Descanzar en Dios

Cuando las águilas ven los vientos tormentosos aprovechan, planean, suben sobre las nubes y los vientos y están por encima, quietas, reposadas… así debemos ser nosotros, estar por encima de la tormenta, verla desde lo alto, puesta nuestra confianza, en el que sustenta todas las cosas con el poder de Su Palabra, con la ternura de su amor… abandonarnos a Dios como se abandona el Aguila al viento… con sus alas que son el Amor y la Fe (humildad, esperanza, alegria)

Seguimos en este mundo, pero no con la misma perspectiva, puede venir un huracán, pero ese huracán está sujeto al poderío y Amor de Dios, mi vida está sujeta a Dios, atada a su palabra, sus dichos están en mi boca, su presencia en mi, Yo despierto y aún estoy contigo,
— Salmo 139.
El da fuerzas al fatigado,
y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor.
Aun los fuertes se fatigan y se cansan,
y los jóvenes tropiezan y vacilan,
pero los que esperan en el SEÑOR
renovarán sus fuerzas;
se remontarán con alas como las águilas,
correrán y no se cansarán,
caminarán y no se fatigarán.

— Isaias 40

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: