Nacimiento…

nacido de una mujer, nacido bajo la Ley..

Esto es lo que nos dice la lectura de la primera misa del año, misa que celebra a Maria como Madre de Dios. Este dia se aprovecha para recordar la grandeza de Maria como Madre del Salvador, pero a veces tengo la impresión de que muchos Católicos se centran en una sola perspectiva de nuestra Señora y de esta lectura. Por eso quiero rescatar al menos por un día, otro matiz, también real y verdadero de esa lectura de San Pablo y de este día tan especia.

NACIDO DE UNA MUJER, NACIDO BAJO LA LEY.. Que hermoso!, nosotros Cristianos nos decimos, pero parecemos olvidar la tensa y visceral realidad que celebramos. Dios es carne, Dios nació bajo todo signo, verdad, sangre, y realidad humana. Que una mujer, de nuestra raza, de nuestra carne, de nuestra sangre sea Madre de Dios es inaudito, es una oferta de salvación que rebasa todas las expectativas posibles que el ser humano haya podido pedir y desear.

Una muchacha, humilde, entregada en oración, parte de un pueblo, parte de la humanidad… de ella, de su SI, nos viene la salvación.. de un Dios sometido bajo la LEY.

El ultimo paso de Dios: “el infinito cae al mar y se convierte en pez”.. y Dios puso su morada entre nosotros.

Dios bajo la ley… es la ultima oferta de Dios, que no rechaza nada nuestro, que no rechaza nuestra humanidad, si no que la lleva a su plenitud.. fuera esos paganos que despreciaban la carne, esos idolatras que adoraban divinidades que odiaban al hombre,, esos “creyentes” que odian al “mundo”. Dios se hizo hombre, se encarno, la ultima palabra de Dios la dijo como hombre. Y ese hombre anduvo con pecadores, ese hombre NO era del mundo, pero estaba en el mundo, y acepto ese mundo y las miserias que se mundo le ofreció y las convirtió en frutos de salvación.

La Libertad se esclavizo, por que el amor es servicio, y servir es una esclavitud que libera,
el absoluto se autolimito a un niño en un pesebre,
lo que Dios venia diciendo en los profetas, los constantes fracasos de Dios para acercar al hombre hacia El, las frustraciones compartidas de Adán, Abraham, Elias, Jeremías, David, que veían la “fuerza” de Dios fracasar, la terquedad del pueblo a rechazar la vida y abrazar la muerte, todos esos esfuerzos y rechazos fueron recogido por Dios como una madre a sus polluelos, y los dejo clavados en una cruz, donde toda pretensión de conocer a Dios quedo silenciada y a la vez mostrada en toda su grandeza, en el rostro humanamente divino de Jesucristo, que expreso en su vida y libertad, en su verdad, entrega y servicio, el amor con el que Dios nos crea y al cual nos invita a seguir e imitar, para compartir el gozo de su ser .. que es el ser de un Dios que nos ama y por lo tanto que salva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: