¿Quien Soy?

Existe una sola pregunta en el mundo, al igual que un solo miedo y una sola felicidad. No importa cuanto nos quieran vender otras ideas, ni cuanto queramos ocultar en signos exteriores todos los anhelos y deseos que yacen en nuestro interior.

Con las tragedias que van surgiendo en el mundo, donde el hombre, aquel ser que se creía seguro dentro de sus ciencias y su poder político y económico, se encuentra lleno de pánico ante el innegable poder de lo “Otro”, de la naturaleza, de aquello que por mas que se aferre no puede controlar, ni predecir de manera exacta.

Y entonces surge la desesperación, no solo es la destrucción natural, si no también la desesperanza humana la que cobra vidas, y la que cobra almas, ya que en ese estado de guerra interna, de no-paz, de no-seguridad, uno se retrae en si mismo, lo que a su vez dispara el único miedo real que existe en el hombre; la soledad.

Pero ese es otro tema, ¿Quién soy? Es la pregunta por antonomasia, se lo siguen preguntando cada uno de los sobrevivientes de las catástrofes, ¿Quién soy? Aun esta pregunta resuena por los corazones de los que si bien de lejos, miran la tragedia humana como un reflejo de la propia situación del hombre, de la humanidad.


El humanismo y la antropología han tratado con sus métodos y herramientas resolver esta pregunta, y solo han logrado dar respuestas que no pueden encontrar hogar en lo mas intimo del hombre, por que no llegan hasta él, si no que se quedan en lo externo, en un montón de características que nos definen, mas no nos indican lo que somos.

El humanismo ha tratado de acercarse a la definición mas exacta denominando que la fraternidad y el amor fraterno es la mejor manera de sobrevivir y convivir en este mundo, cosa muy importante vista a los ojos de la antropología, donde sobrevivir es menester para seguir evolucionando hacia un futuro mas brillante como sociedad y civilización.

También muchas variantes ligeras del Cristianismo han caído en este “humanismo” donde Dios es amor, el hombre es amor, y Jesucristo es amor y vino a predicar amor. Ya no importa si realmente existe un Dios, ya no importa si Jesucristo es Jesús sin ser Cristo, ya no importa nada solo aquello que me permita “amar” y vivir fraternamente con todos.

La Teología de la liberación toma estos rumbos, y quiere llenar de igualdad y pan al hombre olvidando la redención, olvidando la predicación, ¿pero acaso es esta la solución? ¿Qué por ejemplo, Estados Unidos no es un país donde el bienestar económico es un símbolo de su poder, donde el pan se lleva fácilmente a la mesa? ¿No es ahí precisamente donde se vive con el terrorismo y las catástrofes los mayores miedos y la mayor impotencia, que explicaría el humanismo, la antropología y la teología de liberación a todos los familiares de las victimas, y a todos los que en su desesperanzada lucha tomaron armas y armaron el caos?

No hablo aquí de posiciones políticas ni de ideologías económicas como el socialismo, el marxismo y el comunismo ya que se sostienen en doctrinas materialistas, las cuales rechazo tajantemente, mi interés es por aquellas áreas que han sido un casamiento entre ideas materiales, mezclada de modismos e ideales espirituales.

A la gente ya no lo bastan respuestas simplistas, ni conceptos vacíos de significado real a sus anhelos y miedos. El Amor lo es todo, la fraternidad, etc., las preguntas son ¿Qué tipo de amor? ¿Cómo amar? ¿Cuál fraternidad? ¿basado en que?.

Se requeriría todo un libro para poder abordar de manera correcta todo el tema que se ha ido desdoblando en estos párrafos, pero como no es la intención de un blog, me limito a referirme a mis hermanos Cristianos y a los que estén al menos un poco empapados de este abrevadero sorprendente que es la revelación

Anuncios

2 comentarios

  1. no me explico como existe tanto imbecil que publica libros tontos sin ninguna relevancia que se venden como pan caliente existiendo personas con vedadero talento que son desconocidas por la humanidad o simplemente las personas prefieren la basura?

  2. El problema es que la gente no quiere “enfrentarse” a la realidad, por que saben que una vez ahi, deben de cambiar su vida completamente, y nadie quiere eso, por eso sufren, por que por fuera son una cosa, pero por dentro son una contradicción, se encierran en si mismos, por miedo, de hecho no existirian psicologos si la gente no fueramos tan cobardes. ¿Entonces que hacemos? buscamos algo para “justificarnos” no existe mayor alivio para una persona que no se quiere comprometer con la vida que leer libros de ateísmo, no existe mayor alivio para un sexómano que ver peliculas donde artistas de “referencia” hacen lo mismo que ellos.. etc… por eso se “consume” literatura de este tipo, para justificarnos, y seguir siendo los mismos hedonistas, egoístas que no se preocupan por un ideal superior.
    Dios T Bendiga..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: