Los Magos de Oriente

 

Es hasta muy curioso que un evangelio como el de San Mateo, escrito de cara a los cristianos provenientes del judaísmo, les (nos) muestre como primeros ejemplos de santidad esas notas disonantes:

-Unos niños que sin comerla ni beberla dieron testimonio del Don de Dios y

-Unos magos que sin estar en el centro del problema de los judíos con sus Escrituras, pudieron reconocer el Don de Dios y proclamarlo.

Lindo palo por la cabeza a la soberbia de los que nos creemos (y eso existió y existirá siempre), elegidos por raza, sangre, pueblo, tradición cultural, familia católica, o vaya a saber cuantos “derechos adquiridos” ante Dios.

Más o menos como si San Mateo, al empezar su evangelio hubiera dicho:

«Señores: les voy a proclamar la Palabra que Uds. ya tenían en sus Escrituras, Uds. podían verla, podían comprender todo lo que Dios obra, y hubiera sido meritorio.

Pero les ganaron de mano, porque antes que Uds. lo comprendieron otros a quienes no se les había dirigido.

Así que ahora se las voy a proclamar, a condición de que Uds. sepan abandonarse a sí mismos y ser como esos niños inocentes o como esos magos orientales: ignorantes del verdadero Dios, pero generosos de su propia vida.»

Un abrazo

Abel (El Testigo Fiel)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: