Frase del día

Lutero entendió la “salvación ya asegurada” como una mera imputación que Dios hace de los méritos de su Hijo en un hombre imposible de ser salvado por sí mismo:

Digamos que el hombre se presenta ante el trono, y Dios mira a Cristo y mientras está distraído, asaltamos el cielo. Mientras que el católico, es más, es alegre y confiadamente católico decirlo, Dios me mira, y me dice: yo te recibo a ti porque él te amó y se entregó por ti.

Pero me mira, y en esa mirada me limpia, me recrea, a partir de lo que soy, porque primero me amó.

El Dios de Lutero es de una Trinidad “trucha” (lo siento, españoles, no tengo equivalencia): no ama ni mira al hombre, sino sólo a Cristo.

Abel Della Costa 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: