Reflexión

Sólo quisiera comentar brevemente lo que a mi juicio es fundamental al principio, para una persona a la que Dios ha dado el don de “querer creer”. Descubrir a Dios. Que perciba la imágen de Dios, no como ese juez severo que castiga cualquier falta por mínima que sea, sino como Cristo nos lo reveló: como un Padre (Abba) amoroso que nos ama aunque seamos miserables, que quiere que todos nos salvemos (“nuestro Dios es un Dios que salva” ), y que respeta nuestra libertad. Un Dios que quiere hacernos como Él, pues nos creó “a su imágen y semejanza”.

Unido a lo anterior, no ver el cristianismo simplemente como una moral que hay que cumplir, sino como la comunidad de aquellos que siguen a Cristo, que quieren ser como Él. La moral es una consecuencia, nunca la causa. La moral nos hace realizar actos buenos, pero en sí misma no nos hace buenos. Sólo nos hace buenos el amor; amar a Dios y amar a los hombres, y aquí viene muy a propósito el himno a la caridad de San Pablo. Si amamos, cumpliremos con las normas morales, pues lo que proviene del Amor de Dios por nosotros, nosotros no tendremos problemas para cumplirlo en el amor. Cumplir por obligación, sin amor, “de nada me sirve”.

KANBEI (miembro de ElTestigoFiel)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: