La Santidad….

La Santidad no tiene nada que ver con la imagen popular que todos tienen de ella, los Santos eran personas duras, con fuerte temperamento muchas veces, la diferencia era que luchaban contra ellos mismos, con Dios y por Amor a El y a los demás.

Se decía de San Luis María Grignion de Montfort que tenia un temperamento tan colérico que solo el amor de la Santísima Virgen María le impidió de hospitalizar a alguien a golpes…

San Serafín de Sarov fue un ermitaño que vivió en la profundidad de un bosque plagado de animales salvajes, osos, liebres, lobos, zorros, los cuales se alimentaban de la mano del Santo.

San Juan de la Cruz, estuvo encerrado en una celda por nueve meses. La celda no era mas grande que 3*2 metros y solo entraba un pequeño rayo milimétrico de luz a travez de la ventana alta que había en la celda, tan alta que tenia que pararse para que la luz le permitiera leer un poco. En esas condiciones este Santo escribió en su mente varias de las poesías mas hermosas en el lenguaje castellano jamas concebidas.

No solo eso. Si no que encontró un nuevo significado a la palabra fuerza mental.. y fuerza de espíritu. Psicólogos han investigado y concluido que un hombre, en esas condiciones comienza a tener alucinaciones a los 40min. A las 5 horas comienza a enloquecer. Esta persona estuvo ahí por 9 eses… 9 meses y salio mas iluminado, y fuerte que nunca.

La Santidad no es cosa de beaterias, o falsa piedad… la Santidad no es mas que ser todo aquello que Dios quiere que seamos, es amistad y servicio al ser mas Poderoso, Creativo y por eso el mas Amoroso, Entregado y Apasionado.. es servir a Dios en todo lo que nosotros podemos hacerlo.. es ser quien realmente somos, para lo que fuimos creados, es ser -“Dios y tu” – para entonces ser realmente para los demás.

 

CJBS

Anuncios

3 comentarios

  1. Todo eso es consecuencia…
    Ser santo es estar enamorado, y ser profundamente feliz por ese Amor

  2. Yo no tengo madera de Santa pero me comporto a veces como si lo fuera.

    Un saludo

  3. Después que le hemos dicho Sí a Dios; el comienza en nosotros un trabajo a largo plazo, como el oro en el crisol. A veces demasiado duro con descansos de vez en cuando. El tiene un proposito y nosotros a veces no lo sabemos del todo, por eso a veces regañamos y nos cansamos. Hay una misión que cumplir, y viene solo de Dios. El aceptar todo esto y llegar a la meta es la santidad; soy santo en la medida que acepto todo lo que viene de la mano de Dios, sea bueno o malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: