El Encuentro de Natanael con el Señor

31-eleccin-de-los-doce.jpgEstamos en el reciente inicio de la Igesia, por lo que los “helenistas” a los que se refiere no son todavía los cristianos gentiles, es decir, provenientes del paganismo, sino los judíos de la diáspora, judíos de habla griega, que no compartian muchas de las tradiciones de los judíos de Jerusalén, que se consideraban a sí mismos mucho más puros que los otros.

Estos judíos de habla griega tenían en algunos aspectos mucha más cercania con el mensaje de Jesús que los judíos jerosolimitanos: por ejemplo, no desdeñaban la predicación a los gentiles, y habían creado una cierta red de “prosélitos”, es decir, paganos que sin ser judíos, observaban algunos aspectos de la ley, y estaban favorablemente dispuestos hacia el judaísmo (supongo que a cambio recibirían la promesa de algún m2 en el Seno de Abraham, pero el proselitismo judío no es tan conocido como sería de desear)

Los judíos de Jerusalén, los más puristas, soportaban este proselitismo sólo a regañadientes, pero -una de cal una de arena- soportaban estas cosas de los judíos helenistas a cambio de mantener la centralidad y el prestigio de Jerusalén.

El conflicto de judíos hebreos y judíos helenistas se trasladó al inicio de la Iglesia, y costó años, y hasta algo de sangre, resolverlo.

Me detuve en esto, porque sirve para entender el trasfondo del episodio de Felipe y Natanael. Como sabes, Jesús tenía muy buen humor (si no lo tiene Dios, ¿quién podría tenerlo?), así que veamos cómo se desarrolla el diálogo:

Felipe es de Galilea; los judíos “puros” despreciaban a los galileos, porque no los consideraban israelitas de verdad, efectivamente, estaban muy mezclados. Así que Felipe le dice a Natanael: “hemos encontrado al Mesías, es de los nuestros, no de los tuyos: es de Nazaret”, y Natanael, con muy poca delicadeza, le dice a un galileo, si le parece que hay algo bueno que pueda venir de un pueblo Galileo… acto seguido Felipe, menos “puro” pero más caritativo, le presenta igualmente a Jesús, y Jesús le hace el chiste: “aquí viene uno «puro», sin doblez, a mezclarse con el que junta galileos, prostitutas, publicanos…”. Solemos entender que “israelita sin doblez” sólo quiere decir que es muy buenito y sincero, pero es una expresión irónica, y creo que en el contexto está claro el doble sentido. Natanael aún no sabe de qué la va este galileo, así que hace la pregunta obvia: ¿nos conocemos? ¿nos hemos cruzado alguna vez? ¿quién eres tú para hablar de mí?

“Te vi debajo de la higuera”

“me cachis en la mar” -dice Natanael “nadie sabía que estuve allí, ¡éste sí que es el Profeta!”

Con el chistecito Jesús abrió el diálogo, y en el momento justo le puso la estocada, previo a eso, en vez de “¿me conoces?”, Natanael se preguntó “¿quién es éste?”… es la pregunta que abre a la fe.

Abel Della Costa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: