Un Regalo…

El era un profesor comprometido y estricto,
conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo.

Al terminar la clase de fin de curso,
mientras el maestro organizaba unos documentos encima
de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos
y en forma desafiante le dijo:

-Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase,
es que no tendré que escuchar más sus tonterías y
podré descansar de ver su cara aburrida.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante,
en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado.
El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

-¿Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?.

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la respuesta.

-Por supuesto que no.

Contestó de nuevo, en tono despectivo, el muchacho.

-Bueno –prosiguió el profesor- cuando alguien intenta
ofenderme o me dice algo desagradable, me está
ofreciendo “algo”. En tu caso, es una emoción de rabia y rencor,
que puedo decidir NO aceptar.

-No entiendo a qué se refiere, dijo el alumno confundido.

-Muy sencillo. -replicó el profesor.

Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo
me siento ofendido o me pongo furioso, estaré
aceptando tu regalo.

Y yo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia
serenidad.

-Muchacho, concluyó el profesor en tono gentil:

La vida nos da la LIBERTAD de amargarnos o de
ser felices.
Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo,
porque no me interesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: