Buscad su rostro…

El fin de toda oracion, de toda lectura biblica, de cada Eucaristía, no es el conocimiento, ni la Fe, ni la comunión, si no la contemplación.. la mas alta forma de comunión y entrega, por que de la contemplación del Amor de Dios nace el deseo de amar como El, el deseo de entregarse, nace todo por lo que somos Cristianos.

Lo que nos hace Cristianos no son un cumulo de actos, si no la incesante búsqueda por el rostro del Señor, la Santidad crece cuanto nuestro enamoramiento por la belleza de Jesús se ensancha en un abrazo que contiene la cruz, como la esperanza de que el amor engendra eternidad, de que en el silencio Dios mismo grita su abandono, que en la muerte, en el hades, Jesús mismo esta.. ha descendido.

LA manera en como llegamos a conocer a Dios, es contemplado su Ser Dios en Jesús, su Ser Padre, su Ser Hijo, su ser Espiritu de verdad.

En la palabra contemplamos lo que Dios hace, lo que Dios nos persigue, lo que Dios nos ama. En la oración contemplamos la compañía de Dios, que se acerca con humildad a nuestra mesa, solo para compartir su ser y ser parte de nuestra historia. Y en la Eucaristía contemplamos el amor llevado al extremo, el acompañar de Dios hasta lo mas humano de nuestra tragedia, acompañar que nos redime de la misma.. nos salva de nosotros mismos y nos devuelve a El.

Solo encontrando el rostro del Señor podíamos salvarnos, podremos salvarnos, solo en la belleza de Jesucristo podremos comprender Quien es quien viene a nosotros y nos interpela, nos reclama, nos ama.

Carlos

«Dice de ti mi corazón:
“Busca su rostro.”
No me ocultes tu rostro.
No rechaces con cólera a tu siervo;
tú eres mi auxilio.
No me abandones, no me dejes,
Dios de mi salvación.

Si mi padre y mi madre me abandonan,
Dios me acogerá.

Enséñame tu camino, Señor,
guíame por senda llana,

No me entregues al ansia de mis adversarios,
pues se han alzado contra mí falsos testigos,
que respiran violencia.

¡Ay, si estuviera seguro de ver la bondad de Yahveh
en la tierra de los vivos!

Espera en Dios, ten valor y firme corazón,
espera en El Señor.»

Salmo 27

Una respuesta

  1. Este post me recuerda a mi frase favorita de la Biblia: ‘Búscame, y vive’ (Am V, 4), que resume toda la fe bíblica:

    http://ululatus-sapiens.blogspot.com/2006/10/reflexiones-sobre-la-tor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: