Procrastination

Hace muchos años que Dios tenía que haber ordenado el fin del mundo. No le gusta que los ángeles exterminadores se lo recuerden, porque le entra la mala conciencia, aunque enseguida se olvida. Estuvo varios meses paralizado, pendiente de que un poeta menor encontrase una rima para un soneto, que la tenía en la punta de la lengua. No la encontró y el poeta se pasó al verso libre. Entonces Dios se entusiasmó como un muchacho con unos huevos de petirrojo, allá en la verde Inglaterra. Se le iban los días asomándose al nido para sorprender a los polluelos saliendo del cascarón. Tiene debilidad por los primeros pasos de los niños, y por los de los ancianos. A veces, con el Arcángel San Gabriel, que es su confidente para asuntos del corazón, se ha preguntado si podrá poner la atención requerida en cada agonía cuando mueran todos los seres humanos del mundo a la vez en el Apocalipsis total. Gabriel le contesta que por supuesto, que Él es Él; pero Él dice: “no sé, no sé, mejor ir poco a poco, sobre seguro”. Y se va corriendo, antes de que se le haga tarde, a acompañar a Alberto, que espera a su novia en el portal, como todas las tardes.

http://egmaiquez.blogspot.com/2008/09/procastination.html

Salmo 127

Un cristiano que ha crecido en la fe (en la fe no se crece en automático, hay que esforzarse por ir de la fórmula a la vida, y también viceversa) tiene a la vez la experiencia de estar en manos de Dios, y la experiencia de que es precisamente en las manos de Dios donde más podemos sentir la grandeza y el enorme peso de nuestra libertad, y la responsabilidad de que lo que hacemos no es de otro sino nuestro.

Un salmo lo expresa con belleza y claridad:

Si el Señor no construye la casa
en vano se cansan los albañiles;
si el Señor no vigila la ciudad,
en vano vigilan los centinelas.

(Salmo 127)

Que expresa a la vez que hay albañiles y hay centinelas… no baja ningún angelote a hacer las cosas por nosotros, y si no las hacemos no estarán hechas, al mismo tiempo que reconoce que la fuente de ese obrar, el verdadero lugar donde eso es un “obrar con significado” es en las manos amorosas y liberadoras de nuestro Dios.

Es porque estamos en manos de Dios y abiertos a ver y celebrar su voluntad por lo que podemos sentirnos libres con una libertad auténtica, grande, una libertad abierta a hacer obra duradera, y una libertad que acepta sus fallos, pide perdón y obtiene misericordia, y aprende así que la misericordia es parte del diálogo del alma con Dios, y entre las almas.

Abel

Un Evangelio Amoral

XII Domingo del Tiempo Ordinario: Mateo 10,26-33
Abel Della Costa
23-jun-2008

Mateo 10,26-33, que leemos este domingo XII del Tiempo Ordinario, parece casi más una colección de frases de Jesús débilmente unidas entre sí por el mandato “no temáis”, que el recuerdo de una enseñanza concreta del Maestro.

En realidad no se trata de que “parece”, se trata de que efectivamente hay fragmentos del Evangelio que no reproducen esta o aquella enseñanza, este o aquel día en el que Jesús habló a la multitud, sino que recogen más bien frases que los discípulos y otros testigos le escucharon en diversas ocasiones (quizás varias veces), y que luego de la proclama de la resurrección, y con nuevos sentidos iluminados por la fe pascual, organizaron en colecciones de lo que hoy llamamos “logia”, “palabras de Jesús”, que se diferencian de las colecciones de hechos y de milagros en que las palabras carecen completamente de contexto, y simplemente se yuxtaponen una tras otra; esto, como se comprenderá, refuerza aun más la sensación de que estamos ante palabras que trascienden por completo el sentido en el que nosotros podamos provisoriamente fijarlas: siempre están diciendo más, mucho más, que lo que somos capaces de leer.

Como la memoria de esos logia (pronúnciese “loguia”) es un hecho colectivo y anónimo, también ocurre que una misma sentencia puede estar repetida en una colección de diversas maneras, acorde con las diversas fuentes que la fueron recordando.

Los autores de los evangelios -todos ellos, no sólo Lucas, que lo menciona explícitamente en su prólogo- recurrieron a estas fuentes para contar acerca de Jeús, construyendo, no biográfías sino evangelios, es decir, escritos donde lo que se pretende es interpretar la fe que el creyente vive, a la luz de la palabra de Jesús; por eso en muchos casos la contextualización de las frases es ficticia, y tiene que ver con lo que le está pasando a la comunidad a la que el evangelista habla más que con el contexto preciso en el que Jesús dijo esas frases, contexto que casi siempre ha quedado desconocido para nosotros.

Lo que corresponde pensar ante estos fragmentos, entonces, no es tanto “qué quiso decir Jesús” (que probablemente quiso decir muchísimas cosas, en distintas ocasiones, con las mismas frases) sino qué sentidos de esos que dijo Jesús ha rescatado el Evangelio al recordarlas y engarzarlas como lo hizo.

Mencionaba al principio que el hilo conductor que une los diversos logia es “no temáis”, pero lo que le da su impronta a estas sentencias, lo que probablemente haya hecho que a lo largo de la memoria apostólica estos fragmentos se hayan mantenido juntos no es ese mandato de “no temer” -que tantas veces nos recuerda Jesús- sino el fundamento de ese “no temáis”:

-¿Por qué, Señor, me mandas no temer? ¿acaso me has dado superpoderes como a Batman, me has hecho austero como al Cura de Ars, irresistible como a Anita Ekberg, genial como a Bergman, inteligente como a Agustín? ¿Acaso puedo estar seguro de mí mismo en algún aspecto, como para plantarme firme frente a los múltiples enemigos y decir “no temo”?

-Nada de todo eso: no temas, porque hasta el último cabello de tu casi calva cabeza está contado.

A eso llamo un evangelio “a”-moral. No in-moral, ni tampoco des-moralizante, sino ubicado mucho más allá, mucho antes, de la pregunta moral. La pregunta moral por excelencia es “y entonces, ¿qué debo hacer?”. Ante Dios que me crea y recrea, ¿qué debo hacer? Ante Jesús que se entrega por mí, ¿qué debo hacer? Ante el que merece lo mismo que yo pero tiene menos que yo, ¿qué debo hacer?. Pero estos logia se ubican unos paso antes de la pregunta moral, en el verdadero comienzo de toda fe y de toda religión: hagas lo que hagas, eres mío, perteneces a un plan, una historia, un designio, que se te escapa, que desearás conocer pero no podrás: porque ese designio es mi propio e insondable mundo divino.

Ya vendrán otras partes del Evangelio recordándonos que tenemos que hacer determinadas cosas, que no es lo mismo obrar bien que obrar mal, orar que no orar, dar limosna que no darla, ayudar al desvalido que no ayudarlo, perdonar que no perdonar. Toda esa moral cristiana es necesaria, imprescindible. Es muy necesario que se nos recuerde casi a diario que Dios “que te creó a ti sin ti, no te salvará sin ti”.

Pero esa moral se vuelve moralina, y la religión se licua y agua en rancio fariseismo, si no se va cada tanto un paso más allá de esa moral cristiana, a las regiones donde no hay una conducta humana buena y una mala, sino un misterio divino de elección y salvación que nos excede, que se nos resiste a la comprensión, que no podemos verbalizar, pero que podemos celebrar, y cantar, y gozarnos en él: no temáis, porque valéis más que muchos pajarillos.

No es lo que eres, no es lo que puedes, no es lo que alcanzas, no es lo que obras: ¡es que, incluso si fueras el más abyecto, incluso si fueras el más bajo ante los hombres, vales infinitamente ante los ojos del Padre!

Fuente

Reflexión del Dia

Estoy convencido que Dios nos dejo el Antiguo Testamento para hacernos ver, a nosotros, generación hipocrita, nuestra debil naturaleza humana, para dejar patente los vericuetos, las tragedias y las alegrias por las cuales la historia de cada uno de nosotros se mueve… pero no solo eso… si no que dentro de toda esta historia se hace presente Dios, con fuerza, con amenazas, con ternura, con poder, con cariño… como un Padre. Nos hace ver y contemplar que Dios iba decididamente dar el ultimo paso en el nuevo testamento… después de acompañarnos con infinito amor y misericordia por todo este camino personal de pecado y gracia.. da el ultimo acto de amor… se encarna, haciendose uno de nosotros.

El Nuevo Testamento no tendria ningun sentido sin la increible historia de personas comunes, pecadoras pero tensa y tercamente perseguidoras de Dios, y nuestro Padre que se acerca a ellas, todo el pecado y la historia de nuestra naturaleza que esta tan increiblemente plasmada en el Antiguo Testamento, sirven la mesa para el último y mas grande acto de amor y misericordia.

Asi, mientras Dios se revelaba como YHVH… como “Aquel que acompaña” en toda la tragedia y gracia de nuestro ser humanos… la luz de la esperanza, la señal con la que Isaias ANUNCIA la salvación es con otro nombre: EMMANUEL… como “Dios con nosotros”…. es el movimiento del amor… de acompañar, a realmente compadecer, a ESTAR ya tan unido a quien se ama, que se comparte su destino, pero no como fatalismo, si no con la logica del amor.. la logica de que el amor de Dios salva precisamente en ese acompañarnos hacia la muerte, acompañarnos en el amor los unos a los otros es lo único que nos salva… así Jesús obedeciendo por nosotros, la voluntad del Padre que es, el único camino para recobrarnos, el unico camino de regreso casa.

Del Pesebre a la Cruz.

CJBS

“No por su espada conquistaron la tierra,
ni su brazo les dio la victoria,
sino que fueron tu diestra y tu brazo
y la luz de tu rostro, por que los amabas” Salmo

¿Como se consigue la Humildad?

Hay muchas definiciones de humildad, muchas maneras de nombrarla.. pero ninguna manera mas excelente de lograrla que con la oración, pedir a Dios la humildad y poner nuestra pequeña voluntad a su servicio… ¿y como puedo dar mi voluntad a Dios para que la convierta en humilde? RECORDANDO…

Recordar y contemplar a la Santísima Trinidad, a la Virgen y a los Santos.

Por que saber con toda certeza de que Dios el creador y dueño de todo lo que existe, en la Persona del Hijo se hizo un pequeñín, saber que dependió de su padre y madre terrenos, saber que trabajo con sus manos, saber que sufrió, lloro, y todo lo hizo por amor y misericordia… saber esto y recordarlo es el principio de toda humildad.. por que ¿quien soy yo realmente Señor, y quien eres Tu? ¿quien soy yo si la Madre del Salvador se proclamo esclava?¿quien soy yo si Dios se hizo niño? ¿quien soy yo si Jesus esta en una cruz como malhechor, si no vino a juzgar si no a llamar y salvar? ¿quien soy yo si mi Señor ama con todo su corazón y tiene misericordia que no tiene limites?

¿Doblegare mi rodilla de una ves por todas Dios? no a tu majestad según los griegos, si no a tu Santidad vista desde la historia de tu amistad al hombre.. hasta tu amor apasionado, sacrificado por un pueblo, por una familia, por una Iglesia que es aquellos que amas y te aman… ¿Quien soy yo Señor y quien eres Tu? Solo recordando y contemplando y en relación contigo Dios mio puedo saber quien es el hombre, quien soy yo…

CJBS

Recomendaciones para esta Navidad

1.- Decora tu casa, todos somos personas y nos ayudamos mucho con imagenes a recordar y centrar nuestra atención en algo. Arreglar la casa con adornos navideños nos ayudan a sentir y rememorar el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. No olvidemos el Pesebre (Nacimiento) navideño. El Arbol de Navidad es muy bello también y se recomienda colocarlo a principios de diciembre, pero este jamás sustituira al nacimiento. Que los hijos y hasta el esposo ayuden a su decorado y no se conformen con esas pequeñas figuritas con cara oriental que se colocan encima de algúna mesa. Una de las tradiciones mas hermosas en México y en general en Latinoamerica es la de crear Nacimientos grandes, hermosos y bien decorados… a los niños nos encantaban estos Pesebres, llenos de luces y contraste, ya que nos transportaban realmente al nacimiento de Jesús. Continue reading

La verdadera Santidad

Y ayer preguntaba ¿que es la Santidad? y como no daba con la verdad describí todo aquello que hacían los Santos, todo aquello relacionado con la Santidad y el amor… pero ayer mismo, divagando y rezando llegue a pensar:

¿Quien eres Señor? ¿que te interesa? ¿que buscas? ¿que deseas? ¿que te gusta y disgusta? ¿que amas? ¿que piensas? ¿que disfrutas? ¿con que pensamientos te levantas y te acuestas? Quiero conocerte, conocer tu rostro, que lo que te importa me importe, que lo que ames ame, que lo que odies odie, que lo que seas lo guarde siempre en mi ser… y de pronto me percate.. que me habia encontrado con la Santidad.

CJBS

Deus Caritas Est…

Dios es amor. Dios nos creo por amor y nos saco de la nada para que pudieramos amar. El amor es la ley suprema del cristianismo.

Nadie tiene amor mayor que este de dar uno la vida por sus amigos. Cuando puedas decir como Yo dije en la cruz: todo esta consumado, todo lo que yo podria haber dado, lo dia hasta la ultima gota de Mi Sangre; entonces habras agotado el significado del verbo amar.

Mirar como Cristo nos enseño a mirar en la parábola del buen samaritano es comenzar a recorrer el itinerario de su amor: es saber observar a los otros en el fondo de sus almas; mirarlos, no únicamente como individuos aislados, números que integran cuantitativamente una masa, sino distinguirlos cualitativamente por sus características peculiares, por su destino único, irrepetible; ir a encontrarlos sumergidos en sus proyectos vitales, tal vez en su drama intimo, para rescatarlos del anonimato, de la soledad…

Rehacer el gesto de Jesús con la adúltera: unos tienen razón, pero también no la tienen, entonces se pone a hacer dibujitos con el dedo, como indicándole a ella: «no puedo hacer nada por ti ahora, no tengo solución a tu problema, pero estoy perplejo, y eso me pone del lado tuyo… cuando llegue a estar del todo perplejo, del todo fuera de mi mismo, abandonado por mí mismo, abandonado de Dios y humillado, te habré salvado, porque ya no estarás sola.»

Rafael Llano Cifuentes; Abel Della Costa

Pensamientos Vagos

La perfección del amor siempre es la entrega,
muchos entregan su virginidad,
otros al contrario su fertilidad, convirtiéndola en una generosa familia..
unos, en una vida llena totalmente de oración contemplativa,
otros, en una vida llena de oración en la acción, en dar al sediento y al hambriento.

Toda entrega requiere renuncia, requiere buscar ante todo el bien del otro,
busca por sobre todas las cosas.. llevarlos a Dios, busca que su rostro
refleje el Rostro de Dios a los demás.. un rostro de amor, ternura y fidelidad..
de entrega.

Es triste ver como muchos Cristianos pecan de extremos…
los que tratan la sexualidad como un mal menor y exaltan la virginidad como la mas alta perfección. De la misma manera como aquellos que relativizan la intimidad, y desprecian la castidad.

Las dos son formas de amor y entrega, la castidad protege la fidelidad de esa entrega, protege la familia, purifica las intenciones y nos mantiene cerca de nuestro corazón la esencia del amor, que es la renuncia alegre.

Renuncia alegre, por que es lo que nos enseño nuestro Padre, es parte de nosotros, de su imagen en nosotros.

Por que sin alegría no hay amor…
en un corazón apesumbrado, la oscuridad va llenando sus venas,
y donde hay oscuridad solo puede nacer el odio.. tarde o temprano.

Solo un corazón agradecido y humilde sabe ser alegre,
solo un corazón que ha descubierto la bondad y misericordia infinitas de Dios
puede cantar… puede tener esperanza en la tragedia… solo el puede amar realmente.

Por que el amor es renuncia, es entrega, es alegría.. no jolgorio, idolatría y masoquismo…
por que tienen su centro en Dios Padre.. tienen su centro en Jesús, tienen su centro en el Espíritu de Verdad.

CJBS

La perfección

La perfeccion de Dios no consiste en rechazar lo imperfecto,
si no en amarlo por el simple hecho de haber sido creado por El,
amarlo hasta el punto de que pueda empujar lo amado a amar…
amar cada dia un paso mas hacia como El nos amo y nos ama.

Y si bien, la corrección y la justicia son también actos de nuestro Padre,
estos llevan en el fondo el latido potente de su cariño y amor hacia nosotros.

CJBS

Reflexión del dia

Dios ha decidido necesitarte, ha querido confiar en ti, y no va ha echar marcha atras a su fidelidad, no importa que destruyas todo lo que te ha sido confiado. Es la naturaleza trágica y gloriosa del amor, de Aquel que confía en ti, por que te quiere ver crecer, quiere entregarte la mas bella de las posibilidades, la posibilidad de amar como El y sentir en carne propia la infinita felicidad de ir a la cama con marcas de sudor y cansancio, con las marcas de la sonrisa de aquel que lo dejo todo ese dia, por amar y proteger a quienes Dios le confía, a aquellos que Dios también ama.

Carlos José Bartolomé Santos

La Bella mujer

El otro día vinieron a entrevistarme unos estudiantes de periodismo para no sé qué revista juvenil, y me preguntaron: «Y tú -me trataban de “tú”; me gustó-, ¿no te cansas nunca de dar alientos a los demás?»

Les dije que sí, que me cansaba por lo menos tres veces cada día. Lo que ocurría es que también por lo menos cinco veces al día sentía la necesidad de no convertir en estéril mi vida y aún no había encontrado otra tarea mejor que esa.

Al fin me parece que en la vida no hay más que un problema: vives para ti mismo o vives para ser útil. Vivir para ser útil es caro, hermoso y fecundo.

Caro, desde luego. Todos somos egoístas. Al fin y al cabo, ¿qué queremos todos sino ser queridos? Por mucho que nos disfracemos, nuestra alma lo único que hace es mendigar amor. Sin él vivimos como despellejados. Y se vive mal sin piel.

Por eso el mundo no se divide en egoístas y generosos, sino en egoístas que se rebozan en su propio egoísmo y en otros egoístas que luchan denodadamente por salir de sí mismos, aun sabiendo que pagarán caro el precio de preferir amar a ser sólo amados.

Recuerdo haber escrito hace años un extraño poema en el que me imaginaba que, por un día, Cristo se dedicaba a hacer los milagros que a El le gustaban y no los puramente prácticos que la gente le pedía. Y que, en un camino de Palestina, una muchacha hermosísima se presentaba ante él planteándole la más dolorosa de las curaciones: ella era tan bella, que todos la querían, pero ella no quería a nadie.

Deseada por todos, arrastraba una belleza inútil e infecunda. Y le pedía a Cristo el mayor de los milagros: que la concediera el don de amar. Cristo, entonces, la miraba con emoción y compasión y le preguntaba: «¿Sabes que si amas tendrás que vivir cuesta arriba?»

La muchacha respondía: «Lo sé, Señor, pero lo prefiero a este goza muerto, a esta felicidad inútil.» Ahora Cristo le sonreía y le decía: «Ea, levántate y ama, muchacha. Entra en el mundo terrible de los que han preferido amar a ser amados.» Y la muchacha se alejaba con el alma multiplicada, dispuesta a nadar felizmente a contracorriente de la vida.

La fábula seguramente es disparatada, pero verdaderísima. Porque -los recientes enamorados lo saben- amar a la corta es dulcísimo; a la larga, cansado; más a la larga, maravilloso.

¿Cansado por qué? Cansado porque siempre nos sale entre las costillas el viejo egoísta que somos y nos grita tres veces cada día que nadie va a agradecernos nuestro amor -es mentira, pero el viejo egoísta nos lo dice-; porque saca además aquel viejo argumento del ¿y a ti quién te consuela? Un falso planteamiento: porque el problema no es si nuestro amor nos reporta consuelo, sino si el mundo ha mejorado algo gracias a nuestro amor.

Martìn Descalzo; Razones para el amor

Buscad su rostro…

El fin de toda oracion, de toda lectura biblica, de cada Eucaristía, no es el conocimiento, ni la Fe, ni la comunión, si no la contemplación.. la mas alta forma de comunión y entrega, por que de la contemplación del Amor de Dios nace el deseo de amar como El, el deseo de entregarse, nace todo por lo que somos Cristianos.

Lo que nos hace Cristianos no son un cumulo de actos, si no la incesante búsqueda por el rostro del Señor, la Santidad crece cuanto nuestro enamoramiento por la belleza de Jesús se ensancha en un abrazo que contiene la cruz, como la esperanza de que el amor engendra eternidad, de que en el silencio Dios mismo grita su abandono, que en la muerte, en el hades, Jesús mismo esta.. ha descendido.

LA manera en como llegamos a conocer a Dios, es contemplado su Ser Dios en Jesús, su Ser Padre, su Ser Hijo, su ser Espiritu de verdad. Continue reading

Una pequeña historia

Cuentan que el viejo sufí Bayacid decía a sus discípulos: «Cuando yo era joven, era revolucionario, y mi oración consistía en decirle a Dios: “Dame fuerzas para cambiar el mundo.” Pero más tarde, a medida que me fui haciendo adulto, me di cuenta de que no había cambiado ni una sola alma. Entonces mi oración empezó a ser: ” Señor, dame la gracia de transformar a los que estén en contacto conmigo, aunque sólo sea a mi familia.” Y, ahora, que soy viejo, empiezo a entender lo estúpido que he sido. Y mi única oración es ésta: ” Señor, dame la gracia de cambiarme a mi mismo.” Y pienso que si yo hubiera orado así desde el principio, no habría malgastado mi vida.»

Soñe….

Soñé, a lo largo de mi vida, muchas cosas. Ahora se que solo salvare mi existencia amando; que los únicos trazos de mi alma que habrán estado verdaderamente vivos serán aquellos que invertí en querer y ayudar a alguien. ¡Y he tardado cincuenta y tantos años en descubrirlo!. Durante mucho tiempo pensé que mi «fruto», seria dejar muchos libros escritos, muchos premios conseguidos. Ahora se que mis únicas lineas dignas de contar fueron las que sirvieron a alguien para algo, para ser feliz, para entender mejor el mundo, para enfrentar la vida con mayor coraje. Al fin de tantas vueltas y revueltas, termino comprendiendo lo que ya sabia cuando aun apenas si sabia andar.

Dejadme que os lo cuente: si retrocedo en mis recuerdos y busco el mas antiguo de mi vida, me veo a mi mismo -¿con dos años, con tres?- corriendo por la vieja galería de mi casa de niño. Era una galería soleada, abierta sobre el patio de mis juegos infantiles. Y me veo a mi mismo corriendo por ella y arrastrando una manta, con la que tropezaba y sobre la que me caía. «Manta, mama, manta» dicen que decía. Y es que mi madre estaba enferma y el crío que yo era pensaba que todas las enfermedades se curan arropando al enfermo. Y allí estaba yo, casi sin saber andar, arrastrando aquella manta absolutamente inútil e innecesaria, pero intuyendo que la ayuda que prestamos al prójimo no vale por la utilidad que presta, sino por el corazón que ponemos al hacerlo.

Me pregunto, cincuenta años despues, si todo nuestro oficio de hombres no sera, en rigor, otro que el arroparnos los unos a los otros frente al frio del tiempo.

Jose Luis Martin Descalzo

Razones para el Amor

 

Poema y reflexión

Nada más práctico
que encontrar a Dios,
que enamorarse de Él
de manera absoluta
y para siempre.

Lo que amas,
lo que captura tu imaginación
lo afectará todo.

Decidirá
lo que te haga saltar
de la cama en la mañana,
lo que hagas con tus noches,
cómo pases los fines de semana
qué leas, con quién trates,
qué te destroce el corazón,
qué te asombre y llene de gozo
y agradecimiento.

Enamórate
y permanece en el amor;
eso lo decidirá todo.

Pedro Arrupe, SJ.

Tomado de Ululatus Sapiens

Liturgia de las Horas…,

Tu poder multiplica la eficacia del hombre,
y crece cada día, entre sus manos, la obra de tus manos.

Nos señalaste un trozo de la viña y nos dijiste: “Venid y trabajad.”

Nos mostraste una mesa vacía y nos dijiste: “Llenadla de pan.”

Nos presentaste un campo de batalla y nos dijiste: “Construid la paz.”

Nos sacaste al desierto con el alba y nos dijiste: “Levantad la ciudad.”

Pusiste una herramienta en nuestras manos y nos dijiste: “Es tiempo de crear.”


Escucha a mediodía el rumor del trabajo con que el hombre se afana en tu heredad.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Por los siglos. Amén.


jesus-chama-os-pescadores.jpgEste himno expresa con radicalidad nuestra pobreza y nuestra riqueza.

Nuestra pobreza pues la viña no es nuestra, la mesa está vacía, la herramienta nos es facilitada, en el desierto está todo desierto. Y lo que crece en nuestras manos por nuestras manos es la obra de sus manos (crecida por nuestras manos, recalco). La heredad es su heredad. Y en la heredad también debemos incluir a uno mismo.

Pero nos dice a cada uno personalmente: ven y trabaja, llena de pan la mesa, levanta una ciudad, crea. Y no solo eso: te enfrascas en disputas, pendencias y enemistades y hay que volver a conquistar la paz que es lo sostenible.

Por una parte, si Dios me dice eso es que soy capaz, me ha hecho capaz. Y me lo dice como si fuese un sujeto, una persona, un ser como Él. Esa es nuestra riqueza que la tenemos en posesión como Don, sin que sea propiedad nuestra como los otros Dones de la viña y la herramienta.

- Los pobres de espíritu poseerán la Tierra -

Por otro lado, la voz de Dios nos es externa? Pienso que no, o no deberíamos tomárnosla como tal. El vacío de la mesa o el del desierto, la necesidad de cultivo de la viña y la esperanza de su cosecha y su vino, nos con-mueve. Nuestro vacío, en humildad, nos pone en marcha, lejos de sumirmos en una depresión por causa de nuestro orgullo herido, entrerrando así nuestros dones

Bucefalo

Curiosa Foto

El Problema no es de la Ciencia vs la Metafísica, si no de que muchos de aquellos que develaban los ‘misterios’ del funcionamiento del universo se olvidaron de asombrarse del ‘ser’ que se impacta con tal belleza, para ahora dejarse arrastrar por la “maravilla” de sus propias explicaciones. cjbs

ca

Recordatorio

Recuerda lo que le duele a Dios, cuando maltratas o no amas aquello que con tanto cariño te ha dado la oportunidad de conocer… tus Padres, tu hermana, tu novia, tus talentos, tu moral, tu alegría y tu salvación.

Así como temes decepcionar a tu padre terrenal por no cuidar todo lo que te ha dado, o por no ser todo lo que puedes ser, así, Dios se duele también de verte desperdiciar y maltratar aquello que tanto ama El y que sabe que tanto amas tú, aun que haya días que prefieras olvidarlo, pero entre olvido y olvido se va toda una vida, y las heridas aun que sanaran, siempre existirá ese momento donde “no amaste”

23/12/06

Recuerdos de CJBS

El Amor

Hace ya varios domingos que el Sacerdote de mi parroquia dio una homilía acerca del 1er mandamiento, del mandamiento del amor que me gusto mucho e intento reproducir aquí junto con otras ideas mezcladas:

¿Cuales son las características del amor?

Una de las características es la ilusión y el deseo de estar con esa persona. El pensar en ella, el quererse encontrarse con ella, la búsqueda de su presencia, como simple acto de estar allí. Muchas veces no se requiere hablar, ni mirarse, ni hacer nada que no sea estar allí uno con el otro.

Otra de las cuestiones que acompañan el amor es el deseo de decirle a la otra persona que es importante, que la amamos, se lo decimos con palabras, con gestos, buscamos como agradarle, le mandamos cartas, correos, le telefoneamos, si vemos algo que creemos le gustara se lo compramos, o le hacemos una cena, o le decimos eso que le gusta escuchar… es decir no solo buscamos su presencia y el encuentro, si no que buscamos que todo acto de nuestro ser se entregue y diga “Te amo”… que todo nosotros signifique que amamos, cuidamos y añoramos a la persona amada.

Otra de las cosas que definen al amor es el hecho de que cuando uno ama a alguien, intenta hacerle la vida mas fácil. Veamos a las mamas, intentan hacerle la vida facil al hijo, buscan siempre servir a quienes aman, para que se cansen menos, para que esten en paz. Pero este hacerle fácil las cosas también se ve en el facilitarle el que nos ame. Este punto es muy olvidado. El hacerme fácil de amar es una de las cosas mas significativas que podemos hacer cuando queremos a alguien. El intentar perdonar rápido o ser el primero en pedir perdón, el buscar al otro aun que mi egoísmo me diga lo contrario.. el ser amable, el ser respetuoso, el escuchar, el poner siempre el bien del otro primero -siempre que la conciencia no dicte lo contrario- en fin, el hecho de hacernos fáciles de amar para quienes queremos, el facilitar ese amor es algo importante que es a veces olvidado.

Todo esto hay que hacerlo, vivirlo y practicarlo, primero con DIOS luego con los demás… con los que amamos y también en cierto grado con quienes no son muy queridos por nosotros.

 

 

J. Ortega y Gasset

       “La Verdad científica se caracteriza por su exactitud y el rigor de sus previsiones. Pero estas admirables cualidades son conquistadas por la ciencia experimental a cambio de mantenerse en un plano de problemas secundarios, dejando intactas las ultimas, las decisivas cuestiones. De esta renuncia hace su virtud esencial, y no sera necesario recalcar que por ello solo merece aplausos. Pero la ciencia experimental es solo una exigua porción de la mente y el organismo humanos. Donde ella se para no se para el hombre” (J. Ortega y Gasset)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.