran pueblo, te bendeciré, haré famoso tu nombre, y será una bendición.»

Desde aquellas tierras de Ur, Dios llama a Abrán, le pide algo extraordinario y le promete algo desproporcionado. Le promete la paternidad de un pueblo, un pueblo que sera bendición para las naciones. Ya podemos describir lo que viene desde Abraham: profetas, destrucción, restauración, fidelidad, e infidelidad, alianzas, advertencias, todo digno de la mas vulgar y común telenovela, entre amantes, esposos y vecinos, entre Dios, su pueblo, los ídolos y los otros pueblos. Pero todo eso tiene un garante, la promesa de la bendición de Dios, bendición que llega con la encarnación, pasa por el bautismo,  (el otro momento donde el Padre dice: -«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.») pero se deja VER en dos momentos, uno claro y otro oculto. La transfiguración es el lugar donde la bendición toma forma, y son testigos de ello dos de los pilares del AT, Moisés y Elias… y tres de los pilares del NT, Pedro y los hermanos del trueno, Santiago y Juan. El pueblo de Dios, desde los profetas a la Iglesia contemplan la bendición, hecha a la humanidad en la persona de Abrán.

Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: -«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: -«Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: -«No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

>Cuando Dios da su ley en el monte a Moisés, su presencia se describe como una Nube,

24,15: Y subió Moisés al monte. La nube cubrió el monte.

24,16: La gloria de Yahveh descansó sobre el monte Sinaí y la nube lo cubrió por seis días.

Cuando Dios manifiesta su gloria en la Encarnación se dice que a Maria la cubrio su sombra,

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.”

Asi en el AT la bendición que comienza con una promesa a Abrán y la gloria de Dios manifestada a Moisés con la ley, llegan a su antitipo, a su plenitud y cumplimiento, en la ley encarnada, en la Palabra de Dios que se encarna cuando la gloria de Dios cubre a Maria, la Palabra, Jesucristo, que siguiendo la voluntad del Padre, se identifica, toma el lugar de nosotros los pecadores (bautismo) y muestra su gloria en la transfiguración, gloria manifiesta junto con el Padre y el Espíritu, el cual se complace en su Hijo amado, al que Dios pide escucharle.

La otra cara oculta de la gloria de Dios, y que es a lo que apunta esta lectura en la cuaresma, es la transfiguración de cara a la cruz.. la ultima y verdadera glorificación de Dios, su sobreabundancia e inmoderación en el amor que llega al extremo, la locura y el myserium, esa numinosidad que se imponía en el hombre religioso, llega a su culmen en la cruz, plenitud del amor de Dios que engendra vida.. la resurrección, la vocación ultima del hombre pagada y ganada por Dios con su muerte..

-«No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

Alli, donde la antigua alianza y los profetas, entre Moisés y Elias, se une a la naciente Iglesia (Pedro, Juan, Santiago) se muestra el contenido desmesurado de la bendición prometida a Abrán.. la Gloria de Dios, mostrada en el plan infinitamente sobreabundante del Padre, el Espiritu y el Hijo que unen, “encarnan” esa (su) Gloria, en el empeño de un amor nunca antes visto o imaginado, ese amor que salva, nos salva, ese amor que hace de mi, la causa de todo esto.. de este acto de Dios en su amor, manifestado alli, donde los hombres antes tenian su silencio y perdición, en la cruz.

Carlos José Bartolomé Santos

Los Magos de Oriente

 

Es hasta muy curioso que un evangelio como el de San Mateo, escrito de cara a los cristianos provenientes del judaísmo, les (nos) muestre como primeros ejemplos de santidad esas notas disonantes:

-Unos niños que sin comerla ni beberla dieron testimonio del Don de Dios y

-Unos magos que sin estar en el centro del problema de los judíos con sus Escrituras, pudieron reconocer el Don de Dios y proclamarlo.

Lindo palo por la cabeza a la soberbia de los que nos creemos (y eso existió y existirá siempre), elegidos por raza, sangre, pueblo, tradición cultural, familia católica, o vaya a saber cuantos “derechos adquiridos” ante Dios.

Más o menos como si San Mateo, al empezar su evangelio hubiera dicho:

«Señores: les voy a proclamar la Palabra que Uds. ya tenían en sus Escrituras, Uds. podían verla, podían comprender todo lo que Dios obra, y hubiera sido meritorio.

Pero les ganaron de mano, porque antes que Uds. lo comprendieron otros a quienes no se les había dirigido.

Así que ahora se las voy a proclamar, a condición de que Uds. sepan abandonarse a sí mismos y ser como esos niños inocentes o como esos magos orientales: ignorantes del verdadero Dios, pero generosos de su propia vida.»

Un abrazo

Abel (El Testigo Fiel)

Tu venida, Señor.

Acuérdate, Jesús,

w

de que soy la causa de tu venida,
no me pierdas en aquel día q
tratando de encontrarme, te sentaste fatigado

No por mi espada conquiste la tierra,
ni mi brazo me dio la victoria,
sino que fueron tu diestra y tu brazo,
y la luz de tu rostro, porque me amabas.

¡Buscad a Yahveh y su fuerza,
id tras su rostro sin descanso,
recordad las maravillas que él ha hecho,
sus prodigios y los juicios de su boca!

¡Oh Dios, haznos volver,
y que brille tu rostro, para que seamos salvos!

http://es.youtube.com/watch?v=-C9RbRD64AE

Domingo de Resurrección

24resur-copy.jpg

Meditación y Oración de la Pascua de Resurrección

Sabado Santo -Homilía-

 

protaton-resurrection-icon.jpg

Homilía antigua sobre el grande y santo Sábado

«¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio porque el Rey duerme. La tierra temió sobrecogida, porque Dios se durmió en la carne y ha des­pertado a los que dormían desde antiguo. Dios ha muerto en la carne y ha puesto en conmoción al abismo.

Va a buscar a nuestro primer padre como si fuera la oveja perdida. Quiere absolutamente visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte. Él, que es al mismo tiempo Dios e Hijo de Dios, va a librar de su prisión y de sus dolores a Adán y a Eva.

El Señor, teniendo en sus manos las armas vencedoras de la cruz, se acerca a ellos. Al verlo nuestro primer padre Adán, asombrado por tan gran acontecimiento, exclama y dice a todos: «Mi Señor esté con todos». Y Cristo, respondiendo, dice a Adán: «Y con tu espíritu». Y tomándolo por la mano le añade: Despierta tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz.

Yo soy tu Dios, que por ti y por todos los que han de nacer de ti me he hecho tu hijo; y ahora te digo que tengo el poder de anunciar a los que están encadenados: «salid»; y a los que se en­cuentran en las tinieblas: «iluminaos»; y a los que dormís: «levantaos».

A ti te mando: despierta tú que duermes, pues no te creé para que permanezcas cautivo en el abismo; levántate de entre los muertos, pues yo soy la vida de los muertos. Levántate, obra de mis manos; levántate, imagen mía, creado a mi semejanza. Levántate, salgamos de aquí, porque tú en mí, y yo en ti, formamos una sola e indivisible persona.

Por ti yo, tu Dios, me he hecho tu hijo; por ti yo, tu Señor, he revestido tu condición servil; por ti yo, que estoy sobre los cielos, he venido a la tierra y he bajado al abismo; por ti me he hecho hombre, semejante a un inválido que tiene su cama entre los muertos; por ti, que fuiste expulsado del huerto, he sido entregado a los judíos en el huerto, y en el huerto he sido crucificado.

Contempla los salivazos de mi cara, que he soportado para devolverte tu pri­mer aliento de vida; contempla los golpes de mis mejillas, que he soportado para reformar, de acuerdo con mi imagen, tu imagen de­formada; contempla los azotes en mis espaldas, que he aceptado para aliviarte del peso de los peca­dos, que habían sido cargados sobre tu espalda; contempla los clavos que me han sujetado fuertemente al madero, pues los he aceptado por ti, que maliciosamente extendiste una mano al árbol prohibido.

Dormí en la cruz, y la lanza atravesó mi costado, por ti, que en el paraíso dormiste, y de tu costado diste origen a Eva. Mi costado ha curado el dolor del tuyo. Mi sueño te saca del sueño del abismo. Mi lanza eliminó aquella espada que te amenazaba en el paraíso.

Levántate, salgamos de aquí. El enemigo te sacó del paraíso; yo te coloco no ya en el paraíso, sino en el trono celeste. Te prohibí que comieras del árbol de la vida, que no era sino imagen del verdadero árbol; yo soy el verdadero árbol, yo, que soy la vida y que estoy unido a ti. Coloqué un querubín que fielmente te vigilara; ahora te concedo que el querubín, reconociendo tu dignidad, te sirva.

El trono de los querubines está preparado, los portadores atentos y preparados, el tálamo construido, los alimentos prestos, se han embellecido los eternos tabernáculos y moradas, han sido abiertos los tesoros de todos los bienes, y el reino de los cielos está preparado desde toda la eternidad.

Jueves Santo

lastsupp.jpg
CALIARI, Benedetto Oil on canvas Basilica dei Santi Giovanni e Paolo, Venice

El Jueves Santo

El Jueves Santo es uno de los días más llenos de celebraciones litúrgicas y religioso-populares.

Incluso este día por la mañana en todas las Iglesias Catedrales los obispos que son, como dice el Concilio, “los principales administradores de los misterios de Dios, que regulan, promueven y custodian toda la vida litúrgica de la Iglesia que les ha sido confiada”, celebran una misa muy solemne con todos los sacerdotes (“el presbiterio” de sus diócesis) y en ella los sacerdotes con un solo corazón y una sola alma renuevan sus promesas y su obediencia al Obispo.

En esta Misa se consagran los óleos, es decir, los aceites que se emplean en diversos sacramentos: para el bautismo, la confirmación, la ordenación sacerdotal, la unción de los enfermos.

La consagración de los óleos se celebra precisamente este día para indicar que todos los sacramentos nos relacionan con el Misterio Pascual de Jesús y que todos los sacramentos tienen su culmen y su Centro en la Eucaristía.

El Jueves Santo es como una “profecía” de la Pascua, es decir, en la Última Cena Jesús vivió conscientemente y de manera anticipada su Pasión y Muerte y en ese momento puso en claro el para qué iba a morir, el por qué aceptaba voluntaria y libremente la muerte cruenta. Los primeros datos que tenemos de que el Jueves Santo se celebra la Misa recordando la Cena del Señor los tenemos por el Concilio de Cartago en el año 397 y por lo que cuenta Egeria que fue una peregrina o turista que visitó Jerusalén y que dejó escrito todo lo que allí se celebraba.

Antes, este día era perfectamente un día en que los penitentes celebraban su reconciliación para poder participar ya de lleno en la Pascua.

Son muchos los grandes “acontecimientos salvíficos” que hoy se recuerdan en la vida de Cristo Jesús:

* Su Cena de despedida y su gran Oración por nosotros.
* La Institución de la Eucaristía o Santa Misa como memorial o recuerdo suyo.
* La Institución del Ministerio (servicio) como parte esencial de su Iglesia.
* Su Testamento: el mandato de amar hasta la Muerte.
* El ofrecimiento, anticipado y consciente, de su vida, de su Cuerpo y Sangre, para salvación del mundo.
* El juicio de su Pasión, la traición de Judas, el abandono de sus amigos, la oración del huerto, su noche amarga.

P. Alfonso Díaz de Sollano SDB

La Eucaristía

Este es el día en que se instituyó la Eucaristía, el sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo bajo las especies de pan y vino. Cristo tuvo la Última Cena con sus apóstoles y por el gran amor que nos tiene, se quedó con nosotros en la Eucaristía, para guiarnos en el camino de la salvación.

 

Todos estamos invitados a celebrar la cena instituida por Jesús. Esta noche santa, Cristo nos deja su Cuerpo y su Sangre. Revivamos este gran don y comprometámonos a servir a nuestros hermanos.

El lavatorio de los pies

Jesús en este pasaje del Evangelio nos enseña a servir con humildad y de corazón a los demás. Este es el mejor camino para seguir a Jesús y para demostrarle nuestra fe en Él. Recordar que esta no es la única vez que Jesús nos habla acerca del servicio. Debemos procurar esta virtud para nuestra vida de todos los días. Vivir como servidores unos de otros.

La noche en el huerto de los Olivos

Lectura del Evangelio según San Marcos14, 32-42.:

Reflexionemos con Jesús en lo que sentía en estos momentos: su miedo, la angustia ante la muerte, la tristeza por ser traicionado, su soledad, su compromiso por cumplir la voluntad de Dios, su obediencia a Dios Padre y su confianza en Él. Las virtudes que nos enseña Jesús este día, entre otras, son la obediencia, la generosidad y la humildad.

 

Los monumentos y la visita de las siete iglesias

Se acostumbra, después de la Misa vespertina, hacer un monumento para resaltar la Eucaristía y exponerla de una manera solemne para la adoración de los fieles.

La Iglesia pide dedicar un momento de adoración y de agradecimiento a Jesús, un acompañar a Jesús en la oración del huerto. Es por esta razón que las Iglesias preparan sus monumentos. Este es un día solemne.

En la visita de las siete iglesias o siete templos, se acostumbra llevar a cabo una breve oración en la que se dan gracias al Señor por todo su amor al quedarse con nosotros. Esto se hace en siete templos diferentes y simboliza el ir y venir de Jesús en la noche de la traición. Es a lo que refieren cuando dicen “traerte de Herodes a Pilatos”.

La cena de pascua en tiempos de Jesús

Hace miles de años, los judíos vivían en la tierra de Canaán, pero sobrevino una gran carestía y tuvieron que mudarse a vivir a Egipto, donde el faraón les regaló unas tierras fértiles donde pudieran vivir, gracias a la influencia de un judío llamado José, conocido como El soñador.

Después de muchos años, los israelitas se multiplicaron muchísimo en Egipto y el faraón tuvo miedo de que se rebelaran contra su reino. Ordenó matar a todos los niños varones israelitas, ahogándolos en el río Nilo. Moisés logró sobrevivir a esa matanza, pues su madre lo puso en una canasta en el río y fue recogido por la hija del faraón.

El faraón convirtió en esclavos a los israelitas, encomendándoles los trabajos más pesados.

Dios eligió a Moisés para que liberara a su pueblo de la esclavitud. Como el faraón no accedía a liberarlos, Dios mandó caer diez plagas sobre Egipto.

La última de esas plagas fue la muerte de todos los primogénitos del reino.

Para que la plaga no cayera sobre los israelitas, Dios ordenó a Moisés que cada uno de ellos marcara la puerta de su casa con la sangre de un cordero y le dio instrucciones específicas para ello: En la cena, cada familia debía comerse entero a un cordero asado sin romperle los huesos. No debían dejar nada porque al día siguiente ya no estarían ahí. Para acompañar al cordero debían comerlo con pan ázimo y hierbas amargas. La hierbas amargas ayudarían a que tuvieran menos sed, ya que tendrían que caminar mucho en el desierto. El pan al no tener levadura no se haría duro y lo podían llevar para comer en el camino. Les mandó comer de pie y vestidos de viaje, con todas sus cosas listas, ya que tenían que estar preparados para salir cuando les avisaran.

Al día siguiente, el primogénito del faraón y de cada uno de los egipcios amaneció muerto. Esto hizo que el faraón accediera a dejar a los israelitas en libertad y éstos salieron a toda prisa de Egipto. El faraón pronto se arrepintió de haberlos dejado ir y envió a todo su ejército para traerlos de nuevo. Dios ayudó a su pueblo abriendo las aguas del mar Rojo para que pasaran y las cerró en el momento en que el ejército del faraón intentó pasar.

Desde ese día los judíos empezaron a celebrar la pascua en la primera luna llena de primavera, que fue cuando Dios los ayudó a liberarse de la esclavitud en Egipto.

Pascua quiere decir “paso”, es decir, el paso de la esclavitud a la libertad. El paso de Dios por sus vidas.

Los judíos celebran la pascua con una cena muy parecida a la que tuvieron sus antepasados en la última noche que pasaron en Egipto.

Las fiesta de la pascua se llamaba “Pesaj” y se celebraba en recuerdo de la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto. Esto lo hacían al llegar la primavera, del 15 al 21 del mes hebreo de Nisán, en la luna llena.

Los elementos que se utilizaban en la cena eran los siguientes:

# El Cordero: Al salir de Egipto, los judíos sacrificaron un cordero y con su sangre marcaron los dinteles de sus puertas.

# Karpas: Es una hierba que se baña en agua salada y que recuerda las miserias de los judíos en Egipto.

# Naror: Es una hierba amarga que simboliza los sufrimientos de los hebreos durante la esclavitud en Egipto. Comían naror para recordar que los egipcios amargaron la vida sus antepasados convirtiéndolos en esclavos.

# Jarose: Es una mezcla de manzana, nuez, miel, vino y canela que simboliza la mezcla de arcilla que usaron los hebreos en Egipto para las construcciones del faraón.

# Matzá: Es un pan sin levadura que simboliza el pan que sacaron los hebreos de Egipto que no alcanzó a fermentar por falta de tiempo.

# Agua salada: Simboliza el camino por el Mar Rojo.

# Cuatro copas de vino: Simbolizan cuatro expresiones Bíblicas de la liberación de Israel.

# Siete velas: Alumbran dan luz. Esta simbolizan la venida del Mesías, luz del mundo.

La cena constaba de ocho partes:

1. Encendido de las luces de la fiesta: El que presidía la celebración encendía las velas, todos permanecían de pie y hacían una oración.

2. La bendición de la fiesta (Kiddush): Se sentaban todos a la mesa. Delante del que presidía la cena, había una gran copa o vasija de vino.

Frente a los demás miembros de la familia había un plato pequeño de agua salada y un plato con matzás, rábano o alguna otra hierba amarga, jaroses y alguna hierba verde.

Se servía la primera copa de vino, la copa de acción de gracias, y les daban a todos los miembros de la familia. Todos bebían la primera copa de vino. Después el sirviente presentaba una vasija, jarra y servilleta al que presidía la celebración, para que se lavara sus manos mientras decía la oración. Se comían la hierba verde, el sirviente llevaba un plato con tres matzás grandes, cada una envuelta en una servilleta. El que presidía la ceremonia desenvolvía la pieza superior y la levantaba en el plato.

3. La historia de la salida de Egipto (Hagadah) Se servían la segunda copa de vino, la copa de Hagadah. Alguien de la familia leía la salida de Egipto del libro del Éxodo, capítulo 12. El sirviente traía el cordero pascual que debía ser macho y sin mancha y se asaba en un asador en forma de cruz y no se le podía romper ningún hueso. Se colocaba delante del que presidía la celebración les preguntaba por el significado de la fiesta de Pesaj. Ellos respondían que era el cordero pascual que nuestros padres sacrificaron al Señor en memoria de la noche en que Yahvé pasó de largo por las casas de nuestros padres en Egipto. Luego tomaba la pieza superior del pan ázimo y lo sostenía en alto. Luego levantaba la hierba amarga.

4.Oración de acción de gracias por la salida de Egipto: El que presidía la ceremonia levantaba su copa y hacía una oración de gracias. Colocaba la copa de vino en su lugar. Todos se ponían de pie y recitaban el salmo 113.

5. La solemne bendición de la comida: Todos se sentaban y se bendecía el pan ázimo y las hierbas amargas. Tomaba primero el pan y lo bendecía. Después rompía la matzá superior en pequeñas porciones y distribuía un trozo a cada uno de los presentes. Ellos lo sostenían en sus manos y decían una oración. Cada persona ponía una porción de hierba amarga y algo de jaroses entre dos trozos de matzá y decían juntos una pequeña oración.

6. La cena pascual: Se llevaba a cabo la cena.

7. Bebida de la tercera copa de vino: la copa de la bendición.- Cuando se terminaban la cena, el que presidía tomaba la mitad grande de la matzá en medio del plato, la partía y la distribuía a todos los ahí reunidos. Todos sostenían la porción de matzá en sus manos mientras el que presidía decía una oración y luego se lo comían. Se les servía la tercera copa de vino, “la copa de la bendición”. Todos se ponían de pie y tomaban la copa de la bendición.

8. Bendición final: Se llenaban las copas por cuarta vez. Esta cuarta copa era la “Copa de Melquisedec”. Todos levantaban sus copas y decían una oración de alabanza a Dios. Se las tomaban y el que presidía la ceremonia concluía la celebración con la antigua bendición del Libro de los Números (6, 24-26).

Día de la Caridad:

En México, los obispos, han establecido que el Jueves Santo sea el día de la caridad. El objetivo de esto no es llevar a cabo una colecta para los pobres, sino mas bien el impulso de seguir el ejemplo de Jesús que compartió todo su ser.

catholic.net

Semana Santa — El Dolor de Jesucristo

¿Como sufrió Jesucristo?

-Podríamos preguntarnos por la medida (el quantum) del sufrimiento: mucho, poco, nada, todo, más que, menos que, como, etc. Esto nos dice sólo algo exterior. Importante… pero exterior. Curiosamente los evangelios hablan sólo elípticamente del quantum de sufrimiento de Jesús: el mesías debe sufrir mucho para entrar en su gloria. Luego no hay ninguna clase de alusión al quantum en las escenas donde propiamente está sufriendo físicamente (flagelación, coronación de espinas, crucifixión, etc).
 
-El segundo aspecto -más relevante, según creo- no es el quantum de sufrimiento, sino la fuente de ese sufrimiento: ¿qué lo hizo sufrir? ¿los latigazos? ¿las espinas? ¿los clavos? ¿el odio de su pueblo? ¿el abandono de sus discípulos? ¿la incomprensión de los que lo rodeaban? ¿el silencio de Dios?
 
Hay dos momentos cinematográficamente desgarradores en la Pasión tal cual la narran los Evangelios, y ninguno de esos momentos se refiere a un hecho que le esté ocurriendo físicamente:
 

  • En Getsemaní su sudor se hace de sangre, precisamente cuando los discípulos, que podían ayudarlo con la fuerza de su oración, lo abandonan

  • En la Cruz percibe la ruptura entre Dios y la carne, vive el abandono de Dios, y da un fuerte grito

Eso es filmable, y los Evangelios lo retrataron, aunque es un sufrimiento profundo y que puede ser compartido, por eso es menos morboso que destruirle la espalda a latigazos, que sólo es un hecho histórico de hace dos mil años. Es casi una ley: lo que nos puede pasar a todos es menos morboso que lo extraño e individual.
 
Ninguno de nosotros ha vivido del todo el abandono total de los suyos y la lejanía absoluta de Dios. Uno ha vivido una cosa, otro otra, un poco de esto, más de aquello, una de cal, tres de arena. Pero aunque no hayamos vivido el “mucho” de los sufrimientos del Mesías, podemos entender de qué se trata: son los sufrimientos de un ser humano, los sufrimientos de la carne, que no es lo mismo que los sufrimientos en la carne.
 
Cualquier torturado político ha sufrido probablemente mucho más que Jesús, desde un punto de vista de la fuente del sufrimiento físico; pero no se puede saber de antemano quién y en qué momento de su vida está sufriendo los dolores de la Cruz de Jesús: el dolor de la soledad, el abandono y el silencio de Dios. Él sufrió mucho para llegar a la gloria, lo que sigue siendo cierto aunque no le hubieran dado ni un latigazo. Y encima se los dieron.
 
-El tercer aspecto -todavía más relevante, si cabe- es algo que atraviesa el quantum y la fuente del sufrimiento, y se refiere al sufrimiento en sí mismo: ¿qué significa ese sufrimiento? ¿Por qué debía sufrir mucho? ¿Qué significa Getsemaní? ¿qué significa el Gólgota?
 
Los que pasaban por allí se golpeaban el pecho: no es lo único que puede hacerse, pero es una manera de mostrar que se ha comprendido el significado de ese sufrimiento, lo que en el anuncio de la fe se dice:
 

«…que por nosotros y por nuestra salvación…»

Que ese sufrimiento sea por nosotros no surge de nada que pueda verse exteriormente. No se trata sólo -como si fuera poco- de sufrir a causa nuestra, a que lo hacemos sufrir (con nuestro pecado, por ejemplo). El “por nosotros” es sobre todo: en lugar nuestro: es vicariedad. Sufrió, así que ya mi sufrimiento es innecesario, así que cuando sufro, puesto que ya no es compensación de nada que deba, porque toda deuda está pagada de antemano, entonces mi sufrimiento se vuelve también vicario: el que haya sufrido por mí, en lugar mío, posibilita que mi sufrimiento sea en lugar de otro.
 
El sufrimiento de Jesús es la alegre noticia de que se inauguró en el mundo una nueva cadena de sentido: la cadena de la vicariedad, del “en lugar de”. La opacidad de la muerte y del dolor, el inexorable tironeo hacia el abismo, “el terco tenso entrenamiento al engusanamiento y al silencio” que tiene el dolor, el sinsentido y sinpalabra del dolor humano no son lo último.
 
En cada dolor, sin que podamos manejarlo nosotros, por la fuerza misma del dolor de Jesús, no por la debilidad del nuestro, y por voluntad de Dios, no por veleidad nuestra, hay una cadena de sustituciones que se pone en marcha: y del no ser resulta ser. Verdaderamente un procedimiento divino: esto de crear desde la nada.
 

Abel Della Costa

http://www.eltestigofiel.com

Semana Santa — Pasión de Cristo, la pelicula

En muchos países a la víspera de la semana santa y viernes santo se retransmiten varias películas acerca de Jesucristo, siendo de las mas populares la ultima que se realizo para el cine internacional, ‘La Pasión de Cristo’ de Gibson, así que aquí dejo una critica a la película que no solo ayuda a verla de otro modo, si no a profundizar mas en la pasión de Nuestro Señor Jesucristo:

 

¿Cual es el problema de la Película “La Pasión de Cristo”? estoy inclinado a creer que el problema es netamente de guión: les falta motivos para obrar.

 

La presencia del demonio, y la ausencia de motivaciones de los personajes, me hacen pensar que tal vez sea precisamente eso lo que quiso Gibson dejar al desnudo: el drama sobrenatural que envuelve la Pasión, lucha cuerpo a cuerpo de Dios y del Demonio.

 

Lo que ocurre es que las dos cosas no se excluyen, más bien es al revés: en la realidad la lucha sobrenatural se da en y a través de las fuerzas naturales. Tan cierto es que a Judas lo impulsa el demonio (“cuando ya el demonio había inspirado….” ) como que actúa movido por la codicia u otras pasiones extremadamente humanas y naturales.

 

Y eso es lo que hecho en falta en la peli. Me da la sensación que cuando se quita la dimensión de las motivaciones naturales no se dejan más al descubierto las sobrenaturales, sino exactamente al revés: se pierden también éstas.

 

Un caso notable es el de los fariseos y sacerdotes, verdaderas “caricaturas” de la fuerza implicada en la lucha histórica que Jesús mantuvo -verdaderamente a muerte- con ellos. ¡Y es que los fariseos y sacerdotes son gente religiosa, son creyentes en serio! Y eso está completamente ausente en la peli, pero no porque los deje “mal parados” o sea “antisemita” (qué tontería!), sino porque no los deja parados de ninguna manera.

 

No queda claro por qué les molesta Jesús, más allá de la instigación demoníaca. No queda claro eso que sin embargo deberíamos meditar bastante seguido: ellos creen hacer un servicio a Dios al matar a Jesús. Matarlo fue un acto de verdadera piedad religiosa. Y si no fuera porque Jesús era la Palabra Última de Dios, hubieran tenido razón…

 

A los fariseos los corrompió la religión, no la irreligión: mataron la fe con religión. Su deseo de santidad, bueno en sí mismo, los llevó proponerse a sí mismos el proyecto de autosantificación, de presentarse ante Dios con algo propio en las manos, que es lo que les reprochará en vida Jesús, y ya nacida la Iglesia, San Pablo.

 

Eso es lo que tan magníficamente crea en un solo fotograma San Juan cuando ante el YO SOY (YHVH) de Jesús, caen todos rostro en tierra, y que es sintomático que no esté en la peli. Los hubiera mostrado como lo que eran: gente que sabe dónde está YHVH, sólo que no aceptan el proyecto de YHVH de salvarlos por pura gratuidad. No admiten la obediencia que YHVH les viene reclamando desde los tiempos del Éxodo, y que Jesús realiza.

 

Puesto que la obediencia de Jesús no es el cumplimiento de un mandato moral (“Tú debes hacerme caso…” ), sino la Obediencia de la Fe (“Tú no te perteneces…” ), contrapuesta a la inobediencia de la religión circundante; al quitar ésta última, tampoco queda clara la primera. O al menos a mí no me queda clara. Me da la sensación de que en la peli, Jesús va a la muerte porque un Dios arbitrario, no loco con la locura de la que habla San Pablo, sino chiflado con la arbitrariedad de un calabrés pasado de copas, se le ocurrió exigírselo, pero que bien podría haber sido de otro modo.

 

En el curso de esto que estoy pensando, se me ocurre ahora mismo que tal vez lo que no termine de convencerme no es ni el “irrealismo” de la falta de motivaciones (no soy particularmente afecto al “realismo” ), ni el “realismo” de la profusión de sangre, sino el hecho de que no se decide por ningún camino expresivo:

 

La sangre, que podría ser realista, se vuelve irreal por contraste con los ladrones. Pero tampoco tiene la completa irrealidad de la sangre en “Henry, retrato de un asesino en serie” (una peli “clase B”, pero verdadera joya del cine sangriento), porque en “Henry…” la falta de motivos fue elevada al rango de “cosa para pensar”.

 

Hay algo de herencia del cine-catástrofe en la caída del templo, una exageración que puede ser bien aprovechada (es el primer momento en que el sacerdote tiene algún atisbo de religiosidad), pero si se va a optar por la estética-catástrofe, ¿por qué no llevarla al primer plano?

 

Tal vez la película cae en la trampa de su propio bilingüismo, y así como se usa el latín y el arameo (lindos pero innecesarios en una película tan alejada del historicismo), usa también lenguajes estéticos múltiples, que queriendo validarlo todo, terminan por no concretar ninguno.

Un abrazo

Abel

Idolatría — Cuaresma..

jesuspuerta¿Que es la idolatría?. Es sencillamente el adulterio que cometemos contra Dios. Todos debemos de ser fieles al amor de nuestras relaciones, al amor filial con nuestros padres, con nuestros hermanos, la fidelidad en la alianza con nuestros amigos, con nuestra esposa(o)… asi le debemos una fidelidad a Dios, que se traduce en amor y alabanza.

Cuando ponemos a otra mujer en el lugar que le pertenece a la esposa, adulteramos, cuando fallamos al amor y la ternura que le debemos a nuestros padres deshonramos nuestra relación con ellos, cuando ponemos otras cosas y otros asuntos en vez de aquello que por justicia y amor se le debe un lugar mas alto, así somos infieles con nuestros amores, con nuestras promesas inscritas intrínsecamente en nuestras relaciones. Sigue leyendo

La Oración — CUARESMA

csHoy nos dice el Papa que la oración es cuestión de vida o muerte.. pero ¿por que? ¿que es la oración?
 
Confieso que en mis primeros estudios del Cristianismo y conforme leia mas acerca del mismo, la cuestión de la oración me costaba entenderla. Pero esto era por que tendia a hacer de Dios un ‘idolo’ inmanente que simplemente siempre esta alli.
 
La oración no es cuestión de Padres Nuestros y aves Marias, de hecho eso es rezar, no orar. Si alguien me preguntara ¿cual es la importancia de hablar con mi esposa, novia, padre, madre, hermano, amigo? probablemente levantaría el entrecejo pensando «¿Es en serio lo que me preguntas?» Y sin embargo cuando se trata de la oración, no creemos que sea tan obvia la necesidad.
 
En una generación despersonalizada y enajenada, se ha perdido lo básico de humanidad y sentido común que nuestros padres y abuelos tenian. La necesidad de hablar con Dios esta inscrita en el mismo tipo de necesidad de hablar con quien tenemos una relación, amorosa o filial, de pareja, de padres, de amigos, de hermanos.
 
La necesidad de expresarnos, sea con gestos, con palabras, con lagrimas, con enojos, con las personas que amamos y nos aman es tal que no podríamos vivir sin estas. Las relaciones su fundan y se basan en la comunicación y el recuerdo… ¿pero que recordamos si no aquello que dijimos y nos dijeron?
 
Hablar con Dios es orar.. orar es hablar con Dios, como se habla con el papá, o el amigo, o el cónyuge. Mucha gente espera en la noche para decir un par de Padres Nuestros y un Ave Maria… ¿cuantas relaciones pueden ser sostenidas por un monologo repetitivo sin mayor atención?
 
Hablar con Dios es hablar de todo y en todo tiempo, del clima, de mis preocupaciones, de mis alegrías, de mis gustos, de mis obstáculos, de mis sueños, orar es compartir, penas y gozos. Jamás se me va a olvidar cuando escuche a la Madre Angélica (EWTN) decir que cada vez que se compraba un par de zapatos nuevos se los mostraba al Señor. ¿Pero que Dios no todo lo ve? Claro… ¿Que tu esposa no sabe que la amas? Si, pero requiere que se lo repitas todos los días… esos detalles con Dios son iguales, el hecho de que sea omnipresente, omnipotente y tantos otros atributos no es en menoscabo de su SER PERSONA, eso lo demostro desde su revelación a Israel hasta su encarnación.
 
Pero Hablar no es solo un monologo, es también ESCUCHAR, no se trata de solo llenar a Dios de nosotros, si no llenarnos nosotros de Dios, ya que El esta pronto a querer ser escuchado también… tan es asi que al Verbo se le llama también Palabra, y la Biblia es el constante dialogo entre Dios y el hombre, entre el hombre y Dios. Dios tiene mucho que decirnos, acerca de la vida, de quien es El, de quienes somos nosotros, de lo que es el sentido de la vida, y hasta de cosas mundanas, por que no hay nada en la vida del hombre que sea mundano cuando es compartido con Dios y aceptado por El. Muchas personas tienen mas conocimiento y sabiduria de escuchar a Dios, que de leer todos los libros de teologia del mundo… solo observen a los Santos.
 
Que mayor gozo que poder hablar con el Señor, el Creador de todo lo existene, con nuestro Padre, ¿que Persona puede ser mas infinitamente cautivadora que el enorme, monumental ‘pedazo’ -disculpen el vocabulario poco sacro pero no puedo dejar de emocionarme- de Dios que tenemos…… un Dios tan magnificiente, tan grande, mas grande que lo mas grande, que tuvo el coraje, el humor, el amor, y no se que tantos mas adjetivos se le puedan adjudicar, para realizar la revelación, la encarnación y la cruficixion… un Dios asi, no puede ser, si no el misterio mas grande del que urge conocer… y Dios habla, pero mientras mas habla, con mas sed nos deja… de esa que no se apaga hasta que no lo veamos cara a cara.
 
¿Y tiene algo de malo los Padres Nuestros y las Aves Marias? No, de hecho creo que deberian de existir ‘rezos’ para referirnos a relaciones ‘humanas tambien’ algo asi como un ‘Padre terrenal mio’ y un ‘Madrecita querida’ ¿Por que? Por que estos rezos nos ayudan a RECORDAR quien es de Quien hablamos y quienes somos nosotros, y nuestra relación mutua.
 
Cuando rezo un Padre Nuestro con atención, mi mente se va enfocando en Dios Padre, va recordando Quien es El, y quien soy yo para El… y entonces en ese recordar, estoy listo para orar mejor…. de la misma manera el Ave Maria y otras tantas oraciones y rezos que existen. ¿Por que digo que también deberia haber su contraparte en las relaciones terrenales? Lo digo por que uno de los mas grandes defectos del ser humanos es el de OLVIDAR las cosas… olvidamos a quien amamos, olvidamos por que amamos, olvidamos quienes somos, olvidamos con quien hablamos, y por eso nos enojamos, faltamos al respeto, adulteramos y luego lloramos… Si recordaramos todos los dias con quien estamos amaneciendo, quien fue y es nuestro padre, quien nos ama, a quien amamos, el por que vivimos, el por que luchamos… en fin, el SENTIDO de todo lo que somos y hacemos.. viviriamos de otra manera.
 
Asi el rezar una oración ya establecida no es una formula magica, si no que es aquella canción que nos recuerda nuestra boda, o que nos recuerda a nuestro padre, o madre, o aquel dia y aquel momento, … es lo que nos recuerda Quien es Dios y quienes somos nosotros.. y que hay entre nosotros, para partiendo de alli, nos abramos en confianza con Aquel Dios… no cualquiera… si no NUESTRO DIOS, y PADRE… no en la noche, si no a toda hora del dia, no para LLORARLE si no para dejar que Dios llore tambien, no para pedirle, si no para dejar que Dios nos pida también, no solo para contarle nuestras cosas, si no para que El nos cuente las suyas… ¿que pueblo se puede jactar de tener un Dios asi, que ateo se puede jactar de ser ‘revolucionario’, ‘diferente’ ‘reaccionario’, cuando el grito de Jesús en la Cruz “Dios mio, Dios mio por que me has abandonado” es mas potente que todas las voces ateas de todos los siglos, mas revolucionario que todas las filosofías que se puedan concebir.. ese es nuestro Dios… y muchos se lo están perdiendo.

“Solo Dios me conoce, y eso me basta”.. la necesidad de hablar -Orar- con Dios no acaba en nuestra relación con El como amigo, y Padre, si no que también tiene su significado en que El es nuestro Señor y nuestro Creador.. el sabe quienes somos, de alli la necesidad constante de dirigirnos a El por alivio, guia.. no solamente eso, si no que El nos ama mas que ningun otro amor en el mundo, El nos creo y concibio con amor desde antes que estuvieramos si quiera en la mente de nuestros padres, por eso el hablar con El es de vital importancia.. solo en El nos reconocemos hombres, solo en relación a El, podemos saber quienes somos y que hacemos aqui.. y al final ¿debe de existir mil razones para hablar con quien amamos y nos ama, con un Dios como el nuestro?…
Carlos José Bartolomé Santos

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

isaias.jpg

Benedicto XVI: Sin la oración, el ser humano se encierra en sí mismo

VATICANO, 07 Feb. 08 / 09:54 am (ACI).- El Papa Benedicto XVI destacó que “sin la dimensión de la oración, el yo humano termina por encerrarse en sí mismo, y la conciencia, que tendría que ser eco de la voz de Dios, corre el riesgo de reducirse al espejo del yo”, en su homilía de la Misa por Miércoles de Ceniza celebrada ayer en la Basílica de Santa Sabina en Roma.

Tras precisar que este encerrarse en sí mismo, lleva a un ” coloquio interior (que) se convierte en un monólogo, dando lugar a miles de auto-justificaciones”, el Papa destacó que “precisamente porque invita a la oración, a la penitencia y al ayuno, la Cuaresma constituye una ocasión providencial para hacer más viva y sólida nuestra esperanza”.

Luego de explicar que la oración “es la primera y principal ‘arma’ para afrontar victoriosamente la lucha contra el espíritu del mal”, el Santo Padre subrayó que “la oración, por tanto, es garantía de apertura a los demás: quien se hace libre para Dios y sus exigencias, se abre al otro, al hermano que llama a la puerta de su corazón y pide ser escuchado, atención, perdón, a veces corrección, pero siempre en la caridad fraterna”.

“La verdadera oración nunca es egocéntrica, sino que siempre está centrada en el otro. Es el motor del mundo, porque lo mantiene abierto a Dios y por ello, sin oración no hay esperanza, sólo existe ilusión”.

“No es la presencia de Dios lo que aliena al hombre, sino su ausencia. Sin el verdadero Dios, Padre del Señor Jesucristo, las esperanzas se convierten en ilusiones que inducen a evadirse de la realidad”, precisó el Pontífice.

Benedicto XVI indicó que “el ayuno y la limosna, unidos armónicamente con la oración, también pueden ser considerados lugares de aprendizaje y ejercicio de la esperanza cristiana”. “Gracias a la acción conjunta de la oración, el ayuno y la limosna, la Cuaresma forma a los cristianos para que sean hombres y mujeres de esperanza, siguiendo el ejemplo de lo santos”, añadió.

Al hablar del sufrimiento, el Papa recordó que Cristo “sufrió por la verdad y la justicia, trayendo a la historia de los seres humanos el evangelio del sufrimiento, que es la otra cara del evangelio del amor. Dios no puede padecer, pero puede y quiere com-padecer” “Cuanto más grande es la esperanza que nos anima, mayor es la capacidad de sufrir por amor a la verdad y al bien, ofreciendo con alegría las pequeñas y grandes fatigas de cada día, de modo que participen del gran com-padecer de Cristo”, agregó.

Tras recordar que en estos días se celebra el 150º aniversario de las apariciones de la Virgen de Lourdes, el Papa terminó invitando a “meditar en el misterio del compartir de María los dolores de la humanidad”.

Antes de la Eucaristía, en la Iglesia de San Anselmo hubo un momento de oración, al que siguió una procesión penitencial hasta la basílica de Santa Sabina, en la que participaron cardenales, arzobispos, obispos, los monjes benedictinos de San Anselmo, los padres dominicos de Santa Sabina y algunos fieles laicos.

AciPrensa

Miercoles de Ceniza

Cuaresma

CUARESMA

La Cuaresma comprende los cuarenta días de preparación antes de la Pascua de Resurrección. Es el tiempo de preparación a la Pascua de Resurrección, que va desde el Miércoles de Ceniza hasta la hora de nona (las tres de la tarde) del Jueves Santo, estrictamente hablando, aun que los 40 días se cumplan el Sábado Santo. El miércoles de ceniza recuerda a cada cristiano su situación de pecado y la necesidad de convertirse. Estamos invitados a hacer justicia con nuestras limosnas, la oración y el ayuno.


El tiempo de la cuaresma es desde luego un tiempo de conversión. También recuerda los cuarenta días que Jesús vivió en el desierto y su lucha contra las tentaciones. La Cuaresma abarca cinco domingos más el domingo de Ramos y es un período de liturgia sobria. Se utiliza el color morado, no se dice ni canta el Gloria y tampoco el Aleluya; ni se ponen flores en el altar. La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén se recuerda el Domingo de Ramos, primer día de la Semana Santa y de su Pasión. A continuación, los Días Lunes, Martes y Miércoles Santo son días donde se continúa viviendo la Cuaresma con palabras que invitan a la Pronta Conversión.

El Año Liturgico

El Año litúrgico o Calendario litúrgico es el ciclo de las celebraciones litúrgicas durante el año de las iglesias cristianas que determina cuando se celebran las fiestas, memoriales y solemnidades y qué porciones de las escrituras deben ser leídas. La iglesia occidental (Católica y evangélica) y la oriental (Ortodoxa) tienen distintas fechas para las distintas fiestas pero la secuencia es esencialmente la misma.

El Año Litúrgico esta dividido en varios ciclos, llamados tiempos litúrgicos:

* Tiempo de Adviento
* Tiempo de Navidad

* Primera parte del Tiempo Ordinario

* Tiempo de Cuaresma
* Triduo Pascual

* Tiempo de Pascua

* Segunda parte del Tiempo Ordinario

Sigue leyendo

Epifanía

¿Que es la Epifanía?, es la manifestación o revelación de algo, ¿y quien se revela si no el mesías, el salvador?. Ya veiamos desde la navidad que mientras el evento mas importante del mundo se llevaba a cabo, nadie se enteraba, los poderosos buscaban conservar su poder (Herodes) ante los rumores, mientras el pueblo dormia sin saber nada. Solo unos pastorcitos fueron avisados y corrieron dejando atras sus rebaños a buscar y ENCONTRAR a Dios mismo en un pesebre. Alli se contenia la esperanza, la compañia y el amor del mundo.

Pero también había unos “magos” sabios, reyes de oriente que habían visto una estrella y supieron ver en ella una señal, ¿pero por que la supieron ver? por que la esperaban, esperaban la manifestación de la salvación. De hecho era una idea común en esa época que el imperio del mundo lo alcanzaría una persona salida de judea ¹

Estos reyes emprendieron un viaje, dejaron todo atrás, y llevaban consigo regalos. No solo iban a buscar, si no a adorar, a RECONOCER una vez encontrado, Quien era que estaba allí, el salvador. Lo primero que hacen es ir a Jerusalén pues ¿donde mas nacería un rey en judea si no es en Jerusalén? Y se les hizo sencillo preguntar ¿donde esta su rey, el rey de los judíos? pues ellos pensaban que seria un evento ampliamente conocido por todo Israel, y suponían que debería de nacer en la casa real de Jerusalén donde reinaba Herodes. Pero no, nadie sabia, herodes se pone paranoico, el pueblo se turba, pero los Sabios siguen buscando y entonces la estrella los guía y encuentran una gruta con un pesebre, y unos partorcillos, a la Madre, a José y al niño envuelto en pañales. Sigue leyendo

Adviento

Tiempo de Adviento 2006: Desde el 3 de Diciembre hasta el 23 de Diciembre

Sentido del Adviento

«El Adviento y la Navidad han experimentado un incremento de su aspecto externo y festivo profano tal que en el seno de la Iglesia surge de la fe misma una aspiración a un Adviento auténtico: la insuficiencia de ese ánimo festivo por sí sólo se deja sentir, y el objetivo de nuestras aspiraciones es el núcleo del acontecimiento, ese alimento del espíritu fuerte y consistente del que nos queda un reflejo en las palabras piadosas con que nos felicitamos las pascuas. ¿Cuál es ese núcleo de la vivencia del Adviento? Sigue leyendo

Nueva enciclica de Benedicto XVI

«SPE SALVI» — Salvados en la esperanza  

ENLACE AQUI

¿Quienes se salvan?

Lc 13,22-30, un evangelio precioso por donde se lo mire. No puedo evitar que me cause gracia el sereno humor con el que Jesús está siempre dispuesto a disculpar y a darle un poco de profundidad a las chapucerías de sus discípulos:

«Señor, ¿son pocos los que se van a salvar?» Sigue leyendo

Nuevo Martirologio de ETF

MARTIROLOGIO

Felicidades a las Carmen

elijah.jpgEn las palabras de Benedicto XVI, 15,VII,06:

El Carmelo, alto promontorio que se yergue en la costa oriental del Mar Mediterráneo, a la altura de Galilea, tiene en sus faldas numerosas grutas naturales, predilectas de los eremitas. El más célebre de estos hombres de Dios fue el gran profeta Elías, quien en el siglo IX antes de Cristo defendió valientemente de la contaminación de los cultos idolátricos la pureza de la fe en el Dios único y verdadero. Inspirándose en la figura de Elías, surgió al Orden contemplativa de los «Carmelitas», familia religiosa que cuenta entre sus miembros con grandes santos, como Teresa de Ávila, Juan de la Cruz, Teresa del Niño Jesús y Teresa Benedicta de la Cruz (en el siglo, Edith Stein). Los Carmelitas han difundido en el pueblo cristiano la devoción a la Santísima Virgen del Monte Carmelo, señalándola como modelo de oración, de contemplación y de dedicación a Dios. María, en efecto, antes y de modo insuperable, creyó y experimentó que Jesús, Verbo encarnado, es el culmen, la cumbre del encuentro del hombre con Dios. Acogiendo plenamente la Palabra, «llegó felizmente a la santa montaña» (Oración de la colecta de la Memoria), y vive para siempre, en alma y cuerpo, con el Señor. A la Reina del Monte Carmelo deseo hoy confiar todas las comunidades de vida contemplativa esparcidas por el mundo, de manera especial las de la Orden Carmelitana, entre las que recuerdo el monasterio de Quart, no muy lejano de aquí [Valle de Aosta]. Que María ayude a cada cristiano a encontrar a Dios en el silencio de la oración.

Acerca de la Virgen del Carmen

http://www.corazones.org/maria/carmen_virgen/a_carmen.htm

mita276.jpg“Tengo mil dificultades:
ayúdame.
De los enemigos del alma:
sálvame.
En mis desaciertos:
ilumíname.
En mis dudas y penas:
confórtame.
En mis enfermedades:
fortaléceme.
Cuando me desprecien:
anímame.
En las tentaciones:
defiéndeme.
En horas difíciles:
consuélame.
Con tu corazón maternal:
ámame.
Con tu inmenso poder:
protégeme.
Y en tus brazos al expirar:
recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.
Amén.”

EWTN Madre Angelica (Videos)

Hay que rezar…

La Caida de Lucifer

Algunos no quieren oir la verdad 1/2

Algunos no quieren oir la verdad 2/2

Purgatorio (Jorge Loring)

Purgatorio