¿Quien es Dios?

… Que no sé qué es, pero es para mí el dios más bueno, más guapo y más inteligente, es decir: sumo Bien, suma Belleza y Omnisciente.

No sé decir qué es Dios, y mucho menos qué es para mí… pero incluso cuando estoy solo no estoy solo, y hasta -ya sé que se dice “hablar solo como los locos”- pero más de una vez al día charlamos mano a mano, y me hace una de cosas divertidas, que si les cuento me internan. Trapizondas, como para que yo no me olvide que está allí absolutamente todo el tiempo. A eso no lo llamaría “Providente”, porque es un nombre demasiado teológico, y “mi” Dios es muy poco teológico, y sí muy compañero. Simplemente está allí, tan cerca y tan profundo, “qui maius cogitare nequit” -“que más no es posible pensar”, según dice San Anselmo, y se lo tomaron a mal-.

“Mi” Dios, es un dios de pequeña providencia, me gusta que le guste lo pequeño y no los grandes gestos. Si se trata de zafar de algo grande, no cuento con él, porque lo grande, la macrohistoria, no le interesa. Al contrario, la macrohistoria lo aplastó, lo colgó en la cruz, y lo que hace cuando yo me agarro macrorrabietas por la marcha del mundo, es recordarme que él se la aguantó más que yo, y eso me anima un poco frente a esta modernidad ya muerta pero que se resiste a abandonar el mundo: mi Dios y yo somos post-post-modernos, en medio de un mundo que apenas si está empezando a nombrar la postmodernidad, y no sabe bien qué hacer con ella.

Así que como buenos postpostmodernos, él se dedica (y yo lo intento), a lo pequeño, a lo minúsculo y “regional”, a lo que no vale para todos, sino sólo para los que se enganchen. Y en eso minúsculo, pequeño, está ahí, ayudando, dando ánimo, fuerza, sugerencias, perspectivas.

Mi Dios está en la Biblia, pero no está encerrado en la Biblia, al contrario: me hace abrir las tapas del libraco con la sugerencia de que allí sí, y no antes, me va a decir por fin quién es…. y luego huye cuando quiero atraparlo en fórmulas, y me enseña a gozar de esas huidas del sentido, de la fuga de las palabras.

No sabría contarle a nadie que no sea amigo de él quién es mi Dios, y eso a veces me da más rabieta que ninguna otra cosa, porque, aunque sé que no le gusta aparecer en el escenario de manera rutilante, a veces le digo “ah, si abrieses el cielo y descendieses….”; no para mí, que prefiero que sea un dios transportable, que cabe en cualquier pliegue de mi existencia, y no me obliga a cargar con ninguna mochila pesada, sino para los que se lo están perdiendo, y discuten sobre si Dios sí o Dios no.

A mí se me apareció en la vida como quien en un bar te pide un cigarrillo, y resulta que te pones a charlar con una persona la mar de interesante, y me encantaría que toda la gente se encontrara con Él, pero no para llenar un registro de cuántos católicos somos, porque eso es algo muy poco real, y muy poco importante; sino porque sin Él es como cuando vas a un bar a tomar un café nada más que porque la vida perdió todo su interés y descubres que no hay nada que valga la pena, porque estás completamente solo.

Estar solo o no estarlo es la única cosa importante que nos ocurre a los seres humanos. Todo lo demás lo hacemos para olvidarnos de eso, o para disfrutar cuando no lo estamos. Bueno, pues eso: Dios acompaña, que es lo que dice el nombre “Yahvéh” bien leído.

¡Y no sabes la rabia que da que esté aquí, sentado, incluso charlando conmigo sobre esto, y el mundo se lo esté perdiendo… es para llorar:

«Las lágrimas son mi pan,

de día y de noche,

porque todo el tiempo me preguntan:

‘¿dónde está tu Dios?’»

Abel (ETF)

Anuncios

3 comentarios

  1. En cuál de tus dos blogs escribes màs?. Te escribì a tu email espero que lo hayas recibido ya tengo en mis manos el libro del Cardenal Ratzinger que me recomendaste.
    saludos

  2. Hola!

    Realmentre encontré muy interesante esa manera tan personal de hablar de Dios.

    Y muy gracioso también esa forma de describirlo cómo un travieso angel de la guarda.

  3. Pues mas que como un travieso angel, es como un amigo, un padre y Alguien que te acompaña en todos los vericuetos de tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: