Sexualidad Humana

La sexualidad humana -libertarismos hedonistas aparte- aún no ha perdido en el vocabulario cristiano el halo de pecaminosidad, y estoy seguro de que aún muchos, a pesar de que el matrimonio sea un sacramento (por lo tanto de mayor valor que el celibato, que es una promesa, o un voto en el mejor de los casos) siguen en su fuero interno secundando a San Pablo con aquello de “mejor casarse que inflamarse”, como si fuera tan sólo un mal menor, y no la realización de las Bodas del Cordero.

En la teología cristiana el celibato y la virginidad consagrada son una cosa: son un signo escatológico, no algo deseable por sí mismo sino en razón del signo; pero en el imaginario colectivo cristiano son… exactamente lo contrario: son un bien deseable por sí mismo, como lo era para algunos paganos.

No conozco nada más patético ni miserable que la moral cristiana sin piedad ni cristianismo.

En la predicación se sigue poniendo en primer plano el sexto y noveno mandamientos, tergiversados, además, porque su insight no es la sexualidad sino la propiedad, el respeto al prójimo, el autocontrol del deseo (que también es deseo de riqueza y de poder). Seguimos pidiéndoles a los jóvenes que se hagan un nudo allí, pero como se nos va el tiempo en ello, olvidamos enseñarles a rezar… ¡y que me muestren UNA SOLA directiva oficial de catequesis donde el centro sea la piedad y el encuentro con Dios! todo lo que hay es lo que los sufridos catequistas enseñan robándole tiempo a unas directivas puramente moralistas y exteriores.

En suma, que la llamada “moral sexual cristiana”, una indiscernible mezcla de auténtica elevación moral con prejuicios e ignorancia, sigue siendo el centro de la predicación.

¿Y que hacer los novios para entrenarse en la castidad Cristiana?

Primero es crecer en la fe, en el amor a Jesús, en sentirse atraído y reclamado por él, y luego, por añadidura, se “cumplen” muchísimos preceptos que no se cumplen por ser preceptos sino por el reclamo incondicional del amor de Jesús. No por ley sino por fe.

Quizás sea una buena “táctica pastoral” insistir en la moral para que el cristiano se sienta que ser católico implica coherencia con el nombre que se lleva; a lo mejor resulta. Pero yo no la veo muy buena, porque hace católicos cumplidores, es verdad.. pero medianitos, sin pasión. Y lo que necesitamos es catolicos que les vaya la piel en serlo, y porque les va la piel, sean, además, cumplidores.

Abel dando clases de moral😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: