La Batalla contra el Aborto

En Mexico esta por aprovarse el aborto, ¿hemos perdido una batalla?, tal ves, pero era predecible. ‘No les pido que ganen, solo que no dejen de luchar’ – La cuestión no ha terminado, cuando los gobiernos, cuando los otros, cuando la sociedad se empeña a hacerle la guerra a la vida, al bien, solo queda seguir luchando. Ya podrán aprobar la ley que de acceso al aborto, ahora falta que alguien quiera abortar… y de alli es donde comienza la verdadera batalla decisiva.

Ahora hay que ‘estar allí’ para dar testimonio y razón de nuestra fe a quien lo necesite. Evangelizar no requiere crear un blog, ni dar cursos, ni irse de misiones, ni predicar de puerta en puerta.. es parte, pero es minúsculo esto comparado con el diario valor de decir la verdad con quien nos encontramos a diario. Si yo conozco un caso de una mujer que desea abortar, lo que debo de hacer como persona coherente es invitar a esa mujer al dialogo cordial, y dar razón de nuestra fe, de nuestro aprecio por la vida. Muchas mujeres desisten de matar a sus bebes cuando alguien dialoga personalmente -persona a persona- con ellas, con respeto, cordialidad, pero con valor y firmeza. Ya sea aportando nuestras razones, dando nuestro propio testimonio, acercando a esa mujer a instituciones de ayuda, siendo solícitos a prestar apoyo emocional y de toda índole a una mujer desprotegida en esa situación.

Eso es lo mas importante de la fe, no solo seguir a Jesús en un concepto abstracto, si no estando allí, hablando y acompañando a quien lo requiere, siempre sostenidos por la potente verdad que Jesucristo mismo es.

Aquí una breve exégesis del apocalipsis (de Abel Della Costa) que concluye lo mas importante de este tema:

Se nota en esto que Juan no es un buen apocaleta (que escribe un apocalipsis) porque vio, sino porque ya fue enviado a hablar y lo hizo, y ahora es enviado a hablar de nuevo, por lo que se espera que cumpla bien con su nueva misión. Lo que lo hace un buen testigo no es haber visto, sino haber sido enviado. El “cuanto vio” no indica nada acerca de si él fue un apóstol de los Doce o no lo fue, sólo indica que el se mantuvo en la fidelidad de mirar sólo lo que hay que ver. El “cuanto vio” no representa nada biográfico sobre Juan, sino sólo el hecho de que su testimonio fue, cuando le tocó darlo, fiel y veraz.

El ser fiel y veraz es lo que se le pide al Testigo, y es precisamente lo que nos constituye en imitadores de Cristo, que sólo hizo (es decir, dijo) lo que Dios le mandó, por lo que es el Fiel y Veraz por antonomasia.

El conjunto del Apocalipsis es un llamamiento a entender la misión cristiana de dar testimonio de Jesús como una forma de “imitación de Cristo”, y una imitación completa: repetir en nuestro testimonio el del propio Jesús, quien no sólo murió y resucitó, sino que a través de esa muerte y resurrección “dijo” a Dios. Dicho en nuestros términos: el Apocalipsis es una bella, grandiosa invitación al martirio, en todas su formas, por supuesto, no sólo como estar dispuestos a dar la vida sino, y sobre todo, a no callar. (El Testigo Fiel.org)

Carlos José Bartolomé Santos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: